OTROS SERMONES

Sermones de La Iglesia de Dios

El siguiente artículo es una selección del Discurso anual del Supervisor General a la 114a Asamblea General en 2019.

El diablo no se detendrá ante nada para causar grietas en la Iglesia, sé que no puede destruirla, usted sabe que no puede destruirla, el sabe que no puede destruirla, aun así no nos atrevemos a ignorar su maldad, sus dispositivos y su incesante trabajo para tratar de causar divisiones en la Iglesia de un tipo u otro. A través de la tecnología, los medios digitales y las plataformas sociales, el tamaño de nuestro mundo se ha reducido significativamente y han acercado a naciones y pueblos como nunca antes. La Iglesia no está exenta de esta realidad; También nos hemos acercado el uno al otro a través de estos mismos medios. En ambos casos, la "cercanía" mencionada no significa necesariamente "mayor unidad", sino simplemente que nos hemos acercado más en el sentido de que la comunicación entre nosotros y la observación de los demás es más común y frecuente. La diversidad de la Iglesia con respecto a la cultura y las etnias nunca ha sido tan clara para la Iglesia como lo es ahora a través de estos medios. Creo que aquellos de nosotros que usamos estos medios decidiremos si trabajarán en beneficio o obstáculo de la Iglesia.

En la Asamblea Solemne se le dio a la Iglesia un mensaje e interpretación del Espíritu Santo que decía en parte: “Si te elijo a ti y no me vuelvo a otro, entonces debo enseñarte a amar unos a otros. Sí, mi pequeño rebaño, no sabes qué es lo que deseas ... Será difícil para ti aprender a amarse unos a otros, pero debo llevarte a eso si vas a ser mío". Con el amor y la unidad que prevaleció en la Asamblea Solemne, puede ser difícil imaginar que la gente no se amaba, pero el mensaje de Dios de amarse no era solo para la Asamblea Solemne sino para la Iglesia en su conjunto. A veces podemos seguir adelante como Pedro, quien sintió que su amor por el Maestro era incuestionable, pero cuando lo pusieron a prueba, lo encontraron corto. Queremos que nuestro amor mutuo se mantenga cuando se nos haga la prueba para que no se nos encuentre falto. El bienestar espiritual de la Iglesia depende de nuestro amor sincero y de la plena aceptación de los demás.

El apóstol Pablo hizo una declaración maravillosa en Hechos 17 a los hombres de Atenas, que Dios “…de una sangre ha hecho todo el linaje de los hombres..." (vs. 24-26). Comenzando desde Adán hasta Noé y desde Noé hasta el presente, toda la humanidad tiene una cosa en común: que Dios hizo a todos los hombres de cada nación bajo el sol de una sola sangre. Dios destruyó a toda la humanidad de la faz de la tierra por el diluvio, excepto a Noé, su esposa, sus tres hijos y sus esposas, y de ellos descendieron todos los pueblos de la tierra hoy. Si se examina detenidamente, encontraríamos que la ascendencia de la humanidad se remonta a Noé.

Cuando la humanidad se observa entre sí, las diferencias externas se notan fácilmente a través de cosas como el color de la piel, la estatura, las costumbres, el idioma, la cultura y otras características. Si bien existen estas diferencias externas, según la Palabra de Dios, solo hay una sangre de la que todos estamos hechos. La sangre que corre por las venas de un hombre blanco o negro funciona igual de bien en las venas de mi cuerpo de piel morena que la de otro hombre marrón y viceversa. Esta sangre es compatible en nuestros cuerpos porque somos una raza, la raza humana.

A los ojos de Dios, ningún hombre o grupo de hombres, ninguna nacionalidad, lengua o cultura tiene más valor para él que cualquier otro, todos los hombres tienen el mismo valor para él. La Biblia dice: "Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado á su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna" (Juan 3:16). El amor de Dios es el más alto grado de amor y abarca el mayor número -el mundo- y ofrece la más amplia invitación, cualquiera que lo desee. Los que somos salvos hoy y ahora somos miembros del Cuerpo de Cristo que estamos convenidos estamos contentos de haber sido incluidos en el número de "cualquiera". Estamos bendecidos y contentos de que en estos últimos días Su Hijo nos haya hecho el llamado universal de Dios y que, bajo Su invitación del evangelio, todos los hombres estén cubiertos, independientemente de su cultura, color o etnia.

Los primeros predicadores de la Iglesia predicaron que "A éste dan testimonio todos los profetas, de que todos los que en él creyeren, recibirán perdón de pecados por su nombre" (Hechos 10:43). "todos" significa todos sin diferencia, todos están incluidos porque Jesús es la única fuente a través de la cual se hace la provisión de salvación de la humanidad. Piense en las tribus aisladas de Brasil e India, los multimillonarios ricos del mundo y las personas desamparadas y desamparadas en los barrios bajos de Haití, el miembro de la pandilla MS 13 y el estudiante de derecho de Harvard, la prostituta de la Ciudad de México, el homosexual de Nueva Orleáns, el musulmán de Medio Oriente, el educado y sin educación de nuestras naciones.

“Venid a mí, todos...” (Mateo 11:28), fue el llamado mundial de Cristo sin preferencia a ningún individuo y Él da la oportunidad a todos los que vienen a Él con un espíritu quebrantado y un corazón contrito y contrito para ser salvado. Él dijo: "...y al que á mí viene, no le hecho fuera" (Juan 6:37).

El Jefe de la Iglesia ha hecho un llamamiento mundial y ha invitado a todas las naciones del mundo a Él, y a la Iglesia, que es Su Cuerpo y Novia, en quienes Su corazón "está en ella confiado" (Pr. 31:11), y quien "Darále ella bien y no mal, Todos los días de su vida" (Pr. 31:12) hace el mismo llamamiento e invitación a todas las naciones, tribus, lenguas y pueblos del mundo para que vengan al Cuerpo de Cristo. La Iglesia de Dios cree que el plan supremo y eterno de Dios es la unificación de todos los hijos de Dios en Su Cuerpo exclusivo; que "...mas también para que juntase en uno los hijos de Dios que estaban derramados." (Juan 11:51, 52), sin distinción de cultura, color, nacionalidad o idioma.

En el tiempo de Noé, cuando los animales se reunieron en el arca, que es un tipo y sombra de la Iglesia, no todos tenían la misma forma y tamaño, ni sus hábitos eran los mismos. No se veían igual, no sonaban igual, no comían la misma comida, no se movían igual, no venían de los mismos lugares, pero Dios los reunió a todos en el mismo lugar y vivieron juntos en perfecta armonía y paz. ¿Serán mejores que nosotros? No, es imposible si somos guiados por su Espíritu.

A medida que la Iglesia continúa su avance en nuestra misión mundial de "Por tanto, id,..." (Mateo 28:19) y "...predicad el evangelio á toda criatura." (Marcos 16:15), ten la seguridad de que continuaremos encontrando personas de diferentes ámbitos de la vida, diferentes culturas y diferentes etnias. Sonarán un poco diferentes, se verán un poco diferentes, Orán un poco diferente, adorarán y alabarán a Dios un poco diferente, sin embargo, nuestra preocupación no está en la forma en que oran, suenan o adoran a Dios, sino cuando lo hacen en Espíritu y en Verdad. ¡Qué maravilloso es que a veces, incluso cuando tenemos estas diferencias y no hablamos el mismo idioma o dirigimos nuestra adoración a Dios exactamente de la misma manera, podemos adorar juntos y sentir Su presencia cuando lo hacemos en Espíritu y en Verdad!

Soy consciente de que somos conscientes de estas diferencias en la Iglesia, pero ser conscientes de estas diferencias no es lo suficientemente bueno como prepararnos para el rapto, debemos realmente esforzarnos por comprender y aceptar estas diferencias entre nosotros. Debemos para mantener y continuar efectuando la unidad en todo el Cuerpo de Cristo. Estoy seguro de que ya me conoces y reconoces que no me estoy refiriendo a aceptar nada que viole las pautas de las Escrituras, ni nada que inhiba la vida santa y la completa obediencia a Dios.

No creo que tengamos un problema en la Iglesia con respecto a este tema, pero para ser honesto con ustedes, también debo confesar que he conocido a algunos que en el pasado reciente fueron líderes en la Iglesia, que no están con nosotros hoy, que no pensamos en referirnos a sus hermanos cristianos y miembros de la Iglesia de una manera despectiva. Me doy cuenta de que es algo vergonzoso y horrible de confesar, pero en el lado positivo de las cosas, puedo decir con mucho gusto que este tipo de espíritu y actitud no se permitirán en Su Iglesia y Dios se asegurará de eso. Este nunca debería ser el caso en La Iglesia de Dios porque enarbolamos la bandera de todas las naciones y cantamos: "Vengan bajo la bandera del amor, el estándar de la gran Iglesia de Dios". Oh, ven al hermoso redil, el engendrado a quien Jesús escogió; El ave de muchos colores.

Hablando de la Iglesia, la Biblia dice: "...Y CORRERÁN Á ÉL TODAS LAS GENTES" (Isa. 2: 2). “…Y andarán las gentes á tu luz, y los reyes al resplandor de tu nacimiento. Alza tus ojos en derredor, y mira: todos estos se han juntado, vinieron á ti: tus hijos vendrán de lejos, y tus hijas sobre el lado serán criadas. Entonces verás y resplandecerás; y se maravillará y ensanchará tu corazón, QUE SE HAYA VUELTO Á TI LA MULTITUD DE LA MAR, Y LA FORTALEZA DE LAS GENTES HAYA VENIDO Á TI.” (Isa. 60:1-5).

Vendrán a la Iglesia de todas las naciones del mundo y, como vemos que esto se lleva a cabo con rapidez, nuestro corazón puede temer, pero quiero alentarlo a no temer y tener fe, Dios tiene el control. Los versículos antes mencionados dicen que nuestro corazón no solo temerá, sino que también se agrandará, lo que parece indicar que habrá un gran amor en la Iglesia para todos los hombres sin tener en cuenta el origen nacional o la cultura. Nuestro amor, cuidado, compasión, comprensión y aceptación el uno del otro nunca debe ser dictado por el espíritu prevaleciente de este mundo que trabaja para dividir a las personas en grupos según sus diferencias culturales y étnicas. ¡Este mundo está inmerso en división, pero la Iglesia se extiende hacia la unidad perfecta!

En Deuteronomio 10:17, el Señor le había dicho claramente a su pueblo que Él "... no acepta persona..." En 2 Crónicas 19:7, el rey Josafat recordó a los jueces que "...porque en Jehová nuestro Dios no hay iniquidad..." Un joven llamado Eliú en el libro de Job reconoció a Dios como “¿…aquel que no hace acepción de personas de príncipes, Ni el rico es de él más respetado que el pobre?” Porque todos son obra de sus manos (Job 34:19).

"...Por verdad hallo que Dios no hace acepción de personas" (Hechos 10:34), fueron las palabras del hermano Pedro, miembro y ministro de la Iglesia de Dios, que aparentemente parecía tener algún prejuicio hacia el pueblo gentil, pero que después de su experiencia en la obra del Señor se convenció de que Dios no hace acepción de personas, y que tampoco él debía serlo. Por supuesto, la tradición del pueblo judío era que eran mejores y tenían una gran ventaja sobre todos los demás, y algo de esto se trasladó a la comunidad de la Iglesia primitiva. El Señor no tendría nada de eso, ya que fue Él quien inspiró a Pablo a escribir: "No hay Judío, ni Griego; no hay siervo, ni libre; no hay varón, ni hembra: porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús" (Gal 3:28). En Romanos, Pablo escribió: "Porque no hay diferencia de Judío y de Griego: porque el mismo que es Señor de todos, rico es para con todos los que le invocan" (Rom. 10:12). Ante los ojos de Dios, ningún grupo de personas tiene ventaja sobre otro en la Iglesia. Lo que todos encontramos al pie de la cruz era terreno llano y no es diferente en el Cuerpo de Cristo, todos tenemos el mismo estatus ante Dios.

Cristo Jesús "...derribando la pared intermedia de separación..." (Ef. 2:14), y "...reconciliar por la cruz con Dios á ambos en un mismo cuerpo..." (Ef. 2:16). Si hemos sido salvados por Su sangre, regenerados por Su Espíritu y hemos tomado nuestro pacto, no somos judíos ni gentiles, ni ninguna otra combinación de personas, sino que somos La Iglesia de Dios. Somos un Cuerpo, hecho de esa manera a través del pacto, bautizado en él por el Espíritu, mezclado en comunión mundial con igualdad entre nosotros bajo Dios.

Contactenos