HALLAMOSLA EN LOS CAMPOS DEL BOSQUE

"LAS ARDIENTES palabras del Rey Salmista proseguían y la pluma del escriba luchaba por mantener el paso mientras anotaba el nuevo cántico de David. El rey hizo una pausa y el escriba dio un vistazo hacia arriba para captar la lejana visión en los ojos de David mientras él continuaba: "No daré sueño á mis ojos, ni á mis párpados adormecimiento, hasta que halle lugar para Jehová, Moradas para el Fuerte de Jacob. He aquí, en Ephrata oímos de ella: hallámosla en los Campos del Bosque." (Salmo 132:4-6)

UNA GLORIOSA PROFECIA

EL SALMISTA no hubiera podido saber el gran significado profético de su nuevo cántico. Ello recordaba el gozo del retorno del arca del pacto y de su transportación al lugar de su descanso en el tabernáculo en Jerusalén. Esto confirió expresión al gran celo de David para edificar una casa a Jehová, lugar donde Dios pudiera morar. No obstante, en términos proféticos, David estaba viendo el establecimiento y cumplimiento del programa de Dios en los últimos días. El nacimiento de Cristo en la pequeña ciudad de Belén, Ephrata, era el principio del plan de Dios para un nuevo tabernáculo, un nuevo templo de Dios, una casa espiritual donde Dios pudiera morar. La última fase de este programa divino que eventualmente culminaría en la segunda venida de Cristo, iba a comenzar en los Campos del Bosque, donde David dijo que halló la habitación de Jehová. De que estas palabras hacen referencia directa a la Iglesia, es algo que se muestra claramente, ya que en el verso 13 del mismo Salmo David nos dice que Sión (término profético para representar la Iglesia) ha sido elegida por Dios como Su habitación. Así que, la conexión profética es específica y distinta. El plan de Dios para los últimos días, el cual comenzó con la venida de Cristo, ("He aquí, en Ephrata oímos de ella," o Belén, donde nació Cristo) tendría su cumplimiento en el fin del tiempo, cuando la habitación de Jehová fuera hallada en los Campos del Bosque.

EL LUGAR DE SU CUMPLIMIENTO

¿COMO PODEMOS identificar y reconocer el lugar de este cumplimiento profético? Sigamos la senda despejada de la profecía en las Escrituras. El Apóstol Pablo en Hechos 20:29 predice la caída o la apostasía que lanzaría a la Iglesia primitiva en la oscuridad. (Lea también 2 Tesalonicenses 2:1-3; 1 Timoteo 4:1-3.) El acto final de esta tragedia ocurrió en el año 325 D. C. en• el Concilio de Nicea, tiempo para el cual la Iglesia vino a ser un mero instrumento del estado romano, substituyendo de esa manera la Palabra de Dios por un credo. Esa gran oscuridad habría de cubrir la Iglesia divina por casi dieciséis siglos. El hecho de que la Iglesia se perdiera de vista en esta gran oscuridad, es lo que hace el que la palabra ''hallámosla", que David usó, tenga un doble significado. Isaías 49:19 revela que la Iglesia se levantaría de la oscuridad (o sería hallada) en un lugar lejos de donde se había hundido. Para traer el cumplimiento de esta profecía, Dios comenzó a obrar allá en el tiempo de Colón, a fin de preparar un lugar que proveyera la atmósfera propicia y las condiciones necesarias para que la Iglesia se levantara y cumpliera su misión. Ese lugar era los Estados Unidos de América, miles de millas lejos del escenario donde ocurrió la gran apostasía de la Iglesia.

Siglos después de que David pronunciara sus palabras proféticas, el mismo Espíritu que inspiró su expresión, también movió los corazones de aquéllos a quienes Dios había escogido como instrumentos para su cumplimiento. Al debido tiempo, Dios empezó a moverse entre la gente humilde de Carolina del Norte, quienes comenzaron a escudriñar las Escritura: buscando la verdad y la nueva luz, estando de acuerdo en descartar los credos hechos por los hombres y aceptar toda la Biblia correctamente dividida. A este pequeño pero significativo principio, Dios envió a un humilde siervo que llevaba por nombre A. J . Tomlinson. Luego el12 de junio de 1903, un pequeño grupo se reunió en un hogar en la Montaña en el Condado de Cherokee, Carolina del Norte, para escudriñar más minuciosamente las Escrituras y para buscar la voluntad de Dios. Temprano en la mañana del 13 de junio, A. J. Tomlinson subió solo a la cumbre de la montaña para orar, y allí recibió una revelación que habría de transformar sus vidas y abrir un nuevo capítulo en la historia de la Iglesia. La gran verdad que amaneció en el corazón y alma de este hombre santo, le convenció de que este pequeño grupo era en realidad la Iglesia de Dios de la Biblia, ya que unánimemente habían acordado en aceptar toda la Biblia correctamente dividida y andar en su luz conforme les alumbrara en su senda. Ante tal declaración o revelación, el grupo asintió con unanimidad y A. J. Tomlinson vino a ser el primer miembro en tomar el pacto de membresía a la luz de tal nuevo entendimiento. Este fue el evento y el lugar donde la profecía de David se cumplió: ''Hallámosla (la Iglesia) en los campos del bosque."

UN GRAN DESPERTAMIENTO

IMAGINESE el drama. Muy temprano en la mañana, el varón de Dios comienza la ascensión de la empinada cuesta, pasa algún tiempo orando con gran intensidad o agonía, y finalmente la apacible e inequívoca voz de Dios hablando a su corazón. Luego desciende de la montaña hacia donde estaba el pequeño grupo de santos esperando con expectación su regreso. El temor y reverencia al comprender lo sagrado de este momento en el cual la verdad resplandeció sobre ellos como el amanecer de aquel nuevo día, fue seguido por la solemne administración del pacto de membresía. Estos son algunos de los elementos incluidos en este evento de tan tremendo significado, el cual tomó lugar el día 13 de junio de 1903 en los Campos del Bosque. Aunque oculta en este día de todas las mentes y corazones, excepto de aquel pequeño grupo de inquisidores de la verdad, la gran luz que tan repentina e inesperadamente resplandeció en esta tierra áspera y montañosa ubicada al oeste de Carolina del Norte, anunciaba el gran despertamiento de la última fase en el gran plan de Dios para las épocas.

EL LUGAR CONMEMORADO

Es muy propio el que este lugar sea conmemorado y consagrado, ya que ningún otro acontecimiento en el siglo 20 puede tener mayor significado para los hijos de Dios. De este lugar la Iglesia de Dios ha emergido llevando la llama de la verdad, proclamando al mundo la divina revelación del verdadero rebaño de Dios y abriendo a la par sus brazos amorosos a todas las razas y naciones del mundo. Los Campos del Bosque no es un lugar para meros retiros religiosos únicamente, o para la atracción turística. Este sirve de marca a la vez que hermosea el sitio donde la Iglesia de Dios surgió de la profunda negrura del oscurantismo, a fin de ser una vez más el faro de la verdad en un mundo que todavía tanteaba en la oscuridad espiritual. (Esto también sucedió en cumplimiento de Isaías 60:1-3.) La Iglesia de Dios estuvo perdida y desolada por muchos siglos; nosotros la hallamos otra vez en los Campos del Bosque.

Los Campos del Bosque es un proyecto memorial de la Iglesia de Dios de la Profecía, el cual consiste de más de 216 acres de terreno dedicadas a la revelación de la voluntad divina a través de la inscripción o grabación de la Palabra de Dios en piedras y a la erección de marcas de significado espiritual. Los Campos del Bosque se anidan en medio de la hermosura silvestre de la gran Cadena de Montañas Humeantes (Smokey Mountains), como una esmeralda pulida en medio de un montón de joyas sin pulir; en un lugar donde la voz de Dios habla a los corazones de miles por medio de mensajes y el plan de salvación grabados en piedras y en marcas erigidas allí. Estas marcas mudas hablan en palabras silenciosas, pero enfáticas concerniente a las gloriosas verdades de Dios.

Los Campos del Bosque están localizados en la Avenida T. V. A. 294, a 18 millas al oeste de Murphy; Carolina del Norte. Personas de todas las razas y credos religiosos son bienvenidas en sus visitas a los Campos del Bosque, lugar donde pueden disfrutar de la presencia de Dios y ver la presentación dramática de la verdad en una manera singular y reveladora. Los visitantes son admitidos sin costo alguno, a fin de que todos puedan recibir gratuitamente las bendiciones espirituales que les esperan en los Campos del Bosque.

LA MARCA DEL LEVANTA TE, RESPLANDECE

Esta marca está ubicada en los Campos del Bosque, en el lugar donde estaba la casa en la cual se condujeron los servicios los días 12-13 de junio de 1903, fecha para la cual la Iglesia de Dios emergió del Oscurantismo en cumplimiento de la profecía de Isaías 60:1: "Levántate, resplandece; que ha venido tu lumbre, y la gloria de Jehová ha nacido sobre ti."