OTROS SERMONES

Sermones de La Iglesia de Dios

El siguiente artículo es una reimpresión del impulso de Escuela Dominical de diciembre del 2006, de nuestra Coordinador General pasada, M. E. Wood. Está titulado “Un Escriba Preparado”.

En estos días tan llenos de necesidades y plazos diarios, todos de los cuales tratan de reivindicar todo nuestro tiempo de día y de noche; es importante que nos detengamos por un momento para traer a la memoria lo que realmente es de gran importancia—a saber, la importancia de ser escribas preparados. Debemos sacudirnos y desatarnos de todas las cadenas temporales que nos pueden impedir lograr las cosas de la vida que realmente son importantes.

Debemos entender que somos gente que va camino a la eternidad, y que sólo tenemos esta vida para prepararnos para esa grandiosa transición de una vida temporal a una vida eterna. Muy a menudo las cosas temporales que creemos ser tan importantes aquí, sólo son piedras de tropiezo para impedirnos hacer las cosas que verdaderamente son importantes. ¡Cuando nos paremos delante de Dios, será claro lo que realmente era importante! Para ser un escriba preparado, el estudio de la Palabra debe ocupar un lugar primordial. Hasta que tengamos un claro entendimiento, o una visión, de lo que es eternamente importante no seremos verdaderamente escribas preparados. Sin esta visión o entendimiento, no veremos la importancia del estudio diligente y otras cosas ocuparán ese precioso tiempo de estudio.

Nosotros no sabemos quién estará en nuestras clases de Escuela Dominical cada domingo. Quizás estemos enseñando la última lección que alguien escuchará este lado de la eternidad. Este conocimiento puede causar que pongamos nuestro corazón y alma en la tarea de transmitir toda la verdad importante de la Palabra de Dios. Tal vez alguien esté asistiendo que esté buscando el último rayo de esperanza que les cause seguir adelante. Muchos de los que se sientan en nuestras clases están dependiendo del maestro para que les suministre la verdad de la Palabra de Dios que les ayudará con las pruebas que enfrentan día tras día. Unos pocos comentarios superficiales de la Palabra de Dios no son suficientes para ayudar a estas personas. Para transmitir correctamente la Palabra inspirada de Dios se requiere un estudio en combinación con la unción y la inspiración del Espíritu Santo. Un estudio casual de la lección, bañada con un poco o nada de oración, no es suficiente para suplir las necesidades de aquellos que asisten. ¿Cuántas veces la Palabra, la cual ha sido impartida por nuestros pasados maestros de Escuela Dominical, viene a la memoria para guiarnos en esos tiempos difíciles de nuestras propias vidas? ¿Compartiremos con efectividad esas verdades con aquellos que ahora se sientan en nuestras clases?

Alguien mencionó el hecho de que la BIBLIA son instrucciones básicas antes de dejar la tierra. ¿Estamos transmitiendo efectivamente estas instrucciones en nuestras clases de Escuela Dominical? Estar preparado significa ser hábil, preparado y diligente. Un escriba (caphar mahir) preparado no meramente significa ser un escritor rápido, o un excelente hombre de pluma, sino uno eminentemente hábil para exponer la Palabra de Dios. Mateo 13:52 dice, “Y él les dijo: Por eso todo escriba docto en el reino de los cielos, es semejante á un padre de familia, que saca de su tesoro cosas nuevas y cosas viejas”. Aquí el tesoro se refiere a uno que guarda la verdad divina. Las cosas viejas y nuevas son presentadas desde el almacén de la verdad divina hasta el uso de frescas y nuevas ilustraciones y aplicaciones. Debemos preguntarnos a nosotros mismos qué tan grande es nuestra reserva de verdades divinas y si hemos empleado suficiente tiempo, o no, en la oración para que puedan ser dadas bajo la unción del Espíritu Santo. Las Escrituras nos relatan que Esdras era una escriba preparada. Esforcémonos para seguir el ejemplo de Esdras. ¿Serás un escriba preparado el próximo domingo?

Contactenos