Obispo Kenneth Nyamhuka – (El siguiente artículo apareció en la publicación del 6 de febrero de 1988 en el Mensajero Ala Blanca, fue escrito por E. E. Van Deventer, Representante de Misiones, y trata sobre el padre de nuestro actual Supervisor Nacional, el Obispo Joshua Nyamhuka. ¡Qué lo disfrute!)

Kenneth Nyamhuka ha sido una fuente de inspiración y aliento para mí durante mi ministerio como Representante de Misiones en África. Lo he visitado en ocasiones como su Convención Nacional en Zimbabue y Malaui, y también en su casa en Harare, Zimbabue, por asuntos de la Iglesia. Otra vez lo encontré en Botsuana en su Convención Nacional.

“El hermano Nyamhuka siempre ha mostrado ánimo y disposición para cooperar con el trabajo en su área de responsabilidad para la Iglesia. Continuamente él me ha preguntado si estaba haciendo las cosas bien, deseando hacer todo de la manera que la Iglesia y la Asamblea General lo han establecido. Él nunca ha mandado alguna requisición al Departamento de Misiones Mundiales, sino desinteresadamente y sin protestar ha dado su tiempo completo a la Iglesia. En varias ocasiones ha renunciado a su propio dinero y sustento para promover y edificar la Iglesia de Dios en los países a los que ha sido asignado como Supervisor. Me doy cuenta de que él es muy dedicado a Dios y a la Iglesia.

“El hermano Nyamhuka es originario de Zimbabue, antes conocido como Rodesia. Su lengua materna es el Shona. Ha estado a cargo de la obra para la Iglesia desde 1976, cuando fue nombrado Supervisor de la obra recién establecida. Sigue siendo el Supervisor Nacional de los tres países de Zimbabue, Malaui y Mozambique, además de Zambia ahora, porque fue nombrado en esta última Asamblea General.

“Me siento obligado a dar un breve resumen de la vida pasada del hermano Nyamhuka para proporcionar un trasfondo del ministerio de este hombre y de la Iglesia en el sureste y centro-sur de África, como él me lo ha contado.

“Kenneth Nyamhuka nació en 1933. Él no tiene idea de la fecha exacta ya que sus padres no lo registraron debido en parte a su falta de educación secular. Le dijeron que nació durante el final del invierno, que es el final de la temporada de cosecha en ese país. La fecha aproximada es el 25 de julio de 1933.

“Él nació bajo un árbol. Su madre estaba sola en el momento de su nacimiento, ya que ella había ido al campo a cosechar. No había nadie que le ayudara después de que el nacimiento tuvo lugar. Ella lo envolvió y volvió a la casa. Los vecinos vinieron a felicitarla, expresando su sorpresa por la forma en que su nacimiento aconteció.

“Sus padres eran muy pobres y él fue el último hijo de su familia. Tenía tres hermanos y una hermana. En sus primeros años, no fue enviado a la escuela debido a la situación precaria de la familia. Su hermana consiguió un trabajo y lo envió a la escuela, ya que ella podía pagar su educación. Ella quería que él se convirtiera cambio de ropa. Solo tenía su Biblia y un abrigo.

“Para cuando había recorrido 45 millas, estaba oscuro y sintió que el intenso poder de Dios parecía levantarle. Se arrodilló y oró a la orilla del camino. En su mente sentía que podría haber sido un llamado para enfrentar la muerte. Él preparó un lugar para dormir junto al camino. Pensó que este sería su lecho de muerte. Él oró a Dios:

‘Hágase tu voluntad’. En ese momento, un automóvil se acercó y se detuvo. El conductor le preguntó a dónde iba. Él le contó al conductor su historia. El Señor hizo que el hombre lo favoreciera y lo llevara a Harare. Al llegar, él ayunó y oró buscando dirección. Dios lo conmovió para que fuera de casa en casa y predicara el evangelio. Mucha gente fue salva. Él llevó el evangelio a los pueblos y granjas. Cientos de personas se convirtieron entre los habitantes de habla shona-ndebele y nyanja en Rodesia (ahora llamada Zimbabue) y Malaui como resultado de obedecer al Señor.

Manténgase atentos para la 2da Parte del obispo Kenneth Nyamhuka, ¡Un Guerrero del Pasado, Pero Un Espíritu que Vivirá Para Siempre! En la próxima edición de su publicación favorita de la Iglesia, ¡La Luz Vespertina!