OTROS SERMONES

Sermones de La Iglesia de Dios

Cómo Reconocer La Iglesia de Dios

EL AMOR

"Hay muchas características que constituyen La Iglesia de Dios. La primera característica que quisiera mencionar es su amor. Existe un vinculo especial en la Iglesia debido al pacto que todos compartimos como miembros. También tenemos amor los unos por los otros porque hemos experimentado el nuevo nacimiento como creyentes en Cristo.

“Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos á otros: como os he amado, que también os améis los unos á los otros” (Juan 13:34). Yo creo que la Iglesia de Cristo tendrá el amor del cual habla la biblia. Yo sé que fue el amor de la gente en La Iglesia de Dios que me hizo querer una relación con Cristo. “Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo caridad, vengo á ser como metal que resuena, ó címbalo que retiñe” (1 Co. 13:1). En mi corazón yo decía: “Quiero ser como esa gente”. Por tanto, yo siento que el amor de Dios deberá ser la primera característica de La Iglesia de Dios.

EL GOBIERNO TEOCRÁTICO

La segunda característica que constituye La Iglesia de Dios es su gobierno teocrático. Para poder ser La Iglesia de Dios de la biblia debemos llenar todos los requisitos. Tenemos que reconocer quien está a cargo de La Iglesia de Dios. “Porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia; y él es el que da la salud al cuerpo” (Ef. 5:23). Para poder ser la Iglesia de Cristo debemos tener un gobierno teocrático.

“Teocrático” es de la teocracia. “Teocracia” significa: forma de gobierno en la que el poder se considera ejercido de forma directa por Dios o en Su nombre. “Teos” se refiere a Dios. “Kratos” indica un defensor o un partidista de una teoría especifica de gobierno (Teokrato); o un miembro de una clase dominante específica .

“Gobierno” es definido como el acto o el proceso de gobernar; dirección o control autoritativo; o conducto moral/ o comportamiento; discreción. “Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado; y el principado sobre su hombro: y llamaráse su nombre Admirable, Consejero, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de paz. Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán término, sobre el trono de David, y sobre su reino, disponiéndolo y confirmándolo en juicio y en justicia desde ahora para siempre. El celo de Jehová de los ejércitos hará esto” (Is. 9:6, 7). A través de las Escrituras vemos que Cristo es la Cabeza de la Iglesia y que Él es el Salvador del Cuerpo.

“Cabeza” quiere decir director, líder—como la autoridad; alguien a cargo de una división o un departamento en una oficina o una institución. Un “Salvador” es alguien que salva del peligro o de destrucción; alguien que provee salvación—especialmente Jesús. Podemos ver claramente mediante las definiciones de Cabeza y Salvador, que la Cabeza (Cristo) está a cargo de Su Iglesia. También podemos ver que Él es el Salvador y el Único que puede librarnos de la destrucción. Además Cristo vino para establecer la Iglesia con juicio y justicia.

“Establecer” quiere decir ser firme o estable; instituir (como ley) permanentemente por la promulgación o acuerdo; hacer una institución nacional. Podemos ver que sin el gobierno teocrático, ningún grupo de personas pudiera ser La Iglesia de Dios de la biblia. La Iglesia de Cristo tendrá gobierno y Él será su Cabeza.

LA VERDAD
La tercera característica de La Iglesia de Dios es la verdad. “Y si no fuere tan presto, para que sepas cómo te conviene conversar en la casa de Dios, que es la iglesia del Dios vivo, columna y apoyo de la verdad” (1 Tim. 3:15). Muchas personas se preguntan qué cosa es verdad. Hay que ver lo que dice el Diccionario Larousse respecto a la palabra “verdad”: dicho, juicio o proposición que no se puede negar de modo racional. Hecho de existir algo realmente. Propiedad de mantenerse siempre igual a sí mismo. Expresión franca y sin rodeos de la opinión crítica o negativa que uno tiene sobre alguien, dirigida a él personalmente. Actitud del que por costumbre relata o describe algo sin alterar nada.

Esa es la definición del Diccionario Larousse de la palabra verdad. Ahora iremos a la biblia para ver qué cosa es verdad.

“Santifícalos en tu verdad: tu palabra es verdad” (Jn. 17:17). Sabemos a través de las Escrituras que la Palabra de Dios es verdad. El hombre puede decir que lo que él cree es verdad, pero si no se ajusta a la biblia es mentira. “¿Pues qué si algunos de ellos han sido incrédulos? ¿la incredulidad de ellos habrá hecho vana la verdad de Dios? En ninguna manera; antes bien sea Dios verdadero, mas todo hombre mentiroso; como está escrito: Para que seas justificado en tus dichos, Y venzas cuando de ti se juzgare” (Ro. 3:3, 4). Aun si la mayoría de la gente en esta tierra decidiera no creer en la Palabra de Dios, la Palabra de Dios todavía traerá convicción al corazón del hombre y traerá un efecto sobre este mundo cuando predique un verdadero cristiano. “Pero cuando viniere aquel Espíritu de verdad, él os guiará á toda verdad; porque no hablará de sí mismo, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que han de venir. El me glorificará: porque tomará de lo mío, y os lo hará saber” (Jn. 16:13, 14).

La Iglesia de Cristo tendrá toda la verdad de la Palabra de Dios. Siempre y cuando permitimos que opere el gobierno teocrático, Dios guiará la Iglesia a toda verdad mediante el Espíritu Santo. La verdad es una característica importante de La Iglesia de Dios.

LA BANDERA

La cuarta característica de La Iglesia de Dios es la bandera. “Has dado á los que te temen bandera, que alcen por la verdad. Selah” (Sal. 60:4). La Iglesia de Dios tendrá una bandera en estos últimos días. La bandera es efectiva solamente cuando el pueblo de Dios sigue la verdad de la Palabra de Dios. La bandera indica que este es nuestro símbolo y esto es lo que sostenemos. Si aquellos que llevan la bandera se apartan de la verdad de la Palabra de Dios, la bandera pierde su propósito para lo que fue dada. Por eso Dios le dio una bandera nueva a La Iglesia de Dios en el año 2001. La bandera debe reflejar la verdad y a Cristo. Vemos en las Escrituras que la Iglesia de Cristo tendrá una bandera en estos últimos días y será desplegada por causa de la verdad.

LA IGLESIA DE DIOS

La quinta característica de La Iglesia de Dios es su nombre. En el Nuevo Testamento podemos ver el nombre de La Iglesia de Dios. En seguida se encuentran unos versículos que hablan de Cristo y Su Iglesia. “A la iglesia de Dios que está en Corinto, santificados en Cristo Jesús, llamados santos, y á todos los que invocan el nombre de nuestro Señor Jesucristo en cualquier lugar, Señor de ellos y nuestro:” (1 Co. 1:2). “Sed sin ofensa á Judíos, y á Gentiles, y á la iglesia de Dios” (1 Co. 10:32). “Porque yo soy el más pequeño de los apóstoles, que no soy digno de ser llamado apóstol, porque perseguí la iglesia de Dios” (1 Co. 15:9). “Pablo, apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios, y Timoteo el hermano, á la iglesia de Dios que está en Corinto, juntamente con todos los santos que están por toda la Acaya” (2 Co. 1:1). “Porque ya habéis oído acerca de mi conducta otro tiempo en el Judaismo, que perseguía sobremanera la iglesia de Dios, y la destruía” (Gá. 1:13). “(Porque el que no sabe gobernar su casa, ¿cómo cuidará de la iglesia de Dios?)” (1 Ti. 3:5). Vemos que había muchas iglesias en diferentes lugares, pero tenían el mismo nombre y el mismo gobierno. Yo veo en la Palabra de Dios que solamente había una Iglesia con un sólo nombre. Ese nombre era “Iglesia de Dios”. Así como Cristo tuvo una Iglesia en ese tiempo, nosotros también tendremos una Iglesia en estos últimos días y su nombre será La Iglesia de Dios.

LA REVELACIÓN DIVINA

Sin una revelación divina es difícil ver La Iglesia de Dios. “Entonces, respondiendo Jesús, le dijo: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás; porque no te lo reveló carne ni sangre, mas mi Padre que está en los cielos. Mas yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi iglesia; y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella” (Mt. 16:17, 18). Jesús estaba diciendo que fue esa revelación divina que permitió que Pedro viera quién era el Cristo en verdad. La “piedra” fue el entender quién era Cristo y es el mismo entendimiento que nos ayudará a ver La Iglesia de Dios. Mi oración es que este artículo le ayude a otros a ver La gloriosa Iglesia de Dios por medio del Espíritu.

Thomas Brady – Crab Orchard, TN

Contactenos