Dejen las Deborahs Levantarse

"Ciñó sus lomos de fortaleza, Y esforzó sus brazos" Proverbios 31:17

Grabado en la historia americana durante la Segunda Guerra Mundial fue un grupo de mujeres conocidas como W.A.S.P.s- (siglas en inglés) Mujeres Pilotos del Servicio de la Fuerza Aérea. Eran conocidos como las alas a través de América, las Muchachas Voladoras. Estas eran damas de alas, mujeres que volaban por su amor por el vuelo y el amor de su país.

Entre ellos estaba una joven, galante, animada aviadora femenina con el nombre de Cornelia Fort, uno de los primeros pilotos del Ejército de Estados Unidos. En una notable coincidencia, el 7 de diciembre de 1941, Cornelia estaba en el aire en Pearl Harbor cuando los japoneses atacaron. Mientras daba instrucciones a uno de sus estudiantes pilotos, fue atacada por un avión de combate con el emblema familiar del Sol Naciente. Recordó cómo las balas salpicaban a su alrededor y se desgarraban en su pequeño avión mientras el fuego de la ametralladora se dirigía hacia ella. Esta joven era una aviadora femenina en un momento en que la discriminación era una barrera para las mujeres pilotos, pero estaba entre muchas mujeres aviadoras donde nada podía evitar que volaran. Pearl Harbor hizo un impacto en la vida de Cornelia Fort y empezó a decirle a otras damas de Estados Unidos que era un tiempo de guerra y el momento de pelear. Ella declaró: "No es un momento en que las mujeres deben ser pacientes, estamos en una guerra y tenemos que luchar con toda nuestra capacidad y todas las armas posibles, somos un arma a la espera de ser utilizadas".

Me sorprendió las palabras de esta valiente joven que se dio cuenta de que ella misma era un arma que estaba a la espera de ser usada contra el enemigo y por su voluntad y determinación de volar cuando se consideraba poco familiar y cuando había muchas barreras que superar. Sentía la necesidad de ir a la guerra contra el enemigo y de desafiar a otras damas a hacer lo mismo. Cornelia no tenía la intención de ser parte de Pearl Harbor, pero se convirtió en una parte vital de esta batalla. En este día, su visión se amplió cuando se encontró en una parte del ataque de Pearl Harbor. Ella estaba en medio de la lucha y comenzó a sentir la responsabilidad de proteger y luchar por la nación de la que era ciudadana.

Esta pieza de historia es una lección para todos nosotros. Pensé: "¿Por qué la Banda Misionera Femenil de La Iglesia de Dios no tiene la misma mentalidad que esta jovencita?" Cornelia sentía laa comisión para hacer una diferencia, al igual que nosotros podemos, también! ¡Las mujeres pueden marcar la diferencia en la obra del Señor cuando nos damos cuenta de que somos un arma contra el enemigo, esperando ser usadas por Dios, elevándonos a un nivel superior en el servicio para El!

"Porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas;" (2 Corintios 10: 4).

La Iglesia de Dios está en una guerra cada segundo, cada minuto, cada hora. ¡Estamos en una batalla espiritual contra las puertas del infierno! Estamos en una batalla como nunca antes y tenemos que luchar con toda nuestra capacidad y cada arma espiritual posible. Cada niño de Dios es un arma para ser usada contra todos los diablos del infierno, pero hoy estoy desafiando a nuestras mujeres, jóvenes y viejas, a entrar en el centro de la batalla y proteger y luchar por la nación santa de Dios de la cual cada uno de nosotras Somos ciudadanos. ¡La batalla está apresurada! ¡Es hora de avanzar!

Una vez que usted está en el campo de batalla donde las balas están siendo disparadas alrededor de usted, una vez que usted ve ojo a ojo con el enemigo, una vez que usted lleva algunas cicatrices de la batalla, cambia quién es usted. Cuando sufres por la causa de la cruz, tu visión se vuelve más clara y más brillante a medida que asumes la mentalidad de un soldado. Hay una nueva determinación en el avance de la causa que tanto amas, hay una experiencia más profunda cuando has pasado de lo natural a lo sobrenatural, de lo ordinario a lo extraordinario, de lo humano a lo divino. Ahora eres una poderosa arma contra el enemigo. No eres una cobarde que huye del campo de batalla, pero ahora te encuentras con la batalla y declaras orgullosamente: "Moriré por ella, sufriré por ella, lucharé por ella, porque soy ¡UN SOLDADO de la CRUZ! ¡Nunca retrocederé! " La mentalidad de un soldado dice: "Esto es lo que nací para hacer, este es mi llamado, mi deber, mi responsabilidad y estoy lista para la acción".

Había una mujer valiente en la Biblia que estaba lista para la acción y no tenía miedo de ir a la batalla por Israel. Su nombre era Débora y no sólo era una guerrera, era una profetisa y un juez y juzgaba bajo una palmera. Pero aún más interesante es el hecho de que Deborah se llamó a sí misma la "Madre de Israel".

"MAS los hijos de Israel tornaron á hacer lo malo en ojos de Jehová, después de la muerte de Aod. Y Jehová los vendió en mano de Jabín rey de Canaán, el cual reinó en Asor: y el capitán de su ejército se llamaba Sísara, y él habitaba en Haroseth de las Gentes. Y los hijos de Israel clamaron á Jehová, porque aquél tenía nuevecientos carros herrados: y había afligido en gran manera á los hijos de Israel por veinte años. Y gobernaba en aquel tiempo á Israel una mujer, Débora, profetisa, mujer de Lapidoth:" (Jueces 4:1-4).

En este pasaje de la Escritura leemos que Israel había hecho lo malo ante los ojos del Señor, y por lo tanto, el Señor los vendió en la mano de Jabín, el rey de los Cananeos. La Escritura continúa diciendo que Israel clamó al Señor por la liberación de los Cananeos, que los había oprimido poderosamente durante 20 años. Los jueces en Israel eran líderes tribales que en tiempos de guerra actuaban como un punto de reunión para reunir a las tribus y organizar resistencia contra el enemigo. Dios oyó el clamor de su pueblo y habló a Débora, para reunir sus tropas contra los Cananeos. Según instrucciones de Dios, Débora reunió a 10.000 de sus soldados en el monte Tabor, porque la liberación venía a Israel. En obediencia al Señor, Debora llamó a Barak, su general, y le dijo lo que el Señor le había dicho. Esta es la respuesta de Barak a ella: "Y Barac le respondió: Si tú fueres conmigo, yo iré: pero si no fueres conmigo, no iré. Y ella dijo: Iré contigo; mas no será tu honra en el camino que vas; porque en mano de mujer venderá Jehová á Sísara. Y levantándose Débora fué con Barac á Cedes." (Jueces 4: 8, 9).

De la cima del monte Tabor, Deborah miró hacia abajo y vio los carros de los cananeos que venían a perseguir al ejército de Israel. Deborah sabía que era el momento de atacar. Se volvió hacia el general Barak y dijo: “porque este es el día en que Jehová ha entregado á Sísara en tus manos: ¿No ha salido Jehová delante de ti? Y Barac descendió del monte de Tabor, y diez mil hombres en pos de él. Y Jehová desbarató á Sísara, y á todos sus carros y á todo su ejército, á filo de espada delante de Barac..." (Jueces 4:14,15).

La Biblia dice que la victoria total fue ganada con la derrota del general Cananita Sisera y con el asesinato de Jabin, el rey de Canaán. Israel prosperó y prevaleció durante 40 años. ¡Había una canción de victoria para ser cantada! ¡Después de veinte años de opresión del enemigo, ahora habían sido liberados! Deborah comenzó a cantar la canción de la victoria, "Hasta que yo Débora me levanté, Me levanté madre en Israel." (Jueces 5: 7).

Deborah no sólo era una líder de Israel, sino que era como una madre para ellos. Israel necesitaba a Deborah, la amaban y ella los amaba. Ella era su protectora, cuando el enemigo vino contra su joven, se levantó como una guerrera que lucharía hasta morir por ellos. Israel la respetaba y sabían que era una mujer justa que era profeta de Dios para ese día y tiempo. Tenía una conexión con el Dios de Abraham, Isaac y Jacob. Dios habló a través de ella y por lo tanto, Israel podía confiar en su juicio. Deborah era persuasiva que convencía a la gente de que podía asumir riesgos extraordinarios y triunfar. Cuando su general se negó a entrar en batalla sin ella, ella valientemente dijo: "Yo iré con usted." Deborah tenía algo dentro de ella para Dios. No tenía miedo de llegar al campo de batalla, porque Dios ya le había dicho que la batalla era suya. Sabía que era una vencedora incluso antes de que comenzara la pelea. Tenía un deber que cumplir y sentía una responsabilidad para con Dios y con Israel. Era una mujer que no decepcionaba a Israel, ni decepcionaba a Jehová.

¡Iglesia de Dios, necesitamos que los Deborahs surjan hoy como madres en Israel! Necesitamos mujeres de distinción; Mujeres como Deborah, que protegen a Israel como a sus propios hijos; Mujeres que van a ser el modelo perfecto -consejeras, cuidadoras, mujeres que serán portavoces de Dios. Necesitamos a las Déborahs que, si Dios dice: "Hoy conducirás la batalla", se levantarán y correrán a la batalla, cantando la canción de victoria: "¡Me levante, Me levante madre de Israel!"

¡Necesitamos algunas madres en Israel que se levanten, tomen su lugar en la obra del Señor, nutrirán y ayudarán a guiar a La Iglesia de Dios! ¡Dios te necesita! ¡Hay algunas victorias que Dios quiere traer a través de ti! Cuando Dios dice: "Vete", levántate y sigue el ejemplo de Débora. Obedezca a Dios, aunque no sienta que ha sido llamado. Deje que Dios trabaje a través de usted. ¡Eres un arma espiritual!

En medio de tu ordinario, Dios puede hacer lo extraordinario, equiparte para hacer más de lo que has hecho antes. Es posible que no planees convertirte en una parte de la batalla, pero un desafío inesperado puede venir de arriba para ir a las áreas que nunca planeaste ir. Es hora de reclutar y sentir la necesidad de desafiarse unos a otros. ¡Es un tiempo de guerra y todo el mundo es necesario!

Llevemos el mensaje a través del Atlántico al Pacífico, tanto al territorio nuevo como al territorio desconocido, con el mensaje de Cristo y su gloriosa Iglesia. ¡Gracias a Dios por la Banda Misionera Femenil! Que cada corazón sea desafiado a declarar con el espíritu de Débora: "Hasta que yo Débora me levanté, Me levanté madre en Israel."

Sharon R. Griffin, Coordinadora General de la BMF