OTROS SERMONES

Sermones de La Iglesia de Dios

PARA LA IGLESIA DE LOS ÚLTIMOS DÍAS

"La bandera de la Iglesia significa muy poco para muchos. Donde desplieguen la bandera quiere decir que la Iglesia está viva y operando. La única manera que uno puede conocer la verdad de ella es cuando Dios se la revela a través de las Escrituras por inspiración del Espíritu Santo. De otra manera, es una bandera que alguien creó para que tenga algo diferente. Muchas denominaciones cristianas usan una bandera que tiene una cruz—se llama la Bandera Cristiana. Por supuesto, no hay nada malo en eso porque representa la muerte y la sangre de Cristo.

La Iglesia de la Biblia no fue establecida por leyes de hombre sino por revelación de Dios a través de Jesucristo. Entonces no es una iglesia denominacional, sino la Iglesia que Jesucristo estableció cuando dijo, “Edificaré mi Iglesia…”. Dios esperaba que el hombre se comprometiera con Sus leyes en Cristo. La doctrina de Jesucristo concerniente a Su cuerpo, la Iglesia, es una señal dada a toda la humanidad y Su cuerpo deber tener Sus atributos. La cruz no representa la sepultura y resurrección de Cristo. Ésta representa Su muerte. Lo que Él hizo en la cruz y el modo en que Él murió definen Su Iglesia. La bandera representa verdad, y esa verdad debe ser predicada en todo el mundo. El Hijo de Dios es la única esperanza para el mundo. Las Escrituras dicen, “…Vivo yo, dice el Señor, que á mí se doblará toda rodilla, Y toda lengua confesará á Dios” (Ro. 14:11). Yo creo que las manos de Dios estuvieron en el diseño de la bandera de la Iglesia. El verdadero Cuerpo de Cristo debe parase firme en Cristo quien es representado en los símbolos que se encuentran en la bandera. En obediencia (para presentar a Su Hijo), la Iglesia despliega este diseño.

Insignia/Bandera: un aparato simbólico representando el estandarte de la verdad y libertad. Bandera: Algo simbólico de regocijo en victoria. El Cordero de Dios es nuestra bandera que nos permite regocijar en la verdad y victoria espiritual sobre la muerte, infierno y la tumba.

“Has [Dios] dado á los que te temen bandera Que alcen por la verdad. (Selah)” (Sal. 60:4). La Bandera es una insignia representando la doctrina de Cristo. “Y acontecerá en aquel tiempo que la raíz de Isaí, la cual estará puesta por pendón á los pueblos, será buscada de las gentes; y [Jehová] su holganza será gloria….Y levantará pendón á las gentes…” (Is. 11:10, 12). “Vosotros, todos los moradores del mundo y habitantes de la tierra, cuando [el Señor] levantará bandera [insignia] en los montes, la veréis; y oiréis cuando tocará trompeta” (Is. 18:3).

“Y de miedo pasará su fortaleza y sus príncipes tendrán pavor de la bandera, dice Jehová, cuyo fuego está en Sión [la Iglesia] y su horno en Jerusalem” (Is. 31:9). Todo empezó con Jesucristo cuando estableció Su Iglesia. Esta bandera de todas las naciones flamea sobre la Iglesia donde se predica y se enseña toda la verdad. Esta bandera también representa el gobierno teocrático. Es decir, Dios reina. La Iglesia no adora la bandera sino adora a Aquel a quien representa.

“Levantad bandera sobre un alto monte; alzad la voz á ellos, alzad la mano, para que entren por puertas de príncipes” (Is. 13:2).

Hay cuatro colores en la bandera, rojo blanco, azul y morado. Estos son importantes en la Biblia. En Éxodo 25 la piel de los animales era pintada roja para cubrir el tabernáculo. El tabernáculo de hoy es el corazón del individuo. Es el lugar de habitación para Dios, cubierto por la sangre de Cristo. El tabernáculo del Antiguo Testamento estaba cubierto de 3 colores similares—azul, morado y escarlata. Los ephods eran de lino fino pintados de los mismos colores, usados sobre una túnica blanca.

“Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado; y el principado sobre su hombro: y llamaráse su nombre Admirable, Consejero, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de paz” (Is. 9:6). El rojo representa la sangre derramado de Jesucristo, el máximo sacrificio por el pecado. La vida viene a través de Su sangre. Sin Su sangre no hay remisión de pecados. No cualquier sangre, pero Su sangre. Su sangre no fue derramada solamente por nuestros pecados, pero también para nuestra santificación de una vez por todas.

El blanco simboliza pureza, justicia y santidad. Pedro, Santiago y Juan vieron Su gloria en Marcos 9:3, “Y su cabeza y sus cabellos eran blancos como la lana blanca, como la nieve; y sus ojos como llama de fuego” (Ap. 1:14).

Azul simboliza la verdad y autoridad (gobierno teocrático) de los cielos y de Dios sobre todas las cosas. Todos los que reciben a Dios serán hechos perfectos por la verdad. Las franjas azules en los lados no se tocan indicando que la entrada a la Iglesia sigue disponible. Todavía hay tiempo para que la gente responda a la verdad.

El morado representa majestad, todas las cosas le pertenecen a Dios. No hay fin a Su prosperidad espiritual, ni fin a Su gloria y amor. Su Iglesia, Su cuerpo, Su gobierno y Su Reino tampoco tiene fin.

Los tres símbolos en el centro de la bandera son color morado haciéndolos iguales el uno con el otro en verdad. No están separados porque Dios tiene un propósito eterno en esto. Estamos en los últimos días, y la profecía de la Iglesia declara “Por lo cual salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor, y no toquéis lo inmundo; y yo os recibiré” (2 Co. 6:17). Su pueblo saldrá y será uno como también simbolizan los símbolos rodeados.

El primer símbolo es un cetro. En Génesis este símbolo era seleccionado por un rey para representar “la vara de autoridad” y su posición como rey. Muchos reyes usaban este símbolo para demostrar su soberanía. David dijo, “Tu trono, oh Dios, eterno y para siempre: Vara de justicia la vara de tu reino” (Sal. 45:6). Este símbolo está en representación de Jesucristo. El segundo símbolo es una estrella de cinco puntas. Esta estrella de cinto puntas representa la gracia de Dios a través de Jesucristo que se levanta como Estrella resplandeciente de la mañana. Su historia viene de la estrella de Jacob, “Verélo, mas no ahora: Lo miraré, mas no de cerca: Saldrá ESTRELLA de Jacob, Y levantaráse cetro de Israel… Y el de Jacob se enseñoreará…” (Nm. 24:17, 19).

“Y al que hubiere vencido, y hubiere guardado mis obras hasta el fin, yo le daré potestad sobre las gentes; Y las regirá con vara de hierro, y serán quebrantados como vaso de alfarero, como también yo he recibido de mi Padre: Y le daré la estrella de la mañana” (Ap. 2:26-28). Así como Dios midió a Israel, de la misma manera Él está midiendo la Iglesia hoy.

La corona, el símbolo tercero, representa vida, denota la corona de la vida y el reinado de Jesús. Esta corona es dos símbolos en uno. La corona en sí es símbolo de vida eterna. El circulo o la esfera sobre la corona es un símbolo de la eternidad infinita e interminable. La corona es símbolo de la más alta soberanía de Dios y una marca de Su poder y honor supremo. La Iglesia tiene una formidable responsabilidad cuando despliega su bandera dentro o fuera de nuestros edificios.

“Yo Jesús he enviado mi ángel para daros testimonio de estas cosas en las iglesias. Yo soy la raíz y el linaje de David, la estrella resplandeciente, y de la mañana” (Ap. 22:16). “…su nombre Admirable, Consejero, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de paz” (Is. 9:6). La bandera que Dios diseño para la Iglesia de los últimos días abarca todo lo que Jesús es y todo lo que la Iglesia debe ser.

Ronald Burns – Nampa, ID

Contactenos