(Mensaje por el Obispo Allen Davis en la Reunión del Presbiterio, 25 de agosto de 1969.)

(Presentado por Obispo Oscar Pimentel, Supervisor General de La Iglesia de Dios)

Creo que no hay otro pensamiento, amamos a la Iglesia, y la Iglesia es nuestra vida. Algunos de ustedes han dedicado gran parte de su vida al avance de la Iglesia. Estoy seguro de que tenemos un pensamiento en mente, y es continuar haciendo esto. No tengo todas las respuestas. Todo lo que se ha logrado ha sido a través del Señor. Creo que, el Señor y el poder de Dios es la respuesta a cualquier problema que tengamos. Me encantaría sentir la presencia del Señor en esto. En cualquier tipo de trabajo he descubierto que el poder de Dios resolverá más problemas de los que podamos resolver nosotros. Sé que estamos en la actualidad, y tenemos los mejores trajes que nosotros hemos usado alguna vez. Manejamos los mejores automóviles que nosotros hemos manejado alguna vez. Nunca habíamos tenido un tiempo en el que pudiéramos reunirnos en un edificio como este, pero no podemos dejar de lado el poder de Dios. Creo que nosotros creemos esto. No estoy seguro de que toda nuestra gente crea esto. Tenemos que cuidar que no haya sustitución del Espíritu del Señor. Usted mantiene a nuestra gente espiritual y ellos trabajarán en el programa de la Iglesia. Este no es un programa mecánico, este no es un programa innato, sino este es un programa espiritual. Un hombre va a tener que hacer que el Espíritu Santo lo sacuda de vez en cuando; él va a tener que meter la cabeza en la Biblia; él tendrá que respetar el gobierno de la Iglesia de Dios para que siga en el programa.

“¡Oh si mi cabeza se tornase aguas, y mis ojos fuentes de aguas, para que llore día y noche los muertos de la hija de mi pueblo! ¡Oh quién me diese en el desierto un mesón de caminantes, para que dejase mi pueblo, y de ellos me apartase! Porque todos ellos son adúlteros, congregación de prevaricadores” (Jer. 9:1,2). Cuando era muy joven, Dios me llamó al ministerio. Estudié sobre eso y hablé mucho sobre eso en la secundaria. Hablé con el director al respecto. Había un poder en mí sobre estar en el ministerio. Lo que más temía era incrementar las finanzas. Fui criado en la iglesia y sabía que los edificios tenían que mantenerse y los programas de auxiliares estar funcionando. Realmente tuve que orar por esto y comunicarme con el Señor. No podía ver cómo se podía hacer esto y por un tiempo me desconcertaba. Me complace informar que usted puede obtener la victoria sobre eso. Usted puede llegar al lugar donde sabe que dar es una parte del trabajo, y es un privilegio hacerlo. Cuando me pusieron a trabajar como supervisor, había estado bastante ocupado y nunca lo había pensado, y desarrollé un miedo. Esto no es una crítica, pero comencé a pensar en el crecimiento, y no estaba realmente preocupado el año anterior y los años que siguieron, pero lo que me preocupó fue el crecimiento mientras estuve allí. Esto comenzó a hacerse más y más grande todo el tiempo. Viví con ello, comí con ello, dormí con ello.

Bueno, supongamos que no hay nuevas iglesias organizadas. Supongamos que no hay un aumento en la membresía. Después de un rato me di cuenta de que podría ser así. Me llegó una escritura que dice que no somos suficientes de nosotros mismos, pero nuestra suficiencia es de Dios. Creo que el crecimiento en la Iglesia debe ser una preocupación para todos nosotros. Me doy cuenta de que las iglesias en los estados que predican el bautismo del Espíritu Santo hacen que las personas oren por el Espíritu Santo. Las iglesias que hablan de tener una Escuela Bíblica de Vacaciones, por lo general llegan a tener una. Las iglesias que ocasionalmente mencionan dar al pastor una ofrenda del primer domingo le darán una buena ofrenda del primer domingo de vez en cuando. Lo que todo esto resume es que estas personas en estas iglesias generalmente hacen lo que hablan, lo que ellos van a hacer. Creo que sería bueno para nosotros hablar sobre el crecimiento en la Iglesia. Me han dicho en Alemania, donde se construyen los Volkswagen, que hay un anuncio, “El hombre que piensa en grande ya ha sido despedido.” La idea de la gente de Volkswagen es construir un pequeño automóvil compacto. Mantenlo pequeño. Ellos no quieren que un hombre pasee por la fábrica hablando de Cadillac todo el tiempo. No pasaría mucho tiempo hasta que el Volkswagen fuera tan grande como los Cadillac. Ellos quieren un hombre que visualice un automóvil pequeño, un automóvil económico para comprar y manejar. Ellos quieren que piense de esa manera. El Volkswagen ha tenido éxito.

Creo que nos ayudaría en la Iglesia pensar en grande y llevar a cabo nuestro pensamiento y pensar en grande sobre la expansión. Fui supervisor de distrito y tuve una reunión de distrito. Un hermano predicó sobre que iba a construir una nueva iglesia. Fue uno de los mejores sermones que he escuchado. El lunes él marcó los cimientos de esa nueva iglesia, y me detuve para verlo.

Después de hacer temblar el mundo el domingo por la tarde, y después que él habló lo que iba hacer, cuando él marcó ese edificio, él marcó menos de 20 pies de ancho y 30 pies de largo. Lo visité y le dije, “Hermano, ¿es este el edificio del que estaba predicando ayer?” Él dijo, “Hermano Davis, no siento lo que senté ayer.” Él había cambiado de perspectiva sobre ese mensaje. Yo creo que podemos animarnos mutuamente al hablarnos cosas grande en la Iglesia de Dios. Tiene que haber una verdadera preocupación por el crecimiento. Cuando usted escuche a la gente decir, “No me importa lo que le pase a la Iglesia.” A mí me importa lo que le pase a la Iglesia. Todo lo que usted y yo hemos obtenido los útimos 30 años salió de la Iglesia de Dios. Fue un varón de la Iglesia de Dios que me hizo ser salvo, santificado y lleno con el Espíritu Santo. La doctrina de la Iglesia de Dios me ha mantenido avanzando todos estos años. Estoy interesado en esto. Espero que Jesús venga por nosotros, y espero encontrarme con Él en las nubes apegándome a la doctrina de la Iglesia de Dios. Estoy interesado en lo que sucede, no solo en Missouri, sino estoy interesado en lo que sucede en todo lo demás, en todo los demás estados.

Necesitamos mirar nuestro método. Solo dese la vuelta. Si tiene un problema, admita que tiene un problema. Si no está creciendo, admita que no está creciendo. No tiene que difundirlo por todo el país. Las personas responsables deben buscar en el lugar correcto, y cuando hay algo, simplemente admitir que es así. Si usted tiene una piedra en el zapato, puede decirse a sí mismo todo el día que no tiene una, pero cada vez que se diga que no hay una, su pie envía un mensaje a su cerebro de que todavía está allí…Usted dice, “Hermano Davis, ¿Qué haremos al respecto?” La única manera que sé para resolver un problema es la espiritualidad profunda. Haga que las personas sean espirituales. En Missouri, el primer año que estuve allí, tenían el sistema de tener una meta para el Cuartel Estatal, lo cual está bien. Un hermano vino a mí y dijo que nuestro objetivo es demasiado alto, Dije, “¿Cuánto ha intentado?” Él dijo, “No lo he intentado en absoluto”. Le dije, “¿Quiere decir que está detrás de mí para cortar la meta antes de intentarlo?” Le dije, “nunca aceptaré cortar el objetivo hasta que regrese y trate de alcanzarlo.” Estuve dos meses y no había escuchado de él. Lo miré y le dije que pensé que volvería a hablar conmigo. Él dijo, “Lo entendí tan rápido que me dio vergüenza volver y hablar con usted.” A veces sentimos que no podemos alcanzar objetivos cuando realmente no hemos intentado alcanzar ese objetivo.

Tengo sentimientos profundos al mirar la puerta de atrás de la Iglesia, que está sacando los miembros de la Iglesia. Perdí más horas de sueño, derramé más lágrimas y conduje más kilómetros por esto. Sé que hay un momento en que se debe retirar la membresía. Si un hombre deja de venir a la iglesia, y simplemente está desanimado, no creo que la forma de resolver el problema sea retirar la comunión de él. Si no puedo orar por él sin parar y no puedo que sea espiritual, no quiero sacar provecho de él. Creo que esta es la cosa número uno que debemos vigilar, sacar a la gente de la Iglesia. No estoy hablando de gente que robaron el banco o cometieron adulterio, o alguien que se fue con la esposa de otra persona. Estoy hablando del desánimo por algo frívolo. La Biblia dice, “…vosotros que sois espirituales…” Creo que Dios me puso la responsabilidad de poder salir y ayudar a ese hombre donde él necesita estar con el Señor. Lo digo en serio. Creo que la gente que está fuera de la Iglesia alguien tendrá que ser responsable. He luchado con esto por horas. No estoy abogando por mantener el pecado en la Iglesia. Estoy abogando porque si ese hombre se desanima, Señor ayúdenos a llegar a él y alentarlo. Lo emocionante es alentar a alguien que está desanimado, alentar a alguien que necesite ayuda.

Veamos la referencia de Génesis 30:1 sobre Raquel. Raquel era estéril, no tenía hijos. En el tiempo que vivía el que una mujer casada fuera estéril era una vergüenza. Era una terrible calamidad. Raquel se volvió tan desahuciada, ella dijo, “Dame hijos, o si no, me muero.” Esta mujer llegó hasta un punto en el que dijo, “esto es lo único que me importa. La vida no vale la pena vivir a menos que haya un poder en mi hogar.” Pastoreé Chattanooga y algunas parejas no tuvieron hijos. Una pareja vino a verme, ellos habían estado casados por años. Se sentaron en mi casa, es bueno estar en medio de la Iglesia de Dios. Es bueno mirar alrededor y decir que tenemos una bandera. Es bueno mirar y decir que tenemos edificios y todo lo demás. ¿Tenemos hijos? ¿Estamos produciendo a los hijos como deberíamos? Este hombre dijo, “Tengo la mejor esposa del mundo,” y ella dijo, “Tengo el mejor esposo del mundo, pero no tenemos hijos. Tenemos una casa de ladrillos, un automóvil nuevo, una cuenta bancaria, pero no tenemos hijos. Falta algo en nuestra casa.” Usted puede poner el piso de oro, pero si su iglesia no produce, hay algo que falta en esa iglesia. Estoy sorprendido. El otro día fui a una de nuestras iglesias más pequeñas, habían remodelado, habían pintado y habían puesto una alfombra roja nueva. Ellos dijeron, “Escuchamos que iba a venir supervisor. Tenemos alfombra roja.” Fue bonito, pero cuando saqué el expediente, no se los dije, pero lloré cuando vi cuánto tiempo había pasado desde que un alma se había salvado en esa iglesia.

No estoy en contra de la alfombra roja, pero preferiría estar en esa iglesia sin piso y producir algunos miembros que tener alfombra y no miembros. No estoy predicando que tenemos que tirar la alfombra para obtener convertidos, pero estoy predicando que tenemos algunas cosas, pero si servimos y alabamos a Dios, vamos a producir. No estoy insinuando que no vamos a hacerlo, porque creo que sí, sino vamos a tener convertidos. Esta pareja en mi casa dijo, “Hermano Davis, no tenemos hijos. Los médicos nos han dicho que nunca habrá ninguno. Estamos considerando adoptar un niño. Queremos su consejo.” Hablé con ellos y les dije que habría cierto riego, pero no veo nada de malo en ello. En una ocasión estuve con ellos cuando el trabajador social estaba preparando todo para permitirles adoptar un hijo. Este trabajador social dijo “El bebé que estamos haciendo los arreglos para que ustedes lo obtengan, ¿les importa que color de cabello tenga? Ellos dijeron, “No en absoluto,” …Me he encontrado con algunas personas que son particulares sobre qué tipo de convertidos obtiene. ¿Habría alguna diferencia si es niño o niña? La pareja dijo, “No hace ninguna diferencia.” ¿Habría una diferencia cuánto pesa? Ellos no lo sabían, pero si no hubieran respondido bien a estas preguntas, no iban a obtener al bebé.

Estaba haciendo el trabajo de la Escuela Dominical una vez que encontré a un hombre y su esposa y siete hijos y ellos no tenían suficiente ropa para venir a la Escuela Dominical. Ellos dijeron, “No podemos venir a la Escuela Dominical, no tenemos suficiente ropa.” Yo dije que la iglesia ha estado clamando y llorando, queremos más miembros en nuestra iglesia. Queremos más miembros en nuestra Escuela Dominical. Regresé y le dije a la iglesia, “Tenemos nueve personas que no tienen suficiente ropa para venir a la Escuela Dominical.” Ellos dijeron, “Tenemos nuestras propias familias.” Dije, “Esperen un minuto, ustedes le dijeron a Dios que querían convertidos. Yo encontré nueve que no tienen suficiente ropa para venir a la Escuela Dominical. No estoy en contra de buscar a un banquero, buscar a un abogado. Eso está bien, pero quiero buscar personas que tengan un alma. Esta pareja avanzó y todos los papeles habían sido terminados, y les habían dicho que en cierto día podrían tener este hijo. Ellos vinieron a la iglesia donde estaba trabajando, y creo que ellos eran la pareja más feliz que haya visto en mi vida. Dijeron, “hermano Davis, vamos a tener el bebé. Volveremos y le mostraremos el bebé”. Ellos nunca habían visto al bebé. Fueron a la agencia de adopción y trajeron al bebé y lo acostaron en el sofá. Estas personas estaban en otro cuarto, y alguien salió y les dijo que cuando entraran en el cuarto, habrá un bebé en el sofá, y ese será su bebé. Entraron. La madre entró y miró al bebé de unas semanas. Mientras ella miraba al bebé, sonrió y luego el bebé sonrió. Ella se agachó y levantó al bebé y lo acarició, y las lágrimas de alegría comenzaron a fluir. Hoy es un buen joven. Ellos le han dado el amor y la atención. Ellos lo han amado, y él los ha amado, pero detrás de todo esto tendría que pensarse como Raquel, dame hijos, o si no, me muero.

Hay iglesias en Missouri, si ellos no tienen un avivamiento a la antigua, ellos no sobrevivirán. No tengo una lista para desbandar, pero si ellos no tienen un avance, algún supervisor me hablará. Usted dice que tenemos que desbandarlos. Podemos ponerlos de esta manera, pero el hecho es que no tuvimos un avance. Debe haber una manera, Iglesia de Dios, para obtener un mover de Dios. Hay una manera de hacerlo. A veces nos involucramos tanto que perdemos al Señor. Tengo dos iglesias. Una iglesia recibió a doce miembros, y la otra iglesia no recibió a ninguno. Perdimos al Señor en algún lugar. El otro lugar lo conseguimos a la perfección. Usted me pregunta qué pasa cuando perdemos al Señor. Simplemente nos dormimos. Esto de atraer a la gente a la Iglesia te atrapará al igual que hacer que se salven. En una de nuestras convenciones de distrito de este año, cuando el poder de Dios comenzó a moverse, una joven en el altar se levantó y dijo, “Quiero unirme a la Iglesia.” Le dije, “De acuerdo, espere un momento y abriremos las puertas de la Iglesia en un momento.” Cuando las puertas fueron abiertas, doce personas en ese distrito se unieron a la Iglesia. Estas personas habían estado allí toda la noche, pero no se inquietaron por unirse a la Iglesia y ver la necesidad. Usted puede llevar a un hombre a un lugar determinado, si no lo enfrenta y lo lleva a la Iglesia, lo perderá. Raquel dijo, “Dame hijos, o si no, me muero.” La vida no valía nada a menos que hubiera un hijo. Le garantizo que donde las personas no se llevan tan bien como debieran, si usted puede hacerlos que lo olviden y pongan manos a la obra para orar por los perdidos en la comunidad, esto resolverá su problema. Le garantizo, donde usted tiene un problema financiero, si puede lograr que se acerquen a Dios y tener un avivamiento a la antigua que conmueva a las personas que los mueva y les haga sentir que ellos están haciendo algo por el Señor.

Me gustaría que hiciéramos algo para cerrar. Me gustaría que oremos los unos por los otros. Me gustaría predicar para el Señor el año que viene. Quiero llenar el informe. No he fallado un informe desde que comencé en 1940. No solo estoy interesado en un informe. Me encantaría tener algunas personas salvas. Sé que no puedo tener muchas salvas. Me encantaría que orara por mí. Sé que debemos preocuparnos por el funcionamiento de la Iglesia y los problemas. Si hay un problema en los Estados Unidos, lo sabemos. Tenemos que vivir con eso. Tenemos que soltarnos de vez en cuando y salvar algunas personas a lo largo de la línea. ¿Podríamos orar el uno por el otro? Muchos de ustedes han estado sirviendo al Señor durante muchos años y predicando, ¿no les gustaría que más personas fueran salvas como nunca antes han sido salvas?