OTROS SERMONES

Sermones de La Iglesia de Dios

Bettie Johnson Marlowe, Cleveland, TN


No tuve el privilegio de conocer al Hermano A. J. Tomlinson, pero a través del testimonio de mi padre de su poderosa oración, recibí un conocimiento del pasado Supervisor General, el cual atesoro. Mi papá, Luther O. Johnson, me contó de un año que el hermano Tomlinson vino a la Convención de Estado de Carolina del Norte que se celebró en una carpa. “Cuando se arrodilló para orar, el suelo tembló,” recordó mi padre. El hermano Tomlinson tenía familiares en High Point, Carolina del Norte, los propietarios de Tomlinson Chair Company.


Para comenzar mi “Viaje en la Historia,” tengo que comenzar con esta historia: El primer pastor de High Point (1927-1934), Hermano W. A. Elks, llevó un autobús lleno de personas para ir a la Asamblea en 1933. Las licencias de conducir apenas comenzaban a ser necesarias–él no tenia una. Mientras conducía por las montañas fue detenido por un policía que pidió ver la licencia de conducir del Hermano Elks, en la cual el Hermano Elks pisó el acelerador y se alejó. Persecución seguida; fue detenido nuevamente.


“¿Para qué hiciste eso?” preguntó el policía. “Quiero ver tu licencia de conducir.”
“Oh, pensé que habías dicho que querías verme conducir.”


Cuando tenía 8 años, el hermano C. L. Taylor (su esposa era Julia Taylor–una enérgica pequeña predicadora) era el Supervisor de Estado de Carolina del Norte. Recuerdo haberlo visto cuando estaba arrodillado en el altar una noche. Sus zapatos tenían agujeros en las suelas. Él no tenía un automóvil y caminaba a todas partes.


Ese año la iglesia estaba siendo remodelada y los servicios se llevaban a cabo en un almacén. Amos J. Creel, el hijo de nuestro pastor, C. V. Creel, celebró un avivamiento en mayo de 1944. Yo era una de una docena de otras personas de mi edad que fuimos salvas y fuimos bautizadas por el hermano Amos. Él también me recibió en la Iglesia. Quien lo sabría, que 50 años después, como Supervisor del Estado de Alabama, me pediría que elaborara planes para las oficinas en el tabernáculo de Alabama. Su hermana Betty, 15, era la líder de la BLV y maestra de jóvenes casados de la Escuela Dominical, y 40 años después, nuestros hijos fueron amigos.


El hermano Amos era alto (él podía lanzar su pierna sobre el pulpito cuando predicaba), rubio, apuesto predicador, y varias jóvenes en Carolina del Norte tenían sus ojos puestos en él. Una se acercó a él un día y le reveló, “Dios me dijo que deberíamos casarnos.” El hermano Amos simplemente echó hacia atrás la cabeza y se rio, diciendo: “¡si Dios quisiera que me casara contigo, ¿no crees que me lo hubiera dicho a mi primero?!” Él después de casó con Dorothy Reese. Ella sirvió como Directora de Campamento durante años y aprendí mucho de ella. E incluso tuve sus hijos en mi Campamento en Tennessee.


Todavía estoy alabando a Dios porque estuve en la Asamblea General de 1944. Tantas cosas pasaron. Primero nos detuvimos en los Campos del Bosque para el programa de Pre- Asamblea. Ese año, no había escalones para subir a la Montaña de Oración y subíamos jalándonos por una cuerda a lo largo de un sendero que pasaba junto al Árbol del Testimonio. El altar largo no había sido construido aún, pero el lugar donde el Hermano Tomlinson había “orado y prevalecido” estaba marcado por un cartel y piedras.


Al otro lado del valle, los 10 Mandamientos fueron construidos con tablas pintadas, esto fue una mejora de la cal utilizada anteriormente. La Cruz de Todas las Naciones estaba en su lugar y la Banda de las Bahamas marchó por el polvoriento camino hacia la cima de la montaña para la dedicación. Niña que era, bajé la montaña por el antiguo camino, balanceándome de tronco en troco de un árbol hasta que llegué al valle. El segundo servicio bautismal se llevó a cabo en la piscina que Florida financió el año anterior. El pabellón era de celosía pintada de verde. Recuerdo que una pequeña casa todavía estaba en la ladera y la gente estaba sentada en el porche mirando el acto. El cuidador era el hermano Tugman, suegro de Clement Lynch, el Coordinador de Estado de la BLV de Carolina del Norte, antes de ser nombrado Supervisor de Estado.


La entrada principal había sido construida, financiado por las iglesias de Michigan y el sepulcro por las iglesias de Tennessee. El “Monumento Conmemorativo de la Visión” fue financiado por las iglesias de Luisiana.


Mas tarde ese año, el Dr. y la Sra. Frank Bowen trajeron plantas de la Tierra Santa para embellecer los Campos del Bosque. Estas fueron plantadas en el jardín alrededor del sepulcro.


Y luego, no podía creer que estuviera realmente en Cleveland. Las calles de alrededor del tabernáculo estaban bloqueadas y la gente en todas partes. Arriba y abajo de la Avenida Central y de la calle Short había todo tipo de lugares de comida, cabinas fotográficas y puestos de recuerdos. La gente también vendía sándwiches en la calle. Recuerdo que uno te vendía una barra de chocolate, que era difícil de encontrar, si comprabas un sándwich. Solo había un restaurante, una cafetería en el Hotel Cherokee, un restaurante y el Snack House en Cleveland. Los puestos de comida eran el alimento principal para los delegados de la Asamblea. Y como no había moteles, los residentes de Cleveland abrieron sus casas, colgando sábanas en los rincones de las habitaciones para proporcionar alojamiento.


Nota: Conocí a otra niña de mi edad y su madre tenia mucho dinero, y ella nos compró globos, helado y todo lo que queríamos. Mis padres no tenían mucho dinero. Ellos estaban durmiendo en la cajuela del vehículo y comiendo sopas de latas calentadas por el sol en la ventana trasera. Mi abuelo tenia un puesto de hamburguesas y mi tía, tío y yo dormíamos en su camioneta estacionada al lado. El olor de una hamburguesa todavía despierta esos maravillosos recuerdos.


El punto culminante de esa Asamblea fue la unción del Espíritu Santo del hermano M.A. Tomlinson como Supervisor General el viernes 15 de septiembre. Estaba paralizada por el mover de Dios y aun no puedo evitar llorar al pensar en esa maravillosa ocasión. Hubo una proclamación de L.V. Jones, un mensaje e interpretación y un ondear de pañuelos. Los Supervisores de Estado le levantaron las manos al hermano Tomlinson y todos los que pudieron, le pusieron las manos encima.


Era casi mediodía cuando el hermano Tomlinson dio su mensaje anual. Me puse de pie mientras él dirigía a la congregación en la promesa de la bandera e incluso cuando tenia 8 años, me di cuenta de la importancia de estos sucesos. En estos momentos, apenas puedo ver lo que estoy escribiendo a través de las lagrimas que siguen llegando. ¡Cómo alguien puede describir la presencia del Señor en tal evento!


No pude quedarme quieta en esa Asamblea. Dancé por los pasillos como todos los demás. No puedo decir que estuve en el Espíritu todo el tiempo, pero yo estaba feliz. Sentí al Señor y quería unirme al regocijo. Recuerdo que alguien les dijo a mis padres, “Esa niña está pasando un buen tiempo.”
Amos Creel estaba en la escena mientras él y el secretario de la BLV Willard Boyles le presentaban un automóvil al hermano Tomlinson. Hubo un accidente más tarde y la hermana de Amos, Sella, quien estuvo también en el accidente, le quedó una cicatriz en la frente por el resto de su vida.
En la 39na Asamblea, la pintura de Inspiración original (Cristo) y el retrato de A. J. Tomlinson, pintado por el artista J. M. McConnell, fueron presentados a la Iglesia.


Varias primicias surgieron en esa Asamblea:
El AMIP tuvo su primer programa de Asamblea moderado por Grady Kent, quien había sido nombrado el año anterior.


Fue la primera vez que escuché como tocaba el piano Beulah Miracle bajo el poder el Espíritu Santo, y usted debería haber visto a Marie Wilson, mientras danzaba en el Espíritu, saltando de un balcón a otro, y sin perder un paso.


Fue la primera vez que escuché un reporte del Comité de Asuntos y Preguntas y fui adicta a las sesiones de negocios desde entonces. Sentí que Dios, Él mismo, aquietó el cielo para escuchar lo que estaba haciendo Su Iglesia. La discusión incluyó la Coca-Cola y el permanente de cabello.
Nota: Mi papá me enseñó acerca de la Iglesia a través de los años y a estimar a nuestros líderes. Estoy segura de que mis profesores estaban confundidos cuando regresaba en enunciados las palabras asignadas, y obtenían información sobre la Esposa de Cristo y la doctrina de la Iglesia.


El hermano Queener me contó mas tarde sobre la discusión de “beber de una botella.” Él dijo que escuchó todos los comentarios pros y contra, luego decidió acercarse al micrófono. “Donde he estado en el campo misionero” dijo, “usted estaría feliz de beber de la impresión de pezuña de un caballo.”
Joyful News Broadcast se convierte en una revista oficial de auxiliar. Unos ocho años más tarde, escribí mi primera historia en Joyful News. Cuando solicité el puesto de trabajo en el periódico Cleveland Banner, esa historia publicada fue parte de mi referencia, junto con varios Mensajeros Ala Blanca, material de Campamentos de Jóvenes y lecciones de la Escuela Dominical. ¡Mire cómo trabaja Dios!


Personal para mí: la hermana Pattie Scotton habló el miércoles y repartió pañuelos ungidos. A principios de ese año, estaba yo mostrando principio de paperas y tenia fiebre alta. Mis padres, en medio de la noche, me llevaron a casa de la hermana Scotton para que orara por mí. Recuerdo que esa querida dama de color ahuecó sus manos alrededor de mi rostro y oró para que la niña sanara. Nunca se hincharon las paperas y, aunque estaba cerca de personas que tuvieran paperas a lo largo de mi vida, nunca contraje las paperas. La hermana Scotton era la Matriarca de la iglesia en High Point y tenia fama de ser una guerrera de oración. Cuando asistíamos a las reuniones en la iglesia de personas de color (Las convenciones se llevaron a cabo allí ya que era un edifico más grande que el nuestro), las hermanas vestían de blanco, gritaban y alababan al Señor. Ella era la madre de Ralph Scotton y de los otros Scotton y abuela de Sons of Harmony quienes fueron muy populares durante varios años. Años más tarde, recuerdo en la Convención de Estado de Carolina del Norte, veía a este niño bailando en el pasillo. Él era Bruce Scotton, quien predicó el mensaje de sanidad en la Asamblea cuando creció y se casó.


Mi papá me contó sobre el tiempo a principio de la década de 1950 cuando el Espíritu Santo reafirmaba al hermano Tomlinson. Él y el hermano Ralph estaban al lado derecho del lugar. Papá dijo que sintió un rayo del Espíritu y el hermano Ralph expulsado de su silla a la puerta y corrió hacia la tribuna y ayudó a levantar las manos del hermano Tomlinson mientras daba un mensaje del Espíritu Santo.


Tengo una confesión que hacer. Como dije antes, los puestos se ponían a lo largo de la Avenida Central y la calle Short y mi puesto favorito era el de pan de dulce (snowball). Un día, varios de nosotros los jóvenes decidimos subir y sentarnos en el balcón. No quería tirar mi pan de dulce (snowball), así que lo llevé conmigo y me senté cerca de la ventana con vista a la calle Short. Cuando terminé, arrojé el papel desenredado. ¿Adivina quien estaba caminando por la acera? El hermano E. H. Griffith. Este cayo en la corona de su sombrero. Él fue directamente al micrófono y lo dijo a toda la Asamblea. Pero nunca supo quien lo hizo hasta que escribí una columna y lo dije en el periódico Banner en 1987. Y finalmente le dije al hermano Tomlinson cuando leo los nombramientos desde el estrado. Cuando entré a la Iglesia en Peerless Road el siguiente domingo, el hermano Tomlinson me encontró en la puerta–su dedo apuntado hacia a mí.


No puedo relatar todo lo que experimenté en esos años, así que me estoy saltando el programa de Pascua de 1948. Era la primera vez que veía el programa de Pascua. Por primera vez, el programa incluía eventos desde el Gethsemaní hasta el Aposento Alto. Comenzó antes del amanecer, y al rodar la piedra, la dinamita sacudió esas montañas. Entonces se encendieron las luces que revelaban la piedra rodada y el ángel en la tumba vacía. J.J. Steward de Cleveland escribió en el Mensajero Ala Blanca, “Oleada tras oleada de gloria rodó sobre la multitud y gritos de gloria y gran jubilo se convirtieron en el propósito de la hora.”


El abogado James F. Corn, fue uno de los funcionarios de la ciudad quien habló a la Asamblea el 13 de septiembre de 1949. Sorprendentemente, cuando lo entrevisté para una historia del periódico Banner en 1987 sobre el árbol de Ginkgo en la biblioteca, él compartió sus recuerdos de ese momento conmigo.


En 1949, la primera selección del Bethel Book Club fue publicada–“Under His shadow” por Ora Mae Campbell. Creo que es digno de mención que, en 1952, “The Night Shineth” por R. O. Covey fue publicado, y todavía lo tengo.


En 1951, aquellos que asistimos a la 46ta Asamblea recordaremos el servicio de sanidad. El periódico llevó la noticia. El tabernáculo estaba abarrotado y el departamento de bomberos cerró las entradas y se colocaron ujieres para “proteger” las puertas, ya que el edificio estaba a plena capacidad. (Me las arreglé para pasar, tuve que esperar hasta que alguien salió con un bebé, y cuando les permitieron volver a entrar, simplemente tomé la mano del bebé y entré con ellos.) Los hermanos Mcgee y James Staggs predicaron los mensajes de sanidad y casi 1,900 pasaron a través de las líneas de sanidad. Fue publicada una foto del Supervisor General en el periódico donde alababa al Señor por las sanidades milagrosas. En la foto se pueden ver tres pares de muletas como evidencia de que el cojo fue sano. (Para el relato de otro testigo ocular, lea el informe del hermano C. T. Davidson en la página 583 del libro Sobre esta Piedra, Volumen 3.)


Ese también fue el año de la primera y más grande joven del orfanato, Martha Evans, se convirtió en la novia de Olen Fiveash, el matrimonio oficiado por C. T. Davidson el domingo, 16 de septiembre. Casi 20 años después, tuve sus hijos en el Campamento de Jóvenes en Tennessee el cual yo dirigí.
Y la editorial libre de deudas fue dedicada. Una capsula del tiempo fue enterrada frente el edificio “que se abrirá 2000 A.D.”


El programa del avión, que había sido lanzado años antes, estaba creciendo y en 1952 mi familia asistió a Zebulon, Carolina del Norte, aeropuerto donde se recaudó suficiente dinero para comprar un Cessna 170 para Carolina del Norte. El hermano Tomlinson voló para la reunión. Mi primer vuelo en un avión fue en un avión de la flota Ángel Blanco ese día. Leroy Field era el piloto. Mi madre estaba tan inspirada que estaba lista para comprar un avión y yo iba a aprender a volar. Eso no sucedió, aunque tomé una lección de vuelo para celebrar mi 70 cumpleaños.


La Gira de Aniversario Twin se lanzó con 50 aviones, con pilotos uniformados yendo a seis lugares diferentes. Los aviones sumaron 88 y tuvimos 100 pilotos con licencia.


Todos estábamos en casa cuando llegó la noticia de que “de la Profecía” se le agregaría a La Iglesia de Dios en 1952. Y en la 48va Asamblea, nos dieron los detalles del fallo. Mas de 40 años después, entrevisté a Virgil Carmichael, uno de los abogados que representaba el interés de la Iglesia. La entrevista fue para mostrar sus habilidades culinarias (me preparó pan de maíz), pero luego me llamó a su estudio y me contó sobre el juicio. Desde entonces él fue nombrado juez. Cuando él murió, su esposa me dio las notas personales que él usó para la defensa de la Iglesia.


Homer Tomlinson, el hermano mayor del hermano M. A. Tomlinson, apareció en los Campos del Bosque ese año. Recuerdo haberlo visto entrar con un pequeño grupo. Dio la casualidad de que yo conocía a una de las damas del grupo (de Carolina del Norte) y mientras lo veía se dirigió hacia la Montaña de los Diez Mandamientos con un mazo. Empezó a intentar romper uno de los mandamientos, pero se frustró en sus esfuerzos. Él tenía su propio fotógrafo y reportero de noticias con él.


Luego lo vi de nuevo en Cleveland. Estaba parada en medio de la Avenida Central cuando lo vi con una lata de pintura negra. Se las arregló para pintar algunas letras sobre la puerta en Bible Place, pero luego fue detenido. Mas tarde entré al tabernáculo donde el hermano Tomlinson estaba en el podio. Homer entró, subió a la plataforma y besó al hermano Tomlinson en la mejilla. Los ujieres lo escoltaron fuera del tabernáculo porque no sabían lo que él había planeado. El hermano Tomlinson fue tan amable y pidió oración por su hermano, enfatizando su amor por él.


Pero, aun así, muchas cosas buenas sucedieron ese año. Vi el modelo de la marca propuesta para el Monte Hatin presentado durante el programa del AMIP. Qué emoción saber que iba a suceder.
Este fue el primer año en que mi familia (la familia Johnson) comenzó tiempo completo en avivamientos. Tuvimos avivamientos consecutivos, nunca nos saltamos una noche, y con 17 años, recién salida de la escuela preparatoria, fue un sueño hecho realidad. Fue un regalo para mi padre, quien había sido llamado a predicar desde los 19 años y esta fue finalmente la respuesta.
También celebramos el 50ma aniversario de la Escuela Dominical junto con el 50ma aniversario del Levántate, Resplandece en 1903. La hermana y el hermano Higdon cantaron un canto que escribí para el servicio. Tuvimos un visitante especial. El Senador de los Estados Unidos, Estes Kefauver, fue escoltado al tabernáculo y se dirigió a la congregación, resaltando que era el 50ma aniversario de la Iglesia.


Thomas Duncan fue nombrado para dirigir el Broadcast Record Club con ganancias en registros para financiar programas de radio.


El año 1954 vi un nuevo pabellón de ladrillo que reemplazó el antiguo en Los Campos del Bosque. Me paré en las afueras de la multitud en la boda de Elwood Matthews y Roberta Nunnery en la nueva estructura. No sabia que 40 años más después estaría escribiendo en los ministerios de radio y televisión de la Voz de Salvación. El hermano Matthews, junto con Roberta y el personal de la Voz de Salvación, hicieron una serie de videos en Los Campos del Bosque. Un día tuvimos que cortar nuestra grabación cuando una tormenta de lluvia pasó por el pabellón. El hermano Jim Williams era el cuidador, y su esposa Georgia nos preparaba nuestro almuerzo cada día.


En 1956, se informó que la Escuela Conmemorativa Tomlinson graduó cuatro estudiantes y la escuela se abrió para que otros fuera del orfanato pudieran asistir. La escuela y el orfanato fueron apoyados por las Escuelas Dominicales. No tenia idea que 16 años después, adoptaríamos un hijo del orfanato y en 1985, él asistiría al Colegio Tomlinson.


Durante los años anteriores a la 51ra Asamblea, Grady Kent había ganado una reputación y seguidores por su predicación y promoción de los Campos del Bosque y el programa de aviones. Recuerdo que mi familia conduciría millas solo para estar en uno de sus servicios. Pero durante su mensaje a la 51ra Asamblea, hizo la declaración, “Si pierdo la cabeza y dejo la Iglesia, no se vuelva loco y me siga.” (No sabíamos lo que estaba pasando a puerta cerrada ya que el presbiterio estaba lidiando con la situación. El hermano Jess Pruitt dijo que estaban tratando de salvarlo.) Tristemente, unos meses después de la Asamblea, él se había ido, y L. S. Rhodes, el diseñador de los Campos del Bosque, terminó el año. G. A. Wilson fue nombrado el próximo año.


Llevamos a cabo un avivamiento en mayo de 1957 en la iglesia en Wildwood Avenue en Cleveland. Dios nos bendijo maravillosamente y la gente se sintió muy animada. Recuerdo que el hermano C. R. Payne recogió centavos para pagar mi membresía del AMIP y el hermano Tomlinson dijo que estaba contento de que una tercera chica de Carolina del Norte estuviera en Cleveland (refiriéndose a Mazine y Peggy Bell). El hermano Rhodes nos pidió que cantáramos “Buscando la Piedra” en la próxima Asamblea. ¡Qué honor! Parece que Dios usó ese canto para darles la victoria a la gente en un momento difícil.


Ese año, 1957, la televisión fue discutida nuevamente, y, después de una advertencia sobre lo que se veía, el Comité declaró, “…dejamos a la conciencia del individuo, tanto el ministro como el miembro, si compra o no un televisor.”


Nota: Durante las marchas de estado y nacional, los Supervisores honraban al hermano Tomlinson con regalos de su gente. Un año, el hermano Avery Sullivan repartió dólares de plata a los delegados de Arizona para dar al hermano Tomlinson. (Ese año, los Johnson trabajaron en Arizona, así que marchamos con ellos.)


Aun estábamos evangelizando y después de la mayoría de las Asambleas, el hermano Tomlinson le decía a mi papá que llevara el tráiler a su casa antes de partir para nuestro próximo avivamiento. Él lo llenaría con comida. Una vez cuando almorzamos con él en su casa en Georgetown Road, fue a su habitación y sacó camisas y pañuelos para mi papá. La hermana Tomlinson notó que los pañuelos tenían “T” sobre ellos, y ella dijo, “Milton, esos tienen una “T” en ellos. El hermano Johnson no quiere pañuelos con tu inicial.’


“Eso es para que recuerde quien se los dio,” dijo el hermano Tomlinson, riéndose. Desde el momento que lo conocí en 1944, el hermano Tomlinson nunca olvidó de quien era yo–la hija del hermano Johnson–y cada vez que él me veía, se reía y preguntaba, “¿aún Johnson?” le dije que él sería el primero en saber cuándo me comprometiera.


En febrero de 1958, tuvimos el estreno de la película producida por la Iglesia, “El Pequeño Israelita,” en la Convención de Distrito en High Point, Carolina del Norte. Me había involucrado con el Departamento Visual cuando el hermano Jack Decker era el director. El departamento había comenzado con el hermano Bancroft varios años antes. Su sucesor el hermano Decker había aceptado mi guion para la película y fue filmado en High Point con los jóvenes como actores. Uno era Jim O’Quinn, que había enseñado a la clase de adultos de la Escuela Dominical desde que era una adolescente. (Él solía llevar la bandera y liderar la marcha de los espigadores cuando tenía 11 años.) Otra era mi madre. Estábamos en avivamiento en Buras, Luisiana, cuando se fijó la fecha del estreno y mi madre y yo viajamos a través de Cleveland para unirnos al resto de la tripulación, la cual incluía las hermanas Mazine Bell y Pearline Bell Shroyer, para el viaje a High Point.


Durante el IEB en 1959, filmamos “De Pie Afuera,” con los personajes principales del personal del Departamento Visual y con los estudiantes del IEB. Barbara Highdon y Mazine Bell eran operadoras de cámara. Bonnie Cox (Grisham), la hermana de Buford Gerald Cox, interpretó a la afligida esposa de Pete Peterson (en el ataúd), y el hermano Vernon Galloway de Carolina del Sur era el visitante del infierno.

 

Nota: Este evento debe insertarse aquí. En 1959, mi padre le administró el pacto de la Iglesia al Hermano Ard. Él y Doris no habían estado casados por mucho tiempo cuando vinieron al avivamiento que llevamos a cabo en Laurel Hill, Carolina del Norte. Doris y yo nos habíamos conocido años antes en la Convención de Estado en Carolina del Norte cuando ella tenia 14 años. Quien sabía que 50 años después, el hermano Ard me administraría el pacto en La Iglesia de Dios, Southside.


El hermano Tomlinson, en su mensaje a la 53ra Asamblea, llamó a una cruzada de oración por la membresía. Ciertamente eso provocó el gran servicio de altar en 1959. Justo cuando el hermano Queener venía a predicar, habíamos estado cantando y alabando al Señor, el Espíritu Santo se hizo cargo. Todo el edificio estalló con el poder de Dios con bailes, gritos y oraciones. En todo el tabernáculo, llegando a los balcones, la gente estaba arrodillada y clamando a Dios. Todo el lugar estaba electrificado, al parecer, por el Espíritu Santo. Incluso afuera, la gente oraba en las aceras y en las calles. El servicio se transmitía por la radio y la gente de todo Cleveland se dirigió al tabernáculo. Algunos que habían llegado a casa ese día (domingo), se dieron media vuelta y regresaron. Fue indescriptible. Cuando recuerdo esa noche, todavía siento esa corriente de poder que tanto nos humilló, al mismo tiempo, exaltó la Asamblea a los lugares celestiales.


El programa de la Piedra de Honor se inició por el hermano L. S. Rhodes muchos años antes con las iglesias con miembros salvos dándoles una piedra de honor en la lista del Muro de Honor en los Campos del Bosque. En 1961, el programa de la Piedra de Honor se reformó dando una piedra de honor blanca a las iglesias con todos los miembros santificados. El nombre de la iglesia era grabado en rojo, simbolizando la sangre de Jesús. Durante el programa de los Campos del Bosque, las piedras de honor eran llevadas al Muro de Honor en la Montaña de Oración detrás de la Sala del Santuario.
Saltando hacia adelante: Mi esposo y yo nos casamos el 30 de octubre de 1964, oficiando el hermano G. A. Wilson, quien era Supervisor de Estado de Carolina del Sur para ese entonces. Fuimos a trabajar a Pennsylvania bajo el Supervisor de Estado hermano Malcom Linkous el primer año de nuestro matrimonio y esa sería toda una historia. Mis padres habían sido enviados a Pennsylvania por el hermano Tomlinson a trabajar en una iglesia nueva en West Hickory. Una maestra jubilada había donado un edificio y un remolque para vivir. Ella me compró mi vestido de novia.


En 1966, fuimos nombrados en Carolina del Sur, mi esposo como director de la Escuela Dominical a nivel estado y yo directora de música y Campamento. Durante el tiempo de la Convención de Distrito en 1967, tuvimos dos tragedias. Fuimos notificados de la muerte del Supervisor de Distrito y su esposa, el hermano y hermana Reece, y luego recibí la llamada telefónica del incendio de la Casa de Publicaciones.


No desanimados, la BLV lanzó una campaña para construir una nueva editorial en el terreno recientemente comprado en la calle Keith. La Iglesia comenzó a recaudar fondos para un nuevo tabernáculo que podría contener a la multitud que asistía a la Asamblea. Fue un placer ver cómo respondió la gente, especialmente el hermano Tomlinson, quien acostumbraba a saltar para mostrar su deleite.

 

El año siguiente, 1968, la Asamblea se celebró por primera vez en 52 años fuera de Cleveland. El Auditorio Conmemorativo en Chattanooga fue alquilado, pero eso no detuvo el desfile que llenaba las calles de la ciudad.


En 1972, la Banda de la Bahamas entró en el nuevo tabernáculo en la calle Keith. El hermano Tomlinson llamó la atención sobre las nuevas características del edificio, incluidas las cabinas en la parte trasera del auditorio circular de 10,006 asientos con micrófonos que podrían enviar y recibir. En la primera sesión, se dio cuenta de que ya estaba desbordado, tanto con las personas como con el Espíritu de Dios.


Reflexión: Recuerdo a esa hermana Marie Wilson, la que había bailado en la Asamblea de 1944, trabajó muchos días con el gerente de propiedades el hermano Henry Callis, limpiando y poniendo el tabernáculo listo para el servicio de apertura. No estaba terminado y no había alfombra en los pasillos. El hermano Hubert Vicars se dio cuenta del peligro cuando corría hacia la plataforma y resbaló dándose un duro golpe.


Los programas de auxiliares fueron mejorados en las Asambleas. Recuerdo que el Ave de Muchos Colores volaba desde el balcón hasta la tribuna en el centro del auditorio y el hermoso desfile de las Naciones el cual había comenzado con el nombramiento de Charles Hawkins como secretario de misiones. El AMIP también se superó con proyectos, ayudado por Ruther Turner, quien trabajó con el hermano Pennington varios años. Mi esposo fue el secretario de la Escuela Dominical en Tennessee y el hermano G. A. Wilson, en aquella época el Supervisor de Estado de Tennessee, asistieron al programa de la Escuela Dominical. Construimos una “iglesia” con bloques auxiliares de niños sacados de la casa de niños. Uno era Terry Spillars de 5 años y lo llevamos a casa para ser nuestro hijo.


Cuando fui a trabajar para la Voz de Salvación en 1989, me había desempeñado como editora de Estilos de Vida en el periódico Banner, y era renuente a renunciar, pero me aseguraron que era la voluntad de Dios que debería hacerlo por un tiempo. Así que estaba en el grupo que fue a Rusia en marzo de 1990 para llevar Biblias a Rusia y Ucrania. Me enteré de que se estaban llevando acabo reuniones en el Cuartel General en relación con la destitución del hermano Tomlinson y personalmente escuché comentarios despectivos sobre Los Campos del Bosque y la Bandera de la Iglesia. Una vez vi a un ministro pisotear el Mensajero Ala Blanca y declaró que no pagaría diezmos mientras el hermano Robert Pruitt fuera editor asistente. Luego, cuando nos estábamos preparando para partir hacia el aeropuerto, se hizo la siguiente declaración, “Bueno, tal vez tengamos un nuevo Supervisor para cuando regresemos.” Me fui con un corazón pesado.


No sucedió mientras estábamos en Rusia, sino poco después. El Presbiterio fue llamado y la VDS asistió para hace un video del proceso. A partir de esto, hicimos el video, “Pasando el Mazo.” Todavía puedo sentir la tristeza de la renuncia del hermano Tomlinson, en contra de su voluntad.
Estuvimos en el tabernáculo de la Calle Keith casi 10 años antes de que se sugiriera que la Iglesia hiciera un estudio para sacar a la Asamblea de Cleveland. Estaba en la primera fila, cubriendo la Asamblea para el periódico Cleveland Banner, escuchando las razones para mudarse. El hermano Mike Bridges, quien estaba fungiendo como fotógrafo de la Asamblea, estaba sentado a mi lado. Volteó hacia mí y me dijo con un suspiro, “Se fue.”


En la última Asamblea en Cleveland, 1991, se habló sobre el uso del oro. Primero fue presentado, luego nuevamente fue traído a discusión al final de la Asamblea. Al mismo tiempo, estaba trabajando en un puesto en el centro comercial y fui testigo de la campaña para acabar con la enseñanza. Luego, después de que se tomó la decisión, vi puños levantados con gritos, “Ganamos.”


Llorando, ese domingo tropecé colina arriba hasta la oficina de la VDS y también encontré a Gladys Scotton llorando en el baño. Nos abrazamos y lloramos juntas por lo que había sucedió en la Asamblea.


El próximo año, durante el reporte del Comité de Asuntos y Preguntas, estaba en la cabina de grabación móvil cuando estalló la celebración del fallo. Hubo mas regocijo por el cambio de la enseñanza 26 que por las dos naciones que se alcanzaron ese año.


Nota: Durante el tiempo que trabajé para la Voz de Salvación, también produjimos el video, “La Casa Aleluya,” escrito por Wanda Edwards, la hija mayor del Hermano Tomlinson. Esto fue sobre el hogar del Obispo A. J Tomlinson.


Cuando se introdujo el tema del liderazgo plural en la Asamblea 1991, el estudio fue asignado en 1990, yo estaba tan preocupada. Busqué al hermano Griffith para tratar de entender lo que estaba sucediendo. Él me advirtió que este era el comienzo del fin del gobierno teocrático en la Iglesia y que se estaba infiltrando antes de que la gente se diera cuenta. El hermano Ard también me dijo que otras cosas se estaban discutiendo eran una cortina de humo para llamar la atención de la gente sobre lo que realmente estaba sucediendo. En el momento en que se presentó el razonamiento para llevar la Asamblea lejos de Cleveland, yo estaba trabajando en el periódico Banner. La noticia que recibimos fue que el Jefe de Bomberos Dodd había suspendido los servicios en el tabernáculo hasta que cumpliera con los códigos de incendios. Pero nuestro director llamó a Dodd para obtener su declaración. Recuerdo claramente que el editor salió de su oficina, cruzó la sala de redacción frente a mi escritorio y dijo, “Dodd dijo que estaba bien tener la Asamblea”


En marzo de 1994, llamé al editor del periódico Banner, Goldie Wattenbarger, y le pregunté si todavía deseaba que volviera. Él dijo, “Sí, hay una vacante en el departamento de Estilo de Vida.” Mas tarde le dijo a su club y a su clase de Escuela Dominical que Dios me envió de vuelta al periódico Banner. Sé que eso fue cierto.


El 27 de abril de 1995, el hermano Tomlinson pasó a la gloria y el editor del periódico Banner me pidió que escribiera la historia sobre el amado residente de Cleveland, el Supervisor General de la Iglesia. Fue un honor hacerlo. Fue enterrado en el cementerio Sunset en Cleveland.
Otro capitulo en la historia de la Iglesia fue cerrado. Pero otro ya había comenzado en 1993…

 

Contactenos