OTROS ESTUDIOS

Estudios de La Iglesia de Dios

LA BANDA DE LOS LIDERES VICTORIOSOS

¿Hay necesidad de un auxiliar de jóvenes en La Iglesia de Dios? Una mirada a los eventos de los pasados cincuenta años es todo lo que necesitamos para contestar esta pregunta. Los problemas de disciplina en el salón de clases cincuenta años atrás son drásticamente diferentes de los de hoy. Dichos problemas no son vistos únicamente en el salón de clases, sino en los diferentes círculos de la sociedad; éstos tienen mayormente su raíz en los disturbios ocasionados por los conflictos familiares. Se manifiestan en las calles, no sólo de América, más también en las de todo el mundo.

Nuestra juventud confronta un mundo muy diferente hoy que el que sus padres afrontaron. El abuso de las drogas y el alcohol. el sexo premarital, etc., son únicamente algunos de los males que vemos en un mundo corrompido en el pecado. Es vital que equipemos nuestra juventud con las armas espirituales que ellos necesitan para hacerle frente a Satanás y a sus muchas tentaciones. Las presiones de sus amigos en la escuela son muy reales. La Iglesia de Dios no puede ser como el avestruz, el cual esconde su cabeza en la arena. Los problemas no desaparecerán por el hecho de pretender que no existen.

Los líderes de La Iglesia de Dios vieron la necesidad de proveer para nuestra juventud. Durante la 23ra Asamblea del 1928. el Comité de Asuntos y Preguntas informó: "Creemos que nuestra juventud podría ser más feliz en el servicio del Señor, de más valor para la obra de la Iglesia y para sí mismos. y más arraigados y establecidos en la Iglesia, si estuvieran organizados en bandas. Dichas bandas podrían reunirse para la oración, estudios bíblicos, visitación y otros tipos de servicio cristiano". Dicho reporte [informe], el cual trajo como resultado la introducción de la Banda de los Líderes Victoriosos, es muy aplicable para nuestra juventud de hoy.

Los sicólogos nos dicen que los niños pasan por etapas evolutivas [del crecimiento]. En cada etapa, del desarrollo, hay destrezas que aprender. El desarrollo cristiano es también idéntico al desarrollo físico de la persona. Esta es la razón por la cual programas separados son necesarios para los niños, los jóvenes y los adultos. La Banda de los Líderes Victoriosos ha sido diseñada para ministrar a las necesidades del individuo cuando llega a la edad de doce años, y a medida que la juventud continúa confrontando los retos de la vida hasta que llega a la edad de 35 años.

En el Salmo 78:4-7, podemos leer: "Contando a la generación venidera las alabanzas de Jehová, y su fortaleza, .r sus maravillas que hizo. El estableció testimonio en Jacob, y puso ley en Israel; la cual mandó a nuestros padres que la notificasen a sus hijos; para que lo sepa la generación venidera, y los hijos que nacerán; .v los que se levantarán, lo cuenten a sus hijos: a fin de que pongan en Dios su confianza, y no se olviden de las obras de Dios, .v guarden sus mandamientos~

Dios proveyó los medios para que Sus enseñanzas fueran pasadas de una generación a otra. Esa responsabilidad ha sido otorgada a los padres': La BLV es una ayuda en este ministerio. Se requiere promover la santidad y separación del mundo. Las buenas relaciones personales con Dios, y la sumisión a Su voluntad, resulta en hombres y mujeres firmes y dedicados. El objetivo es "edificarlos en el Señor". El auxiliar debe trabajar en la tarea de guiar a cada joven a Cristo. Esto debe incluir no sólo su salvación, más también su santificación y bautismo con el Espíritu Santo. Es esencial que nuestros jóvenes sean llenos del Espíritu Santo. Su dirección a través de esos años tan sensibles en sus vidas es vital. La palabra griega para "criar" es "ektrepho"', que significa "alimentar hasta llegar a la madurez". Es imperativo que este auxiliar se envuelva en la gran responsabilidad de "criar" o levantar una generación con una visión sólida de La Iglesia de Dios y su comisión.

La Iglesia de Dios - Departamento de Jovenes B.L.V.

Contactenos