LA ORDENANZA DEL LAVATORIO DE PIES

No muchas organizaciones aún observan el Lavatorio de Pies seguido de sus servicios de la Santa Cena, no obstante, La Iglesia de Dios continúa observando ambas ordenanzas juntas. El lavar los pies a los santos puede ser que no tenga lugar en el mundo religioso hoy en día, pero el obedecer las enseñanzas de la Palabra de Dios nunca debe salir de práctica. Recientemente un miembro dijo: “Uno de los servicios más hermosos en el que yo jamás he estado era en un servicio en el cual estaban llevando a cabo la Cena del Señor y el Lavatorio de Pies. Lágrimas brotaban de mis ojos ya que parecía como si Jesús estuviera allí con nosotros, y en realidad Él estaba allí”.

“…se levantó de la cena, y se quitó su túnica, y tomando una toalla, se ciñó. Luego puso agua en un lebrillo, y comenzó a lavar los pies de los discípulos, y a enjugarlos con la toalla con que estaba ceñido”. (Juan 13:4, 5)

I. La Costumbre En El Antiguo Testamento

El lavatorio de pies se practicaba durante la época del Antiguo Testamento como una costumbre. Hay varios versículos de la Escritura donde esto se menciona: “Que se traiga un poco de agua para que lavéis vuestros pies y os recostéis debajo del árbol” (Gn. 18:4). “Y dijo: Ahora, pues, mis señores, os ruego que vengáis a casa de vuestro siervo y os hospedéis, y lavaréis vuestros pies: y por la mañana os levantaréis, y seguiréis vuestro camino. Y ellos respondieron: No, que en la plaza nos quedaremos esta noche” (Gn. 19:2). “Entonces el hombre vino a casa, y Labán desató los camellos; y les dio paja y forraje, y agua para lavar los pies de él, y los pies de los hombres que con él venían” (Gn. 24:32). “Y aquel varón trajo a los hombres a casa de José: y les dio agua, y lavaron sus pies: y dio de comer a sus asnos” (Gn. 43:24). “Y metiéndolos en su casa, dio de comer a sus asnos; y ellos se lavaron los pies, y comieron y bebieron” (Jueces 19:21). “Después dijo David a Urías: Desciende a tu casa, y lava tus pies. Y saliendo Urías de casa del rey, vino tras de él comida real” (2 S. 11:8). Todos estos pasajes de la Escritura muestran a cada individuo lavándose sus propios pies. En cuanto a la práctica de la costumbre en el Antiguo Testamento, cada persona se lavaba sus propios pies. El propósito era uno de consuelo y limpieza. (Sólo una excepción se menciona en el caso de Abigail, que se ofreció a lavar los pies de los siervos de David como una señal de sumisión a él). Además había la ceremonia del lavatorio de pies, que era un requisito para los sacerdotes lavarse sus propios pies en la puerta del tabernáculo antes de ellos entrar para hacer el servicio al Señor.

II. La Ordenanza del Nuevo Testamento

(Léase a Juan 13:4-17.) Hay varias lecciones enseñadas en el acto del lavatorio de pies. Todas estas se ven demostradas por la manera en la cual Jesús lavó los pies de los apóstoles. Estas incluyen la obediencia, la humildad, el amor, la igualdad, la sumisión, y el servicio.

A. LA OBEDIENCIA

“Si no te lavare...” Compare esto con lo que Samuel le dijo a Saúl. “Ciertamente el obedecer es mejor que los sacrificios...” La obediencia es la razón número uno para observar el acto del lavatorio de pies. Jesús lo ordenó. ¿Qué mejor razón que esa se necesita?

B. LA HUMILDAD

El lavar los pies de una persona requiere humildad. Es una experiencia muy humillante inclinarse ante una persona y lavar los pies de él o ella. Sin embargo, a veces es aún más difícil permitir que una persona se lave sus propios pies, porque muchas personas se sienten acomplejadas por sus pies. Jesús sabía que había necesidad de una lección en cuanto a la humildad, y aún es necesaria hoy en día, así que Él usó el lavatorio de pies como un ejemplo para dar esta advertencia. Aunque este mandato puede ser difícil para algunos obedecer, si no hubiera sido que era necesario, Él no lo habría requerido. No hay un acto más grande que ese del lavatorio de pies para traer al pueblo de Dios a una posición de humildad.

C. EL AMOR

Jesús lavó los pies de todos los apóstoles, incluyendo a Judas que luego traicionaría a Él. Así como el amor era un factor motivador en cuanto a Jesús lavar los pies de aquéllos con quien Él había compartido tanto, el amor debe ser el factor motivador para aquellos que practican esta ordenanza hoy en día. Debemos en realidad cuidar de aquéllos cuyos pies somos privilegiados de lavar. Cuando Jesús se inclinó para lavar los pies de aquel que luego traicionaría a Él, no cabe duda de que, Él se acordó de las palabras que Él había hablado en el Sermón del Monte. “Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen” (Mt. 5:44).

D. LA IGUALDAD

En Lucas 22:24-30, inmediatamente seguido de la Cena del Señor, hubo entre los apóstoles una disputa acerca de quién de ellos sería el mayor. Jesús indicó que esto sería algo natural de esperar del mundo, y Él dijo: “Pero entre vosotros no será así” (v. 26). Gálatas 3:28 dice, “Ya no hay judío, ni griego; no hay esclavo, ni libre; no hay varón, ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús”. Las palabras de Jesús y el mensaje que Pablo estaba dando no han cambiado. Hay igualdad de la verdad hallada al pie de la cruz. La próxima vez que nos arrodillemos a lavar los pies de nuestro hermano o hermana acordémonos de esto.

E. LA SUMISIÓN

Sumisión es el sometimiento de nosotros mismos a la autoridad de otra persona, a Cristo y a otros. (Véase a Juan 13:12-17). El lavar los pies de los santos, más que cualquier otra práctica de la Iglesia, nos ayuda a someternos los unos a los otros, a aquéllos sobre nosotros en el Señor, y a Dios. Fallar o negarnos someternos los unos a los otros tendrá como resultado que fallemos en someternos a Dios. Para efectivamente lavar los pies de una persona, debemos arrodillarnos o inclinarnos al frente de ellos. (Como el tiempo lo permita, discuta las áreas en que somos llamados a someternos.)

F. EL SERVICIO

El vocablo servicio significa servir a otra persona. Jesús voluntariamente se humilló a sí mismo, tomando forma de siervo, cuando Él se arrodilló al frente de estos hombres para servirles mediante el acto de lavar sus pies. Si Jesús tenía un corazón de siervo, la misma Iglesia que Él dejó en la tierra para cumplir Sus instrucciones, también debe tener ese mismo tipo de corazón. Esto es representado mediante el acto de lavar los pies y en llevar las otras cosas que hacemos tales como recaudar dinero para misiones, servirse los unos a los otros, dar una mano, demostrándose compasión y amor los unos a los otros, usando nuestro tiempo y los recursos para la causa de Cristo y la Iglesia. ¿En qué otras maneras somos llamados a darnos para el servicio?

En la costumbre establecida del lavatorio de pies, cada uno se lavaba sus propios pies, pero bajo la ordenanza como fue instituida por Jesucristo, somos ordenados a lavarnos los pies los unos a los otros. En la costumbre el propósito era el aseo y la comodidad, pero bajo la ordenanza la intención es la humildad y la obediencia. La próxima semana, la parte dos de esta lección explorará varios otros aspectos de la ordenanza del lavatorio de pies.

“Pues si yo, el Señor y el Maestro, he lavado vuestros pies, vosotros también debéis lavar los pies los unos a los otros. Porque ejemplo os he dado, para que también vosotros hagáis como yo os he hecho”. (Juan 13:14, 15)

I. Los Requisitos Espirituales

“Que tenga testimonio de buenas obras; si crió hijos; si ha ejercitado la hospitalidad; si ha lavado los pies de los santos; si ha socorrido a los afligidos; si ha seguido toda buena obra” (1 Ti. 5:10). ¿Acaso hay algún requisito espiritual para el lavatorio de pies? Muchas cosas se pueden hallar en la Escritura que dan a entender que esto es verdad. Por ejemplo, 1 Timoteo 5:10 dice, “Que tenga testimonio en buenas obras; si crió hijos; si ha ejercitado la hospitalidad; si ha lavado los pies de los santos...”. Dice los pies de los SANTOS. El vocablo santo en sí es derivado de una palabra griega que significa santo. Jesús estaba demostrando obediencia, humildad, amor, igualdad, sumisión, y servicio. Para tener este mismo espíritu requeriría una relación con esa misma que Jesús nos llamó a lavarnos los pies los unos a los otros.

II. La Observancia del Lavatorio De Pies (Juan 13:4-7)

A. EJEMPLO NOS FUE DADO

A menudo se nota que los servicios de la Santa Cena y el Lavatorio de Pies están entre aquellos que menos asisten. ¿Por qué es esto? ¿Acaso aún se debe practicar el lavar los pies de los santos? La Biblia demuestra claramente que la ordenanza del lavatorio de pies fue dado por la autoridad de Jesucristo y por Su ejemplo. Después de haberles lavado los pies Él dijo: “Ejemplo os he dado”. El vocablo ejemplo significa modelo, patrón, o copia. Esto es tan sencillo y simple que no cabe duda de que nosotros no lo podemos entender mal. Él lavó los pies de ellos con agua literal y se los secó con una toalla literal. Esta es la copia, el patrón, o el modelo que debemos seguir. Jesús demostró este acto para con ellos. Él fue el primero que hizo esto. Esto que Él hizo era algo que nunca antes se había practicado de esa manera.

B. ERA UNA ORDENANZA

La costumbre era que cada persona se lavara sus propios pies para el aseo antes de entrar en una casa, así que fue como un impacto el que al principio Pedro se negó. Jesús hizo esto una prueba de confraternidad. Si Pedro hubiera continuado su denegación, él mismo se habría excluido de la confraternidad con Jesús. “Si no te lavo, no tienes parte conmigo”.

La observancia, cuando fue instituida por Cristo, era una ordenanza. Mientras Cristo estaba lavándole los pies, ellos no entendieron la naturaleza y el propósito de la ordenanza, pero Él les dijo que ellos lo entenderían después. Después de haberles lavado los pies, Jesús les preguntó, “¿Entendéis lo que os he hecho?” En otras palabras, Él les preguntaba si ellos entendieron el propósito por el cual Él les había lavado los pies. Él entonces procedió a decirles. “Pues si yo, el Señor y el Maestro, he lavado vuestros pies, vosotros también debéis lavar los pies los unos a los otros. Porque ejemplo os he dado, para que como yo os he hecho, vosotros también hagáis....Si sabéis estas cosas, bienaventurados sois, si las hiciereis”. Parafraseando Él estaba diciendo, “En cuanto a lavar sus pies, yo les he dado un ejemplo, modelo, patrón, o copia; y ahora les pido que debéis lavar los pies los unos a los otros”. Ese día, Él les demostró cómo lo tenían que hacer. Después de eso, ellos continuarían observando la ordenanza en la manera en que Él lo demostró y lo describió.

C. EL BENEFICIO

Lo bueno que resultó de la observancia no era un beneficio literal de la limpieza física, porque ya ellos se habrían lavado sus propios pies para eso. La bendición ganada era espiritual. Fíjense que Jesús dijo: “para que como yo os he hecho, vosotros también hagáis”. ¿Han experimentado la felicidad de lavar los pies de los santos?

III. Cuán Hermosos Son Los Pies

“¿Y cómo predicarán si no fueren enviados? como está escrito: ¡Cuán hermosos son los pies de los que anuncian el evangelio de la paz, de los que traen la buena nueva de los bienes!” (Ro. 10:15). A causa de nuestro modo de vida, no podemos entender del todo las palabras de Pablo a la Iglesia en Roma. En nuestro tiempo, muchas personas andan en coches antes que caminar. La mayor parte de las carreteras están pavimentadas, con pocas personas que caminan descalzas o en sandalias en caminos de tierra. Simplemente los pies no son expuestos como ellos lo estaban durante la época de la Biblia. No es la apariencia física de los pies que Pablo habla acerca de ser hermosos, mejor dicho, el propósito para lo cual ellos eran usados. El versículo de la Escritura al cual Pablo se refería era Isaías 52:7, que dice, “¡Cuán hermosos son sobre los montes los pies del que trae alegres nuevas, del que publica la paz, del que trae buenas nuevas del bien, del que publica salvación, del que dice a Sión: Tu Dios reina!” ¡Cuán hermosos son los pies de Jesús! ¿Qué tal la hermosura de los pies de la persona que le trajeron a usted las buenas nuevas de salvación? Piense en qué privilegio es lavar los pies de esa persona, o quizás los pies de la persona que oró tan fervientemente por usted para que fuera salvo. “Pues si yo, el Señor y el Maestro, he lavado vuestros pies, vosotros también debéis lavar los pies los unos a los otros. Porque ejemplo os he dado, para que también vosotros hagáis como yo os he hecho” (Juan 13:14, 15).

CONCLUSIÓN

El lavar los pies de los santos tiene una historia larga y documentada. Jesús instituyó la ordenanza del lavatorio de pies inmediatamente seguido de laÚltima Cena. Él no sólo instruyó a la Iglesia primitiva a lavarse los pies los unos a los otros, sino que también Él demostró el acto de esto por medio deÉl lavar los pies de los apóstoles. Aunque la mayor parte de las organizaciones religiosas han hecho a un lado el mandato de observar el lavatorio de pies, La Iglesia de Dios continúa sosteniendo esta ordenanza como una doctrina bíblica prominente y recomienda que después de la Santa Cena inmediatamente se lleve a cabo el Lavatorio de Pies siempre y cuando sea posible.

Tesoros de La Verdad