OTROS SERMONES

Sermones de La Iglesia de Dios

Navidad...

"Muchos cuentos de Navidad se les ha dicho, pero no hay ninguno tan interesante y emocionante como la que habló del nacimiento de Jesús y las circunstancias que llevaron a él. Para leer la historia de la Biblia sobre este admirable niño y el lugar de su nacimiento es interesante para cualquier persona simplemente como una como una historia, sino a aquellos que tienen una experiencia a través de Cristo esta historia se vuelve sumamente interesante...

A causa del edicto de Augusto se hizo necesario que José y María abandonaran su pueblo natal y se van en un viaje de casi un centenar de kilómetros para inscribirse en el lugar que le corresponde. Ellos pertenecían a la antigua y real de la ciudad de Belén, en el país más al sur de su casa. Me imagino que los veo ahora mientras viajaban por la carretera cansado hasta que por fin llegaron a la subida que conducía a la puerta de la ciudad. Adelante, adelante, se fueron, subiendo la colina hacia el lugar donde habían empezado. No hay duda de que tenía algunas preocupaciones, pero pensaron en el lugar de descanso cuando iban a llegar al final de su viaje. Pero, por desgracia, cuando llegaron a la posada no había sitio para ellos allí. Otros que fueron dibujados a Belén con el mismo encargo les habían precedido y cada lugar disponible estaba ocupado. Lo único que queda para ellos era reparar al establo en busca de refugio si nada más.

Allí, en ese establo esa misma noche nació el Salvador. Se había anunciado por los profetas que Él nacería en este mismo lugar. “Pero tú, Belén Efrata, pequeña para estar entre las familias de Judá, de ti ha venid a mí que será Señor en Israel. " Y esa misma noche las campanas cielo comenzaron a sonar. ¡Campanas alegres de la Navidad! Los ángeles cantaron sus canciones maravillosas. Una multitud de las huestes celestiales, que cantó la canción que siempre parece tan adecuado en Navidad: "¡Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres!"

Si este gran evento llamado sucesivamente canciones tan dulces de los ángeles de los cielos, en caso de ser extraño que un recuerdo de este maravilloso evento debe hacernos regocijamos y alabamos y damos gloria a Dios? Me parece que el sentido más profundo de la alegría debe ser realizado en la mañana de Navidad, sólo a Él que nació una mañana de Navidad inolvidable.

Yo lo recuerdo ahora. Mi espíritu se ablanda ante el recuerdo de aquella noche preciosa y el pequeño niño que iba a ser mi Salvador, sí mi querido Salvador. El mayor personaje que jamás pisó esta tierra hizo su entrada en el escenario de la vida de manera tan extraña, humilde y silenciosamente en esa noche memorable. ¡Esa nena, oh, ese niño, el Niño de Belén!

Él fue inadvertido por los reyes y los grandes de la tierra. Ellos estaban profundamente dormidos en sus palacios, mientras que el trío pasó desapercibido en el establo. Pero mientras que estos grandes dormían en que los príncipes de los cielos se despertaron y se rompió la alegre noticia a los pastores en el campo que se apresuraron al lugar para encontrar todo tal y como los ángeles habían descrito. ¡Oh, esos pastores! Casi envidio ahora eran los primeros en ver. ¡Me pregunto por qué no podría haber sido yo! Pero dejo el honor de ellos. ¡Y el honor que era! ¿Quién puede describir? ¿Quién se atrevería?

Junto a los pastores estaban Simeón y Ana, dos estudiantes devotos e inteligentes de las Escrituras. Ellos vivían cerca del Señor y estaban buscando al Mesías. Ellos lo sabían, tan pronto como lo vieron. El Espíritu de profecía cayó sobre ellos y pronunció palabras maravillosas acerca de su misión en el mundo. El anciano Simeón había recibido una promesa secreta del Señor que él no moriría hasta haber visto al Mesías. Cuando él lo había visto que estaba dispuesto a morir.

Los pastores y Simeón y Ana eran sólo una corta distancia de Belén, donde nació el Salvador, pero la gran influencia de la llegada encantados almas a una distancia mucho mayor. Probablemente fue después de que José y María habían vuelto con el pequeño niño a Belén después de su presentación en el templo que recibió la visita de los Reyes Magos de Oriente. Estos hombres fueron atraídos a la ciudad de Belén por una cierta estrella que había aparecido en el momento de su nacimiento. Llegaron a larga distancia, pero buscaron hasta que lo encontraron. Deben haber estado seguro de un viaje exitoso, ya que preparan "Regalos de Navidad " para él y los llevaron a lo largo. Así que tan pronto como lo encontraron, postrándose, le adoraron. Y abriendo sus tesoros, le dieron regalos de " oro, incienso y mirra. "

Todos ellos se reunieron alrededor de los preciosos pequeños niños- los pastores con su simple milagro, Simeón y Ana, con una reverencia santa enriquecida por la sabiduría atesorada y la piedad de los siglos, y los Reyes Magos, con sus regalos. Pero, ¿quién va a reunirse en torno a él en esta Navidad? Su nombre será recordado y hablado por millones... que conocen la historia completa...

Los adoradores entonces eran pocos, probablemente, el número se podía contar con los dedos de las dos manos, pero ahora hay una multitud de habitantes de la tierra que reverencia a su nombre el día de Navidad. La idea de la Navidad da alegría y felicidad por todas partes. ¿Quién no se alegra más de un Salvador que nació? ¿Quién sería tan aburrido? que no iban a querer participar en el coro de la canción de los ángeles y decir: "¡Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres!" Dejad que los niños sean alegre y feliz durante la época de Navidad. Que los hombres y las mujeres se regocijan y se elevan por encima de la tristeza y melancolía porque un Salvador ha nacido. Un incidente que llamaría a los anfitriones del cielo a la tierra para cantar y regocijarnos seguramente debería despertar a los habitantes de la tierra. Él no vino para redimir a los ángeles, sino que cantaba y se regocijó en su nacimiento. Pero Él vino a redimir al hombre caído y seguramente el hombre que alegrarse en la memoria de su nacimiento.

Sí, ¡Jesús vino a salvar! Deje que las voces de los millones de la tierra pueden escuchar en la mañana de Navidad diciendo: "Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres. " Ojalá yo pudiera hacer esta Navidad una feliz Navidad para todos...

Este mensaje de AJ Tomlinson fue impreso en la edición del 20 de diciembre 1919, de la revista Evangelio de la Iglesia de Dios.

Contactenos