Este artículo fue publicado por primera vez en La Luz Vespertina, Vol. 5 No.10 En Inglés (Agosto 1997), y fue escrito por R.O, Covey.

El olvido es aparentemente una debilidad de la naturaleza humana. Esto puede volverse trágico cuando el pueblo de Dios olvida Su bondad para con ellos; Cuando fallan en recordar Sus mandamientos y Su voluntad para ellos y para la Iglesia. Israel, el pueblo escogido de Dios por pacto, era propenso a olvidar, aunque Su ley fue dada con el propósito expreso de que no deberían olvidarla. David hace referencia a su historia, citando las terribles consecuencias de su olvido: “El estableció testimonio en Jacob, Y pusó ley en Israel; La cual mandó á nuestros padres Que la notificasen á sus hijos; Para que lo sepa la generación venidera [ellos], y los hijos [los cuales] que nacerán; Y los que se levantarán,[ellos] lo cuenten á sus hijos; A fin de que pongan en Dios su confianza, Y no se olviden de las obras de Dios, y guarden sus mandamientos: Y no sean como sus padres, Generación contumaz y rebelde; Generación que no apercibió su corazón, Ni fué fiel para con Dios su espíritu. Los hijos de Ephraim armados, flecheros, Volvieron las espaldas el día de la batalla. No guardaron el pacto de Dios, Ni quisieron andar en su ley: Antes se olvidaron de sus obras, Y de sus maravillas que les había mostrado…Empero aun tornaron á pecar contra él, enojando en la soledad al Altísimo…Y volvían, y tentaban á Dios, Y ponían límite al Santo de Israel. No se acordaron de su mano, del día que los redimió de angustia” (Salmos 78:5-11,17,41,42). “Nuestros padres en Egipto no entendieron tus maravillas; No se acordaron de la muchedumbre de tus misericordias; Sino que se rebelaron junto á la mar, en el mar Bermejo…Apresuráronse, olvidáronse de sus obras; No esperaron en su consejo…Olvidaron al Dios de su salud, que había hecho grandezas en Egipto… Contamináronse así con sus obras, y fornicaron con sus hechos. Encendióse por tanto el furor de Jehová sobre su pueblo, y abominó su heredad” (Salmos 106:7,13,21,39,40).

Dios instituyó y ordenó la Pascua para el recuerdo anual de Su maravillosa liberación de Su pueblo de Egipto. Luego, en el Sinaí, dio Su ley como un recordatorio perpetuo de Su voluntad.

Cuando Jesús estableció Su Iglesia, Él instituyó la Santa Cena, demostrando que la Pascua se había cumplido gloriosamente. Esta comunión debía ser observada periódicamente “…en memoria de mí” (Lucas 22:19; 1 Corintios 11:24,25). Pablo explicó, “Porque todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que venga” (1 Corintios 11:26).

En un sentido muy real, la Asamblea General de La Iglesia de Dios trae la Palabra y la voluntad de Dios a la memoria y la mantiene en la memoria. La necesidad se hizo evidente poco después que la Iglesia de estos últimos días surgiera de 1,578 años de la Edad Oscura. Funcionalmente, fue un nuevo comienzo. Dios se movió en el grupo del este de Tennessee y del oeste de Carolina del Norte para redescubrir La Iglesia del Nuevo Testamento. La confusión del denominacionalismo necesitó una búsqueda de “base” de las Escrituras en relación con la doctrina y las practicas de la Iglesia primitiva, con la Biblia como su única autoridad y guía.

Cuando la revelación vino de Dios a través de A. J. Tomlinson en la mañana del 13 de junio de 1903, se señaló específicamente y se acordó que tomar toda la Biblia correctamente dividida es lo que hacía La Iglesia de Dios. Siendo este el caso, es conveniente que sepamos lo que la Biblia requiere. Es aquí donde el propósito y la autoridad de la Asamblea General se hacen claramente evidentes.

LA NECESIDAD ACTUAL DE UNA REVISIÓN

Con el paso de las generaciones, siempre existe la posibilidad de que las deliberaciones inspiradas de la Asamblea sufran una medida de descuido, ya sea por el olvido, negligencia o ignorancia de la verdad. Por lo tanto, de vez en cuando se hace necesario refrescar las mentes de los miembros de la Iglesia sobre el propósito y la autoridad de este instrumento de gobierno teocrático. Quizás este tiempo presente sea uno de esos momentos para una revisión necesaria. Debe recordarse que la Iglesia ya ha sufrido una gran “caída” y dos divisiones lamentables a través de las desviaciones del gobierno teocrático.

BASES BÍBLICAS PARA UNA ASAMBLEA GENERAL

La Asamblea General es el resultado de una necesidad urgente. Esta necesidad se reconoció por primera vez, y se cumplió, cuando se desarrolló una disensión en la iglesia local en Antioquía en Siria (Lea Hechos, Capitulo 15 para más información). El conflicto, o indecisión, fue sobre la circuncisión gentil. Pronto se hizo evidente que la autoridad de la iglesia local no era el nivel adecuado para resolver el asunto. En esa fecha temprana en la operación de la Iglesia, se apeló a los Apóstoles y Ancianos de la Iglesia madre en Jerusalem como el cuerpo calificado para resolver el asunto. Del registro histórico de ese Concilio vemos el plan y el propósito de Dios revelados para el núcleo de gobierno de Su Iglesia en este mundo presente.

Los detalles en algunos aspectos pueden no estar claros, pero los elementos esenciales son evidentes. Por ejemplo, vemos que al Espíritu Santo se le dio preeminencia: “Que ha parecido bien al Espíritu Santo [primero], y [después]á nosotros…” (Hechos 15:28). El “nosotros” se ve que han sido “los apóstoles y á los ancianos, con toda la iglesia…” (Hechos 15:22). La Iglesia en estos últimos días ha tomado los procedimientos de ese primer concilio o Asamblea, como nuestro patrón para conducir negocios en asuntos relevantes para la Iglesia en general. Varios puntos deben ser observados desde esa Asamblea.

* Dios usó hombres debidamente nombrados—apóstoles y ancianos—como líderes en los procedimientos. Por supuesto, no hubo una sucesión de apóstoles, así que hoy buscamos en Dios la dirección del Espíritu Santo en la selección y nombramiento de los líderes de la Iglesia. (Lea Hechos 15:12,22).

* El asunto fue escuchado y discutido desde ambas perspectivas, para ser justos con todos. (Hechos 15:5,7,12).

* La decisión se basó en la Palabra de Dios a través de los profetas (Hechos 15:14-19).

* La decisión se tomó por acuerdo unánime (Hechos 15:22,25), estableciendo ese principio como una orden para los asuntos de la Iglesia.

* El moderador, o Supervisor General, expresó la decisión (Hechos 15:19). Él mismo no tomó la decisión.

* El Espíritu Santo fue honrado como Aquel a quien Jesús había declarado “…él os guiará á toda verdad” (Hechos 15:28, Juan 16:13).

* La decisión fue equitativa, ya que se adhiere al asunto y, por lo tanto, evita ofender a los miembros judíos innecesariamente (Hechos 15:19-21). Mas tarde Dios usó a Pablo para aclarar la verdad de que no hay diferencia en Su vista entre los judíos y gentiles; todos están en un cuerpo. De hecho, este es un punto importante en la revelación del misterio de la Iglesia a Pablo. (Lea Romanos 10:12; Efesios 1:9,10; 2:11-22; 3:1-11; Gálatas 3:26-29; 1 Corintios 12:13).

* Por acuerdo de la Asamblea, se dio la comisión de elegir hombres para repartir el acuerdo oficial en toda la Iglesia en todas partes (Hechos 15:22-29; 16:4,5). Esto aseguró la unidad en la fe y en la doctrina (Efesios 4:3,13; 1 Corintios 1:10; Romanos 15:6).

* Las restricciones no bíblicas se evitaron a la luz de la gracia frente a la ley ceremonial de Moisés (Hechos 15:5, 10,22,15,28).

* Su “grande contienda” (Hechos 15:7) fue silenciada por la manifestación de Dios a través del Espíritu Santo: (1) la experiencia de Pedro en la casa de Cornelio (vv.7-10), y (2) los testimonios de Pablo y Bernabé con respecto a los milagros y maravillas entre los gentiles.

* Finalmente, Santiago resumió la discusión sobre la base de la Palabra inmutable de Dios (vv.13-21).

Salomón ha dicho, “…en la multitud de consejeros hay salud” (Proverbios 11:14). La Asamblea General proporciona esta multitud, y la dirección de la Iglesia está asegurada, protegiéndose de los peligros de las interpretaciones personales. (2 Pedro 1:20).

Hebreos 12:22-24 habla de la Iglesia del Nuevo Testamento como una “asamblea general,” en el contexto de la Iglesia como institución asombrosa que debe instigar tanto la gloria como el temor de Dios y Su Hijo como Mediador del nuevo pacto.

SE HACE EVIDENTE LA NECESIDAD DE LA ASAMBLEA,/5>

Hemos visto cómo la necesidad hizo surgir la Asamblea en la Iglesia primitiva. Asimismo, poco después de la revelación de la Iglesia restaurada en 1903, se hizo evidente que surgirían problemas que requerían soluciones oficiales; especialmente aquellos relacionados con la interpretación de las Escrituras relacionadas con la doctrina y la santidad de la vida. Después de una búsqueda cuidadosa de las Escrituras, se concluyó que una Asamblea General era la respuesta; y la primera de este lado de la Edad Oscura se celebró el 26 y 27 de enero de 1906. A.J. Tomlinson revisó esta decisión en su mensaje a la 7ma Asamblea en 1912 de la siguiente manera: “Fue en 1905 que se concibió la idea de una Asamblea Anual. Hubo una cierta reunión de almas durante el año, al mismo tiempo han surgido los mismos problemas desconcertantes. Nos habíamos unido como las Iglesias de Dios para caminar en la luz y, al mismo tiempo, buscar las Escrituras y buscar fervientemente más luz y conocimiento. Cerca del final de ese año, la demanda de una reunión había crecido hasta tal punto que los ministros casi se vieron obligados a buscar en las Escrituras para ver si había algo que justificara el llamado convención. Caminamos de manera suave, cuidadosa y en oración ante Dios, como lo hemos hecho hasta el día de hoy, decididos a buscar la Biblia, y no ir más allá en ninguna de nuestras enseñanzas y prácticas, y al mismo tiempo avanzar a medida que la luz fue dada.”

LA POSICIÓN DE LA ASAMBLEA, NATURALEZA Y FUNCIÓN

Después de 83 años de la restauración de la Iglesia (1903-1986) y 80 Asambleas, el Comité de Asuntos y Preguntas presentó un resumen ordenado del Propósito, Naturaleza, y Función de la Asamblea. (Lea 81ra Minutas de Asamblea de 1986, páginas 36 y 37).

Posición: Cristo es la cabeza de La Iglesia de Dios. La Asamblea General, bajo la dirección del Espíritu Santo, es la máxima autoridad gobernante aquí en la tierra.

Naturaleza: La Asamblea esta compuesta por todos los miembros de la Iglesia presentes, los miembros masculinos discuten y deciden todos los asuntos de negocios. La primera Asamblea adoptó lo siguiente: “No nos consideramos un cuerpo legislativo o ejecutivo, sino solo judicial.” Tampoco es un cuerpo representativo; más bien, está constituido por todos los miembros presentes, cada miembros masculino tiene voz en las decisiones de la Asamblea.

Propósito: Si bien proporciona un foro para la adoración, comunión, y unidad del Espíritu, su propósito principal es el negocio, tanto doctrinal como práctico. Desde el principio, el propósito expresamente declarado de la Asamblea ha sido buscar en las Escrituras más luz y conocimiento; para resolver interpretaciones que tienden a ser divisivas. Lo ideal a la vista es esforzarse “…para edificación del cuerpo de Cristo; Hasta que todos lleguemos á la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, á un varón perfecto, á la medida de la edad de la plenitud de Cristo” (Efesios 4:12,13).

Función: La Asamblea está moderada por el Supervisor General, quien, por la autoridad de la Asamblea, nombra a varios comités para considerar los asuntos relevantes a través del estudio intensivo y la oración. Sin embargo, las decisiones reales son tomadas por la Asamblea en sesión por acuerdo unánime, no por los comités. La Iglesia de Dios es teocrática en forma gubernamental; El gobierno de Dios a través de la dirección inmediata del Espíritu Santo. La Asamblea se compromete a aprobar solo lo que Dios aprueba. La función de la Asamblea es resolver las diferencias que puedan surgir entre buscadores diligentes y maestros de la Palabra de verdad de Dios.

Obviamente, es necesario que haya ciertos oficiales y comités para mantener el orden y hacer avanzar el asunto. Ninguno de estos nombrados tiene poder dictatorial. No obstante, una cuestión de importancia primordial es la relación de la Asamblea General y el Supervisor General. El Supervisor General es seleccionado en la dirección de Dios a través del Espíritu Santo, y por aclamación por parte de los miembros presentes. Su autoridad de nombramiento es delegada por la Asamblea en sesión, él es responsable ante la Asamblea por la dirección de su oficio. Además de ser el moderador de la Asamblea, también está sujeto a sus decisiones al igual que los demás miembros. La 60ma Asamblea (1965) aceptó la siguiente resolución:

“…que el Supervisor General sea y por este medio esté autorizado para representar y defender la posición de la Asamblea General cuando no esté en sesión, para firmar todos los documentos que requieran la firma de un representante autorizado de dicha Asamblea, y para manejar todas las emergencias que puedan surgir entre Asambleas.”

LA RESPONSABILIDAD DE CADA MIEMBRO

Como miembros de la Iglesia, es nuestra responsabilidad aceptar y apoyar todos los acuerdos de Asamblea. Si tenemos quejas o desacuerdos con la Iglesia, ya sea en doctrina o las prácticas, no debemos ventilarlos públicamente para generar conflicto y división. Más bien, nuestro asunto debe ser presentado al comité apropiado para su estudio y consideración y posible presentación a la Asamblea. “Cuando la Asamblea esté en sesión, aquellos que deseen hacer presentaciones para la consideración de la Asamblea deben comparecer primero ante el Comité de Consejería quien les ayudará a determinar el curso apropiado a seguir.” (Minutas de la 81ra Asamblea de 1986, página 38).

Debemos honrar, respetar y cumplir con las decisiones de la Asamblea. La lealtad a la Asamblea General también es lealtad a Dios, a la Biblia y a la Iglesia que Cristo compró con Su propia sangre. Si alguno ha olvidado estas verdades, o si alguno ha sido tentado a levantarse en oposición, abogaríamos para que revisen concienzudamente el propósito y la autoridad de la Asamblea General con un corazón y una mente abierta, y con humilde sumisión al “Espíritu Santo y a nosotros.”

Oscar Pimentel, Supervisor General de La Iglesia de Dios


Quizás en el pasado y en el presente no hay nadie más en La Iglesia de Dios que haya sentido una falta de compresión al leer la porción arriba mencionada de Isaías 60:8, sino yo. Es esa misma falta de entendimiento o compresión y revelación la que siempre me ha llevado a regresar a este pasaje y detenerme a contemplarlo con gran desconcierto. A menudo me sorprendía mirando intensamente la tinta negra y el fondo del papel blanco como si a través de la intensa mirada se iluminaran los ojos de mi comprensión.


No me da vergüenza mencionar mi falta de sabiduría y compresión con respecto a una parte prominente de las Escrituras la cual es a menudo referida con relación al Levántate, Resplandece de la Iglesia de este lado de la Edad Oscura. No hay nada malo en carecer de sabiduría porque, Si alguien, “…tiene falta de sabiduría, demándela a Dios, el cual da a todos abundantemente, y no zahiere; y le será dada.” (Santiago 1:5). ¿Quién de nosotros no aprecia la oportunidad de dirigirse al Señor y luego recibir de Él lo que hemos pedido?


Hace una gran diferencia cuando la sabiduría, la revelación y el discernimiento descienden del trono de Dios. Cuando la fuente no es de carne y hueso sino nuestro Padre Celestial, trae consigo vida, celo y alegría con lo que nada de este mundo puede compararse. La revelación divina no proviene de este mundo.


Recientemente una sensación de celo y alegría se ha despertado en mi alma por lo que solo puedo explicar como Dios conecta los puntos para mí para que pueda tener una mejor comprensión. Mi entusiasmo puede no ser sentido por todos, tal vez por ninguno, pero puedo asegurarles que esta pequeña pepita de oro de inspiración que me topé, mas bien, traída por la divina providencia, ha servido para consolidar aún más lo que yo sabía que era verdad y fiel. La verdadera Iglesia de Dios de la Biblia que Jesucristo organizó en 28 A.D. en el Monte Hatin surgió de la oscuridad en ese magnífico y memorable día 13 de junio de 1903. Como un símbolo para iluminar el camino para los hombres, surgió en el mismo año que el gran pájaro blanco construido por los dos hermanos históricamente conocidos como los hermanos Wright.

 

Los escépticos y críticos han gritado, “¡Los Wright no fueron los primeros en volar! ¿Qué de Gustave Whitehead de Connecticut; Richard Pearse de Nueva Zelanda; Clement Ader de Francia; Hiram Maxim de Inglaterra; y Alberto Santos Dumont de Brasil?” y muchas otras personas para quienes se ha reclamado el primer vuelo. Sin duda, cada una de las personas mencionadas es merecedora de su reclamo, pero toman su reclamo por ser las primeras en volar y al examinarlos cuidadosamente a través de una definición exacta y precisa de lo que constituye un verdadero vuelo. Examinándolos cuidadosamente a través de los principios de lo que constituye la aviación práctica, los únicos que pasan esa “examinación” son dos hombres, los hermanos Wright.


No nos sorprende que de vez en cuando nos encontremos con gente que está fascinada con la “posibilidad” de que la historia se haya equivocado. Piensan que debido a que la historia se equivocó, La Iglesia de Dios no tiene una “pierna en la que apoyarse” cuando correlacionan el avión y los Hermano Wright con el levántate de la Iglesia en 1903. Algunos están fascinados con las ideas de que Shakespeare puede no haber escrito las obras, que Alexander Graham Bell no inventó el teléfono, que alguien podría haber hecho un verdadero vuelo con motor antes de Wilbur y Orville Wright. Por supuesto, siempre debemos estar abiertos a nuevas evidencias que puedan llevarnos a reconsiderar los acontecimientos del pasado, pero después de varias décadas de intentar desacreditar a los Wright, los escépticos y críticos no han podido probar su caso.


Paul Garber, el primer jefe del Museo Nacional Aéreo y Espacial de Smithsonian Institution en Washington, D.C., EE.UU, afirma que lo que los hermanos Wright lograron el jueves 17 de diciembre de 1903–sus cuatro vuelos históricos–fue la “…primera vez en la historia del mundo, que una máquina más pesada que el aire, no un globo, ni una aeronave, que lleva un hombre , se había levantado del suelo debajo de su propio poder, había volado bajo control, sin reducción de velocidad, y había aterrizado sin destrozos en un punto tan alto como el de donde comenzó.” Esta es una excelente definición de lo que constituye un verdadero vuelo.


Los históricos registros nos dicen que después del 15 de septiembre de 1904, con Wilbur Wright en los controles, por primera vez lograría algo que nunca habían hecho antes o durante el vuelo–la maniobra de su maquina voladora para hacer un medio circulo. Unos días más tarde, Wilbur volvería intentar y lograría algo que nunca hicieron quienes reclamaron el primer vuelo antes de ellos ni en la historia del mundo. Él volaría su “gran pájaro blanco,” su máquina motorizada, en un circulo completo.


Un hombre cristiano con el nombre de Ames Ives Root de Medina, Ohio, de 64 años, que era un empresario que había desarrollado técnicas innovadoras para apicultura y fundó su propia empresa a fines del siglo XIX, estuvo presente como testigo el 20 de septiembre de 1904, en un lugar llamado Huffman Prairie, un prado fuera de Dayton, Ohio, la ciudad natal de los Wright. Él comenzó una publicación comercial que era parte de su compañía, Gleanings in Bee Culture, que para ese momento tenía 30 años siendo publicado. Fue en las columnas de la publicación donde escribiría su testimonio en la que se logró el primer circulo completo de un avión. Este relato no fue publicado hasta enero de 1905. No fue accidental que este hombre estuviera presente, sino que había sido invitado por los Wright para ser testigo y tomar notas detalladas precisas sobre el importante evento que estaba teniendo lugar.

 

Aquí hay una parte de la descripción del Sr. Root del evento tal como escribió en Gleanings in Bee Culture: “Fue mi privilegio, el 20 de septiembre de 1904 ver el primer viaje con éxito de una aeronave, sin un globo para sostenerlo, que el mundo haya hecho alguna vez, es decir, para girar los ángulos y regresar al punto de partida.


“Creo que se deben elogiar en esta misma línea. Te dije que no había otra maquina igual al trabajo que mencioné sobre la faz de la tierra; y, además, justo ahora, mientras dicto, probablemente no haya otro hombre además de estos dos que haya aprendido el truco de controlarlo.”


“Al hacer este ultimo viaje de redondear el circulo, la maquina se mantuvo cerca del suelo, excepto en el giro. Si miras un pájaro grande cuando gira en círculo, veras que sus alas se inclinan en una pendiente. La maquina debe seguir la misma regla.”


“Estos dos, quizás por accidente. O tal vez por gusto, comenzaron a estudiar los vuelos de pájaros e insectos. A partir de esto, pusieron su atención a lo que se había hecho para permitir que los hombres volaran.”


“Estos muchachos (ahora son hombres) se fueron a Sandy Waste en la Costa del Atlántica para deslizarse cuesta abajo también: pero en lugar de deslizarse sobre la nieve y hielo se deslizan en el aire.


“Ahora, esto no fue del todo diversión o juego de niños. Ellos tenían un propósito a la vista.”
Durante un vuelo, Root estaba de pies junto a Orville Wright directamente en la ruta de vuelo y describiría su experiencia de la siguiente manera:


“Cuando por primera vez giró en ese círculo, y se acercó al punto de partida, yo estaba justo frente a él; y dije entonces, y aun creo, fue una de las vistas mas grandiosas de la vista más grandiosa de mi vida.”


Sus logros no fueron poca cosa y, a mi entender, no comprendemos todo el impacto que ha tenido tal invención, ya que aviones y viajes aéreos son tan comunes en la actualidad. Fallamos en darnos cuenta de lo que trajo a los hijos de los hombres. Se iguala al descubrimiento de Cristóbal Colon del Nuevo Mundo y en ese tiempo clasificado como mayor que los automóviles eléctricos, automóviles y cualquier otro método de viaje. Tal invención y descubrimiento se consideró igual solo a la telefonía y a la telegrafía inalámbrica.


Fue en la pradera de Huffman donde el reclamo legitimo de “Primer Vuelo” fue ganado por los Wright en 1903. Esta afirmación fue reforzada aun mas en 1904, cuando su aviador logró este punto de equilibrio no solo de levantarse de la tierra bajo su propio control, volando sin perder velocidad, sostener el vuelo, aterrizando sin daño en un punto igualmente alto que aquel desde el cual comenzó, pero ahora también hizo un circulo completo y regresó al punto exacto desde donde comenzó.


Fue por providencia divina que estos dos hermanos pudieron alcanzar y superar todas las expectativas de la aviación para ese momento, mientras que otros en el pasado fallaron y no pudieron lograr estas hazañas. Dios mantuvo en reserva la ciencia y el conocimiento hasta el momento señalado y levantó a los hermanos Wright llenos de gran entusiasmo e interés por la posibilidad de cumplir su parte en el gran programa de Dios.


¡Incluso mientras escribo, mi alma se entusiasma al sentir la confirmación del Espíritu diciéndome que sabemos lo que sabemos porque La Iglesia de Dios siempre ha estado en lo cierto!

 

¡Ahora a las Escrituras! “¿…quiénes son estos…?,” pregunta el profeta cuando aparentemente es interrumpido en medio de su discurso profético con respecto a la restauración y gloria futura de Sión; cuando de la nada algo desconocido e inexplicable capta la atención y lo lleva a mirar a lo lejos o incluso quizás hacia el cielo.


Al meditar en la pregunta, “¿Quiénes son estos que vuelas como nueves…?” A menudo me preguntaba qué podría haber visto el profeta y mis pensamientos siempre recurrían a la maquina voladora, a los aviones. Por favor considere por un momento, fueron los hermanos Wright, dos hombres, no una persona, quienes, con un lanzamiento al aire de una moneda en diciembre de 1903, decidieron entre ellos quien debería subir primero en la maquina voladora. A partir de entonces se alternaron, cada uno haciendo viajes. Para mi no es de extrañar que el profeta hablara en forma plural y no singular, no era “¿Qué es esto?” Pero “¿Quiénes son estos?” Ellos fueron los hermanos Wright, que volaban un avión como “una nube” en vuelo sostenido y sin restricción de dirección.


“¡Muchacho, eso es mucha imaginación!” alguien podría decir. “¡Se voló la barda!” “¡Es un fanático!” o “¡Está loco!” Estos podrían ser los pensamientos que llenan las mentes de algunos. Está bien, no lastima mis sentimientos, pero permítanme recordarle al lector que ya se ha dicho que esta pequeña “pepita de oro” de la inspiración y conexión de puntos solo ha servido para consolidar aun mas lo que ya sabía que era cierto y fiel. Entonces, si alguno cree que me he “volado la barda” o convertido en “un fanático” que se sepa, si esto realmente es mi caso, sucedió muchos, muchos años antes de hoy.


Permítame trazar una línea entre los puntos y conectarlos como estaban para mí. Para hacer esto, juntos echemos un vistazo a la parte restante de Isaías 60:8. “¿y como palomas a sus ventanas?” terminó la pregunta en dos partes el profeta. “Sus” es un determinante. Es un adjetivo posesivo y lleva a uno entender que estas palomas tenían su propio sitio de lanzamiento especifico, por así decirlo, su nido desde donde parten. Además, vale la pena señalar que las palomas, así como otras aves, viajaran a su casa para regresar a su nido y lugar de cría acostumbrado, es decir, su lugar de origen o punto de partida. Ahora contemple el gran logro de los hermanos Wright. Por primera vez en la historia del mundo hicieron que una maquina más pesada que el aire, no un globo ni una aeronave, que transportaba un hombre, que se elevaba desde el suelo por su propia potencia, volando bajo control, sin reducción de velocidad. Además, añada a esto la característica inequívoca y especifica mencionada por Isaías que fue alcanzada primero por los hermanos Wright el 20 de septiembre de 1904, que consistía en maniobrar su maquina voladora en un circulo completo que les permitía regresar a su punto de partida original de donde habían despegado en la Pradera de Huffman, “¡COMO PALOMAS A SUS VENTANAS!”

 

CONTRA EL USO DE ORO Y ALAJAS COMO ORNAMENTO

"De lo que yo soy puesto por predicador y apóstol, (digo verdad en Cristo, no miento) doctor de los Gentiles en fidelidad Y verdad. Quiero, pues, que los hombres oren en todo lugar, levantando manos limpias, sin ira ni contienda. Asimismo también las mujeres, ataviándose en hábito honesto, con vergüenza Y modestia; no con cabellos encrespados, u oro, ó perlas, ó vestidos costosos; Sino de buenas obras como conviene a mujeres que profesan piedad." (1 Timoteo '2:7-10)

Pablo, al escribirles a los ministros y miembros de la Iglesia primitiva, les dio instrucciones que abarcaban casi todas las fases de la vida de la persona. Él les escribió acerca de los servicios de adoración, acerca de sus relaciones los unos para con los otros, y muchas otras cosas en relación a las cuales él creyó que ellos necesitarían más instrucción. En nuestro texto el cual fue escrito al joven Timoteo, Pablo creyó necesario amontar contra el uso de algunas cosas para el ornato o adorno. El amonestó a las mujeres a ser modestas y honestas en su manera de vestir y abstenerse ·del uso del oro, perlas y vestidos costosos. Por _supuesto que estas mismas instrucciones con respecto al vestir Y al adorno se aplicarían también a los hombres de la Iglesia, y no solamente a las mujeres.

El consejo de Pablo está en completa armonía con las palabras de Pedro: "El adorno de las cuales no sea exterior con encrespamiento del cabello, y atavío de oro, ni en compostura de ropas; Sino el hombre del corazón que está encubierto, en incorruptible ornato de espíritu agradable y pacífico, lo cual es de grande estima delante de Dios. Porque así también se atav1aban en el tiempo antiguo aquellas santas mujeres que esperaban en D10s, siendo sujetas a sus maridos." (1 Pedro 3:3-5)

Puesto que le estamos sirviendo al mismo Señor y somos miembros de la misma Iglesia del Nuevo Testamento de la cual Pablo_ Y Pedro fueron ministros, es menester que sus instrucciones y consejos sean oídos y puestos en práctica en este tiempo. Por esta razón la Iglesia de D10s continúa enseñando contra el uso del oro de parte de los miembros como decoración u ornato. Entre las cosas prohibidas están: las sortijas, brazaletes, aretes, cadenas, medallones y otras clases de joyas. El uso del oro en relojes, reloj de bolsillo, pinches para corbatas y otros artículos los cuales tienen un uso conveniente, es comúnmente dejado a la discreción de la persona.

Si observamos las Escrituras detenidamente, podríamos ver con facilidad el porqué el uso del oro para ornato o decoración o las joyas, las cuales no tienen ningún beneficio o provecho, no deben tener cabida o lugar alguno en la vida de un hijo de Dios. "No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que haya en el mundo, la concupiscencia de la carne, y la concupiscencia de los ojos, y la soberbia de la vida, no es del Padre, mas es del mundo. Y el mundo se pasa, y su concupiscencia; mas el que hace la voluntad de Dios, permanece para siempre." (1 Juan 2:15-17) Esta referencia bíblica nos ofrece evidencia suficiente de que aquéllos que aman al mundo y las cosas que están en él, el amor del Padre no mora en ellos. La gente mundana ama el vestir de una manera deshonesta, el comprarse vestidos costosos y adornarse con joyas de mucho valor. Empero el hijo de Dios quien ha nacido de nuevo y es una nueva criatura en Cristo Jesús, como ya no posee una mente carnal que es la que motiva a la persona a vestir y actuar como lo hace el mundo, no tendrá tales inclinaciones ni deseos hacia estas cosas.

El uso del oro u otros metales preciosos para ornato o decoración es una evidencia externa del orgullo o soberbia que mora en el corazón de una persona que las usa ·en la manera ya descrita. Por esta razón, su uso es impropio de un hijo de Dios. "Abominación es a Jehová todo altivo de corazón: Aunque esté mano sobre mano, no será reputado inocente." (Pr. 16:5) "Antes del quebrantamiento es la soberbia; Y Antes de la caída la altivez de espíritu." (Pr. 16:18) Estas palabras del escritor de Proverbios nos dejan saber que el orgullo o la soberbia son desagradables a Dios. Aquéllos que son orgullosos de corazón son abominables ante Sus ojos. Esta soberbia no quedará sin castigo; ésta conduce a la persona a su propia destrucción. La altivez de espíritu es siempre desagradable al Señor, ya sea una altivez secreta o si es manifestada en las acciones de la persona o en su forma de vestir.

La práctica de gastar extensas sumas de dinero en joyas y otros artículos innecesarios para el vestir, representa un desperdicio de dinero. Estas cosas no benefician al individuo ni espiritual ni físicamente.

Es imposible atraer la atención favorable de Dios con el uso del oro y piedras preciosas como ornato. Estas cosas son las evidencias del espíritu vanidoso que tanto Dios abomina en el hombre. Pedro nos dice la clase de ornato que es agradable a Dios. En vez de buscar el adornar el hombre exterior con oro y trajes costosos, nosotros debemos buscar adornar el hombre interior del corazón con un espíritu humilde (manso) y pacífico. Este es el ornamento que agrada a Dios. Aquéllos que desean recibir el favor de Dios, dedicarán sus energías a la tarea de buscar la forma de adornar el hombre interior con mansedumbre o humildad, lo cual es de mayor valor ante los ojos de Dios que cualquier adorno o atavío de oro, plata, perlas o vestidos costosos.

El Señor conoce el verdadero valor de las cosas y Su Palabra nos ha dicho que el mundo y las cosas que están en él pasarán mas el que hace la voluntad de Dios permanecerá para siempre. Y la voluntad de Dios es el que adornemos el hombre interior con un espíritu manso y pacífico. Este es el tipo de adorno que agrada a Dios, y los que se vistan de humildad recibirán bendiciones especiales las cuales están prometidas en la Palabra de Dios. El salmista dijo: "Pero los mansos heredarán la tierra, Y se recrearán con abundancia de paz." (Salmo 37:11) En vez de estar destinados a ser destruidos con las cosas mundanas, aquéllos que se visten de un espíritu de mansedumbre y paz, heredarán la tierra, disfrutarán y se recrearán en ella con abundancia de paz.

Pablo enfatizó la importancia de la mansedumbre en la vida de los cristianos: "Yo pues, preso en el Señor, os ruego que andéis como es digno de la vocación con que sois llamados; Con toda humildad y mansedumbre, con paciencia soportando los unos a los otros en amor." (Efesios 4:1, 2) Pablo le escribió a los tesalonicenses diciéndoles que ellos fueron llamados a santificación, y aquí tenemos su amonestación para que andemos como es digno de esta vocación o llamamiento, demostrando toda humildad y mansedumbre. Es maravilloso el ser llamado o escogido para recibir las bendiciones del Señor; no obstante, después del nuevo nacimiento lo que agrada al Señor de nuestra parte es el que porfiemos o luchemos por ser dignos de Su gracia andando en toda humildad y mansedumbre mientras le servimos.

La mansedumbre es una parte del fruto del Espíritu como lo registra Pablo. Después de Pablo mencionar el fruto del Espíritu, él dice: "Si vivimos en el Espíritu, andemos también en el Espíritu. ·No seamos codiciosos de vana gloria, irritando los unos a los otros, envidiándose los unos a los otros." (Gálatas 5:25, 26) El ornato de un espíritu humilde y pacífico no es el producto del deseo de vanagloria, ni tampoco provoca a nadie a la envidia ni a la irritación. Otros ornamentos pueden ser usados para vanagloria, para provocar a otros a la envidia o al celo, pero esto no sucede cuando nos adornamos con un espíritu pacífico y humilde.

El fruto del Espíritu puede ser manifestado únicamente por un corazón que esté lleno del Espíritu Santo. "Mas ahora librados del pecado, y hechos siervos a Dios, tenéis por vuestro fruto la santificación, y por fin la vida eterna." (Romanos 6:22) Cuando. El corazón ha sido purificado de todo pecado por la sangre de Jesús, (santificado) y la naturaleza carnal extirpada, entonces no puede haber lugar alguno para que se manifieste algún espíritu de arrogancia o altivez en cuanto a la manera de la persona vestirse y ataviarse. Jesús fue nuestro ejemplo mayor en cuanto a mansedumbre. El enseñó a Sus discípulos: "Llevad e1 yugo sobre vosotros, y aprended de mí; que soy manso y humilde de corazón..." (Mateo 11:29) Cada cristiano deberá ambicionar y desear ser como Jesús; y para ser como El, tendríamos que seguir el ejemplo que Él nos dejó en mansedumbre. Nosotros tenemos que ataviamos de mansedumbre. Cuando venimos al Señor para salvación y perdón de pecados, debemos de humillarnos completamente a Él y después procurar ser como Él es. No hay ninguna evidencia que señale que exista orgullo en las cosas que Jesús hizo mientras estaba sobre la tierra, y cuando una persona es como El, en vez de sentir orgullo en su corazón, lo que sentirá será humildad y mansedumbre. . .

La Biblia enseña que nuestros cuerpos son templos del Espíritu Santo. Cuando estos templos son purificados a través de la experiencia de la santificación por la sangre de Jesús, entonces ellos están listos para la morada del Espíritu Santo. El corazón es hecho puro y está listo para ser adornado con mansedumbre Y paz, lo cual es la voluntad de Dios. Apenas podemos admitir que otra clase de atavíos, tales como los que el mundo usa para la decoración, pudieran añadir algo a un objeto el cual ha recibido una atención tan especial de parte de Dios. El Señor se complace en embellecer o hermosear aquéllos que están consagrados a Su voluntad. El salmista nos dice: "Porque Jehová toma contentamiento con su pueblo: Hermoseará a los humildes con salud." (Salmo 149:4)

Existen los que tratan de justificar el uso del oro basándose en que ciertos artículos han venido a ser tradición y son generalmente aceptados por ser símbolos de algunas instituciones. Muchas costumbres han sido subseguidas o continuadas por tantos años que éstas han echado raíces muy profundas en la forma de vida del individuo. Algunas de estas costumbres son practicadas por los cristianos dado a que éstas no son condenadas directamente por la Palabra de Dios. Empero el cristiano no es libre para envolverse en la práctica de costumbres o tradiciones que están en una forma u otra en conflicto con la Palabra de Dios. Así pues, nosotros no estamos libres para usar el oro como adorno o decoración aun cúando tal uso sea Justificado por la tradición. Pablo nos advierte contra esto: "Y no os conforméis a este siglo; mas reformaos por la renovación de vuestro entendimiento, para que experimentéis cuál sea la buena voluntad de D10s, agradable y perfecta." (Romanos 12:2) Nosotros no estamos para conformarnos con las tradiciones de los hombres, empero ajustar nuestras vidas a la Palabra de Dios. El deseo de un cristiano sincero es el de no conformarse a este mundo ni asemejarse al mismo, mas hacer la perfecta voluntad de Dios.

El propósito de los cristianos no es el de hacer cosas para atraer la atención de los demás o la suya propia; por el contrario, sus deseos deben ser los de hacer las cosas que son agradables ante la presencia de Dios y de vivir en tal forma que la gloria de Dios pueda ser manifestada en su vida. Cuando uno se atavía a sí mismo imitando las costumbres del mundo tal persona está buscando el obtener reconocimiento personal. Esta expresión de vanidad y orgullo no es del agrado del Señor. Jesús no buscó ganar fama personal o reconocimiento público para Sí Mismo. El le dijo a Sus discípulos: "Gloria de los hombres no recibo." (Juan 5:41) Luego El dijo: "¿Cómo podéis vosotros creer pues tomáis la gloria los unos de los otros, y no buscáis la gloria que de sólo Dios viene?" (Juan 5:44) Es posible recibir honra y reconocimiento de otros debido a la vanidad y al orgullo, lo que hace que uno se adorne a sí mismo de toda suerte de vestiduras y atavíos costosos pero el que hace esto no está buscando Ja gloria y la honra de parte de Dios. Jesús Te dijo a los fariseos: "...Vosotros sois los que os justificáis a vosotros mismos delante de los hombres, mas Dios conoce vuestros corazones; porque lo que los hombres tienen por sublime, delante de Dios es abominación." (Lucas 15: 15)

El oro, la plata, joyas preciosas y otras clases de adornos podrán atraer la atención del mundo v conferir reconocimiento a aquéllos que los usen; pero, ¿qué - valor tiene esto para el individuo cuando al hacerlo está dejando a un lado el ornato el cual es de tanta estima ante los ojos de Dios? ¿De qué le vale al hombre granjear todas las riquezas del mundo y al fin perder su alma? Nosotros los miembros de la Iglesia de Dios de hoy no debemos permitir que nuestras vidas se entusiasmen demasiado con las costumbres y tradiciones de los pueblos hasta el extremo de que alguno vaya a transigir con ésta, y como resultado traer reproche u oprobio obre la doctrina de la Iglesia de Dios, por el hecho de querer congraciarse con el mundo. Por el contrario, debemos buscar la presencia del Señor con toda humildad y mansedumbre, revistiendo el hombre interior del corazón en tal forma que podamos obtener la gracia y bendición de Dios en esta vida y la vida eterna en el mundo por venir.

Referencia Derechos De Autor-1972 El Instituto De Ent7enamiento Bíblico De La Iglesia De D10s De La Profecía. Publicacion Por La Casa De Publicaciones E Imprenta Ala Blanca Cleveland, Tenesí, E.U.A.

James R. Horne – Editor Asistente, Bessemer, AL


¿Un cambio de mentalidad de la noche a la mañana en lealtad y apoyo? ¿Un mazo golpeando los mandamientos? En los umbrales de la Historia de la Iglesia, estas declaraciones se convirtieron en una realidad literal a mediados de 1940-1950 con la confusión llegando a la puerta principal del Cuartel General y al lugar donde resurgió la Iglesia de este lado de la Edad Oscura. A medida que el problema de este tema se profundiza en otra de nuestras Enseñanzas Prominentes, recordemos que no hay lugar para “destruir” o “derribar” cualquier doctrina que Dios haya hecho prominente a través de la Biblia y la Asamblea General. Revisemos la Palabra de Dios y algunas cositas interesantes de los tiempos pasados para ayudar a establecer las bases para este pensamiento y para “despierto con exhortación vuestro limpio entendimiento” (2 Pedro 3:1). Vivimos en un período donde nuestra doctrina, gobierno y el mensaje de la Iglesia necesitan ser predicados regularmente, clara y enfáticamente bajo la unción del Espíritu Santo, no sea que algunos olviden, o que algunos nunca escuchen, y la verdad se convierta en fragmentos derribados o recuerdos distantes en el corazón. Permítanos que, “con más diligencia atendamos a las cosas que hemos oído, porque acaso no nos escurramos” (He. 2:1).


Comencemos mirando en retrospectiva un período inmediatamente posterior al fallecimiento del Obispo A. J. Tomlinson el 2 de octubre de 1943. Como nos dice la historia, los Supervisores fueron convocados a una reunión especial para orar por un sucesor para ocupar el cargo de Supervisor General hasta que la Asamblea se reuniera para la selección final. El 7 de octubre de 1943, a las 8:00 a.m. esta reunión comenzó y se estaba desarrollando bien con la oración y las deliberaciones, el Espíritu Santo les dio instrucciones a los Supervisores “traigan a su hijo menor.” refiriéndose al hijo menor de A. J. Tomlinson, quien no estuvo presente en la reunión. Hubo una discusión entre los hombres acerca de la corta edad de Milton, su inexperiencia, etc., pero con muchos compartiendo sus opiniones y con paz en sus corazones, con unanimidad entre los hermanos, el sentir fue que Milton Tomlinson (el hermano menor) fuera el hombre de Dios para ser el próximo Supervisor General. Al leer las Minutas de esa reunión de Supervisores en 1943 (las cuales fueron leídas en la Asamblea General de 1944 antes de la deliberación de M. A. Tomlinson), uno puede ver que esta reunión se destacó por su unidad especial, sentando un precedente para la Iglesia en este proceso. Homer Tomlinson, el hermano mayor de Milton quien sirvió como Secretario de Lenguas Extranjeras y Supervisor de Nueva York contó una historia en la reunión ilustrando la “cobertura” y la seguridad de la teocracia y él, junto con muchos otros, habló a favor de que su hermano fuera seleccionado y quien dijo personificaba “el espíritu de su padre.” A la 1:26 P.M., Homer pidió el privilegio de “presentar a su hermano ante el mundo como Supervisor General de la Iglesia de Dios” y, después de que A. D. Evans leyó el anuncio oficial, Homer y Milton Tomlinson salieron del Cuartel General “en medio de una aclamación de alegría” y Homer presentó a su hermano como el Supervisor General con Milton Tomlinson diciendo estas palabras “confía en Dios.” La noticia fue anunciada a los periódicos y al mundo de lo que el Señor había revelado en la reunión y de la unidad que se logró. Homer dijo: “Me dediqué a mi padre y me dedico a mi querido hermano” (extractos de las MA de la 39na de 1944).


Pero no pasó mucho tiempo hasta que algo drásticamente cambió el corazón de Homer. Los registros revelan que al día siguiente Homer Tomlinson renunciaría a su nombramiento con planes de irse y comenzar una iglesia (con él mismo como Supervisor General y que él se consideraba la continuación del trabajo de su padre) con su Cuartel General en Queens, Nueva York. Fue una división que resultaría en dolor no solo para la Iglesia sino también para la familia Tomlinson. Posteriormente en la vida de M. A. Tomlinson, durante una entrevista realizada por Elwood Matthews en 1984, el hermano Tomlinson habló sobre esta situación y qué tan confuso fue para su hermano actuar de esta manera, teniendo en cuenta sus propias palabras y acciones anteriores a ese momento. Fue aparentemente un cambio repentino. Algunos informaron que había una lucha de poder en la Iglesia entre los dos hermanos, pero este no era el caso según los registros históricos y la entrevista. M. A. Tomlinson no tenía intención o los deseos de ese puesto y él simplemente estaba desempeñando el papel que los Supervisores y luego la Asamblea le pidieron que cumpliera. Fue Homer Tomlinson quien desafió esto, después de haberlo respaldado por completo.


Homer Tomlinson no estuvo fuera del gobierno Teocrático por mucho tiempo antes de que las cosas comenzaran a ir mal. Las historias parecían cambiar, y Homer hizo declaraciones de que A. J. Tomlinson siempre había querido que él fuera el sucesor y que Homer fue nombrado por su padre para tomar su lugar y ser el Supervisor General (El Grito de un Rey, pág.76). Dijo que estaba claro (porque su padre supuestamente lo deseaba) que ya era el Supervisor General en el momento del fallecimiento de su padre. En la versión posterior de Homer sobre la reunión de Supervisores, dijo que había nombrado personalmente a Milton Tomlinson la noche anterior a la reunión de Supervisores de 1943 para cumplir un papel secundario para él (similar a lo que hizo su padre al quedarse en Cleveland y moderar las Asambleas) mientras Homer iba a todo el mundo y trabajaba para llegar a “todas las naciones y traer la paz a la Tierra.” (El Grito de un Rey, pág. 1, 76). Sin embargo, el punto de vista de Homer de esta situación no era congruente con la Iglesia. Si lo hubiera sido, no se habría convocado una reunión para que los Supervisores deliberaran sobre este asunto. Se habría resuelto si así fuera como se tenía que hacer. Además, un Supervisor General no elige ni nombra a su propio sucesor (Sobre Esta Roca, Vol. 3, pág. 89). Fue Milton quien fue seleccionado en la reunión de Supervisores y confirmado en la Asamblea General de 1944 (39na MA, págs. 21-29). Homer pareció incumplir no solamente con sus palabras registradas en las 39na Minutas de Asamblea, sino con su entendimiento del proceso por el cual la selección ocurrió. Posteriormente registró en su libro que, su padre lo nombró para tomar su lugar el 18 de abril de 1942, refiriéndose a Moisés nombrando a Josué, y que esto fue publicado en el Mensajero Ala Blanca (El Clamor de un Rey, Pág. 213). Una copia de la publicación escrita por A. J. Tomlinson y a la que se refiere Homer se puede leer en el Mensajero Ala Blanca citado, pero uno puede ver el contexto apropiado y la intención, que “seguir los pasos de su padre” no se refería a él siendo el próximo Supervisor General como lo insinuó Homer. En un relato, mientras el hermano A. J. Tomlinson aún vivía, Iris Evans (su hija) le preguntó acerca de lo poco claro de este artículo y también de Grady Kent (empleado del CG). A. J. Tomlinson dijo: “No quise decir eso en absoluto… solo quería que Homer continuara con su trabajo tal como lo había estado haciendo…” Él continuó diciendo que, si algo le sucedía, “la Asamblea tenía las estipulaciones para un Supervisor General si la oficina quedaba vacante.” De cualquier manera, después de sus palabras y acciones en la reunión de Supervisores, la mentalidad de Homer Tomlinson cambió y sintió que él iba a ser el nuevo Supervisor General. Él renunció a la decisión de los Supervisores de Estado y “se autoproclamó” ocupante de este puesto y dijo que estaba “cambiando de lugar el Cuartel General de la Iglesia” (Sobre Esta Roca, Vol. 3, págs. 90, 91). En un intento de reconciliación y sanar esta situación con su hermano y el dolor dentro de su familia, M.A. Tomlinson llevó a un grupo de cinco ministros a Nueva York para hablar con él, intercambiar opiniones e intentar resolver las cosas con su hermano Homer, pero él simplemente no escuchó sus suplicas y estaba decidido a dejar la Iglesia y seguir adelante con esta decisión. El 27 de noviembre de 1943 fue oficialmente relevado de todas sus funciones de los que había renunciado y ya no era un ministro en la Iglesia. Homer convocó la “Primera Convención de Todas las Naciones de la Iglesia de Dios” que se celebró del 7 al 9 de diciembre. Fue el 11 de diciembre de 1943, después de que se hicieron todos los intentos de reconciliación y fueron rechazados que la iglesia en Jamaica, Nueva York, donde se celebró esta nueva convención y de la cual Homer era miembro, fue desbandada (Sobre Esta Roca, Vol. 3, págs. 92-94).


A medida que pasaba el tiempo, las cosas se volvían más tensas y extrañas con divisiones más graves. Homer sintió que bajo el liderazgo de su hermano M. A. Tomlinson, Los Campos del Bosque (el lugar del Levántate, Resplandece, que su padre amaba y escrituralmente promovía mucho) se había convertido en una extralimitación de fondos de la Iglesia y un lugar de idolatría (El Clamor de un Rey, pág. 77, 78). Fue en 1953 que Homer vino a Cleveland “cargando las tablas de piedra [mandamientos], un mazo, varios cartuchos de dinamita y petardos para detonar la dinamita en Los Campos del Bosque” (El Clamor de un Rey, pág. 78). Homer rompió las tablas y comenzó a golpearlas y dañarlas con el mazo a las afueras del Cuartel General. Después de reunirse con su hermano, Milton, en un intento fallido de sacarlo de su cargo, Homer se dirigió a Los Campos del Bosque con un mazo donde amenazó con romper los Diez Mandamientos, “como Moisés lo hizo cuando encontró a su hermano Aarón adorando al becerro de oro.” Golpeó dos veces con el mazo de 121 libras y partió una letra del octavo mandamiento antes de ser arrestado por la policía (El Clamor de un Rey, pág. 78 y La Revista Vida en 1953).


En otra ocasión, mientras la 48va Asamblea estaba en desarrollo, Homer intentó pintar un mensaje en la puerta del Cuartel General, pero, después de forcejear con la policía, fue detenido por los oficiales “que colocaron por la fuerza a [Homer] Tomlinson en un vehículo policial” (Periódico Cleveland Daily Banner, de 1953) y después puesto en libertad.


Sin la responsabilidad y la seguridad del gobierno para mantener las cosas bajo control (Pr. 11:14), parecía que los asuntos seguían escalando. Homer sintió que había sido llamado, no solo para ser el Supervisor General sino también para ser “el Rey del Mundo,” vistiendo una túnica y llevando una corona mientras celebraba ceremonias personales de coronación en varias naciones que visitaba, y finalmente en Jerusalem. De vez en cuando llevaba consigo un globo inflable y un “trono de David” portátil a los países. Su bandera de justicia era un cuadrado, y las líneas azules conectadas en la parte superior e inferior (El Clamor de un Rey, págs. 95-97; The New Yorker, de 1966). Homer Tomlinson también se postuló para presidente de los Estados Unidos en varias ocasiones (1952, 1960, 1964 y 1968) como candidato del “Partido Teocrático,” teniendo una plataforma de “paz, 12 mandamientos y el diezmo 10% [impuestos]” (Manual del Partido Teocrático, págs. 6 y 7). Falleció en 1968 antes de que estos esfuerzos pudieran realizarse, advirtiendo a su gente que, dentro de siete años, lo que habría sido octubre de 1975, era “el momento para que la Iglesia de Dios y el mundo entero estuviesen listos para la segunda venida de Jesús.” También reportó que la comunidad mundial de la Iglesia bajo él había alcanzado a “más de 300 millones de personas. (El Clamor de un Rey, págs. 207, 210).

Uno puede determinar la validez de las declaraciones que hizo con respecto al regreso de Jesús, su comunidad de seguidores, etc. No es el objetivo criticar, sino aprender del pasado. Después de la selección de M. A. Tomlinson, la Iglesia simplemente continuó. Es posible que muchos de nuestros hermanos de nuestro tiempo no sepan, o tal vez nunca lo hayan escuchado, sobre las dificultades sufridas desde el primer día después de que se hizo esta selección. Varios eventos como los ya mencionados y otros desafíos del trabajo continuaron (Homer Tomlinson marchándose en 1943, la decisión del caso judicial sobre el nombre de la Iglesia en 1952, la partida de Grady Kent en 1957) pero la Iglesia continuó en la verdad. Incluso antes de esto bajo el mandato de A. J. Tomlinson, hubo espíritus de obstinación que surgieron entre las personas que querían traer división, causar problemas en el liderazgo, o intentar cambiar a su favor la doctrina establecida (ej. Goins Simpson, George Hensley, el problema de los ancianos y sus demandas contra la Iglesia). A veces la oposición se acaloró tanto que la historia registra un caso en el que, durante la Asamblea, un hombre enfurecido corrió hacia el hermano Tomlinson, agitando su puño hacia él y apuntando su dedo casi contra su rostro. (A. J. Tomlinson, Lillie Duggar, pág. 196). Dios elimina y sacude tales cosas (1 Juan 2:19). Muchos hombres con estos espíritus eventualmente se van para seguir sus ideologías o dogmas, como todavía lo hacen algunos que andan en la carne, pero debemos continuar fielmente y la Iglesia lo hará, ya que “las puertas del infierno no prevalecerán.” Algunos pueden hacer declaraciones valientes o desafiar el gobierno de Dios, (2 Pedro 2:10), pero nosotros debemos mantener el rumbo. Mientras Dios conduce a la Iglesia a la perfección, la santidad abundará en Su casa (Sal. 93:5). La obstinación y la mundanalidad serán eliminadas y quitadas en favor de Su voluntad (Mt. 6:10). Gracias al Señor que a través del tiempo Él ha elegido a quien Él quiere en el liderazgo en todos los niveles. Con toda sabiduría, uno puede ver que era, y sigue siendo, mejor someterse y estar bajo la protección de ese gobierno. ¿Por qué? Porque la teocracia funciona y hay paz y unidad en su operación apropiada. Cuando se trata de la autoridad de Dios y de someterse a la teocracia, recuerde en donde surgió primero el espíritu de rebeldía: “Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo, en lo alto junto a las estrellas de Dios ensalzaré mi solio, y en el monte del testimonio me sentaré, a los lados del aquilón; sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo” (Is. 14:13, 14). El relato histórico, romper las tablas o la “destrucción” de la montaña de la doctrina pura, es solo un ejemplo físico interesante de un asunto espiritual. Que esto no dé lugar para que nosotros literalmente, lo volvamos a vivir. El daño no siempre puede aparecer en el sentido físico como en estos casos, pero definitivamente lo hará en la esfera espiritual. Además de los golpes de mazo en el gobierno, la falta de responsabilidad y la aparente pérdida del juicio, hay un espíritu en nuestro mundo que promueve atacar la doctrina y dudar en los asuntos espirituales, modificándolos para los tiempos actuales (Is. 30:10). Ese espíritu desea cambiar esas cosas que ya están establecidas. Con cualquier mandamiento, enseñanza, consejo o doctrina que mencionemos en la Iglesia, ya está establecida (Sal. 119:89). Esto no es para que alguien se salga del gobierno teocrático e intente destruir las piedras. Esto no es para que alguien diga un día que está a favor y al día siguiente cambie de opinión para oponerse e irse (Santiago 1:8). Esto no es para que alguien diga que ha sido iluminado y sabe más o puede mejorar lo que Dios ya ha puesto en la Iglesia. En relación con la Teocracia, solo hay un gobierno bajo Dios y un Supervisor General seleccionado y dado por Dios a la vez. Otras personas pueden buscar tal título o tienen un título similar, pero Dios pone a una persona para servir a la Iglesia. Estos hombres fueron Jacobo (Hechos 15, en el Nuevo Testamento) y, desde el Levántate, Resplandece, A. J. Tomlinson, M. A. Tomlinson, Robert J. Pruitt, Stephen E. Smith, y en el presente Oscar Pimentel. La Iglesia continúa teniendo 29 Verdades Bíblicas Importantes y toma la Biblia completa como la Palabra de Dios. Tiene cinco auxiliares (MBA, AMIP, Escuela Dominical, BLV y BMF) o “ayudas” para trabajar junto con los otros departamentos del ministerio nombrados (IEB, Evangelismo, Misiones Mundiales). Tiene sus consejos a los Miembros que han estado en nuestras Minutas desde 1917 y fueron aprobadas oficialmente por la Asamblea en 1958. Todo esto y mucho más forman parte de la Iglesia hoy en día y “permanecen apartados y a salvo de la controversia que a menudo se debate sobre ellos, aceptados e inmovibles” (Historia y Gobierno, págs. 231, 232). Se nos recuerda, “No traspases el término antiguo que pusieron tus padres” (Pr. 22:28). ¿Ha escuchado las últimas noticias seculares sobre la eliminación de monumentos considerados ofensivos? Desde la eliminación de los Diez Mandamientos hasta los monumentos relacionados con los Confederados que algunos líderes del gobierno consideraron injustos para ciertos grupos minoritarios o fueron parte de la expansión de los Estados Unidos, o de lo contrario; la historia es historia, sin embargo, algunos tienen sus propios planes para eliminarlas en un esfuerzo por reescribir lo que ha sucedido. Parece que la tónica general de nuestros días es que las personas se ofenden por algo, pero este espíritu no debería tener cabida en La Iglesia de Dios. En 1944, el año que M. A. Tomlinson fue confirmado por la Asamblea General como el Supervisor General, una sección interesante fue dada en su Mensaje Anual que es similar a este mensaje. Que fue para ese día, y todavía se aplica a nuestros días. Esta sección fue nombrada “Apegarse a las enseñanzas de La Iglesia de Dios.” Dijo en parte: “Siento que ahora es tan importante, y más aún, seguir las enseñanzas de La Iglesia de Dios como siempre. No queremos bajar las normas en lo más mínimo. Preferimos ser más fuertes que nunca para la Iglesia de Dios y las enseñanzas que nos han enseñado. Pablo le dijo a Timoteo ‘Empero persiste tú en lo que has aprendido y te persuadiste, sabiendo de quién has aprendido’” (Mensaje Anual, pág. 31). Que la historia y los pensamientos bíblicos proporcionados aquí desafíen al lector en las decisiones de aprender con cautela del pasado y avanzar gloriosamente en nuestro futuro. No se permite destrozar, romper, o pintar.

 

Como Evangelizar a los Testigos de Jehová

Hay una gran necesidad de evangelizar a todas las criaturas eso también incluye que evangelizamos a los culto tanto como los miembros de los Testigos de Jehová y LA Atalaya y La Sociedad de Tratados. Mi intención no es de denigrar las personas quienes fielmente han tenido un devoto hacia la Atalaya sino proveer las herramientas para evangelizarlos. No me voy a enfocar en las profecías falsas que han pensado publicado durante los años, porque no hará diferencia ya que es únicamente una interpretación teológica.

Charles Taze Russell fue el fundador de lo que ahora es conocido como el culto de los Testigos de Jehová. El nombre Testigos de Jehová, a propósito, fue tomado en Columbus, Ohio, en 1931, para diferencia entre la Atalaya dirigida por Judge Rutherford, el sucesor de Rusell.

La Atalaya público más literatura en seis meses que todos los grupos cristianos juntos en un año, tienen más misioneros a tiempo completo o tiempo medio en el campo que cualquier otro grupo cristiano. Ellos pueden encender ciudad tras ciudad y puerta tras puerta con un enorme poder de entregar literatura.

La Iglesia Primitiva predico el evangelio de Jesucristo, y Él es la fundación de La Iglesia de Dios. Nuestra mayor preocupación es la doctrina de Dios, entonces voy a enfocarme en la doctrina que la Atalaya más constante y sucesivamente ataca, la doctrina de la Trinidad. Si la persona falla en entender quién es Jesucristo, sus almas estarán perdidas por toda la eternidad.

La Atalaya enseña sobre la doctrina de la Trinidad, “La doctrina en breve, es que hay tres Dioses en uno, Dios el Padre, dios el Hijo y dios el Espíritu Santo, el Espíritu Santo no es una persona entonces no es un dio s en la trinidad, la doctrina de la Trinidad no fue concebida por Jesús o los primeros cristianos, la conclusión obvia es que Satanás esta originado a la doctrina de la Trinidad.” El mensaje es claro que la Atalaya no cree en la trinidad.

Seré muy claro; usted no puede comprobarles a los Testigos de Jehová la doctrina de la trinidad compartiéndoles puros versos que generalmente están encontrados en los libros de doctrina. No puede comprobarles citando el versículo de la gran comisión o citando que hay tres en el cielo que dan testimonio. No tendrá efecto usando este tipo de razonamiento, pero si hay un razonamiento que si reconocerán aun sobre su literatura de Atalaya, esa es la Biblia la Palabra de Dios.

¿Cuál es la doctrina de la Trinidad para nosotros la Iglesia, a que nos referimos? Lo que la Atalaya quiere decir es que creemos en tres dioses. Pero para nosotros la Iglesia, la Trinidad son tres personas distintas en un Dios, ellos comparten los mismos atributos. Solamente un recordatorio de una regla básica sobre la interpretación bíblica, es que siempre se interpreta el Antiguo Testamento a la Luz del Nuevo Testamento nunca lo opuesto el Nuevo Testamento completa el Antiguo.

Sin embargo hay una pregunta que yo he encontrado casi irresistible para los Testigos de Jehová. “Si podemos demostrar en el Nuevo Testamento que en verdad hay tres personas, y que todos son llamados Dios o Jehová y que solo hay un Dios, debemos venir a la conclusión que las tres personas son un Dios”. Están tan seguros que no pueden comprobar que Jehová es el Padre, Jehová es el Hijo y que Jehová es el Espíritu Santo. Entonces muchas de las veces tenemos la oportunidad de evangelizarlos sobre este punto doctrinal.

Permítame avisarle que la Biblia de los Testigos de Jehová es diferente a la nuestra Biblia versión Antigua Reina Valera 1909. Hay palabras añadidas, modificadas y excluidas, no se espante o se estrese. Ellos alegaran que nuestra versión del Reina Valera esta equivocadamente traducida, entonces su biblia tendría que estar correctamente traducida. Puede preguntarles “¿Es usted un experto en Griego y Hebreo?” Ellos responderán NO. Puede decirles que usted tampoco es un experto, por tal razón discutir sobre la traducción no tiene sentido. A tal punto podemos decir “Hay que usar una biblia común que todos usan”. Podemos usar la biblia Reina Valera.

Los versículos que vamos a usar en este artículo son versículos que existen en la Biblia de los Testigos de Jehová, no tienen salida. Ellos pueden leerlo en su propia biblia y no tienen respuestas para estos versículos. En el 1950 los Testigos de Jehová publicaron la Traducción Interlineal del Nuevo Testamento, tiene su traducción en la columna de la derecha y al lado izquierdo tiene el griego y el Ingles debajo de cada palabra. En esa traducción internlineal usted proda ver como ellos agregan y modifican las palbras para acomodar la interpretación que ellos quieren dar.

Me gustaría dar principio preguntando, ¿Cuál es el nombre de Dios según las escrituras? Recibirá respuestas que su verdadero nombre es Yahweh, o Jehová. Recuerde que en el Text Hebreo original, el nombre de Dios siempre estaba en cuatro consonantes YHWH, no tienen vocales, entonces nadie sabe cómo pronunciarlas. El nombre de Dios es tan sagrado para que el hombre común las pronuncie, los escritores solamente escribieron Tetragrámaton de las cuatro letras sin vocales. Cuando los setenta escolares tradujeron el Antiguo Testamento de Hebreo a griego, conocido como septuagésima 132-125 A.C., ellos añadieron vocales para acercarse a una pronunciación, entonces la palabra Jehová vino a nosotros. El Septuagésimo fue la traducción de nuestro Jesucristo usada en las sinagogas.

La Biblia en Éxodo 3:14-15 versión Reina Valera 1909 nos da el nombre más cercano a Dios. “14 Y respondió Dios á Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: Así dirás á los hijos de Israel: YO SOY me ha enviado á vosotros. 15 Y dijo más Dios á Moisés: Así dirás á los hijos de Israel: Jehová, el Dios de vuestros padres, el Dios de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacob, me ha enviado á vosotros. Este es mi nombre para siempre, este es mi memorial por todos los siglos.

El nombre eheh asher ehyeh es un verbo reiterado de decir Que Es. Yo Soy el que Soy (אֶהְיֶה אֲשֶׁר אֶהְיֶה), ehyeh ašer ehyeh. Los judíos siempre se referían a Dios como Él que era, Él que es, y Él que ha de venir. La biblia no disputa la existencia de Dios, es tomada como realidad.

Teniendo esto en mente, hay que leer Juan 8:51-59 “De cierto, de cierto os digo, que el que guardare mi palabra, no verá muerte para siempre. 52 Entonces los Judíos le dijeron: Ahora conocemos que tienes demonio. Abraham murió, y los profetas, y tú dices: El que guardare mi palabra, no gustará muerte para siempre. 53 ¿Eres tú mayor que nuestro padre Abraham, el cual murió? y los profetas murieron: ¿quién te haces á ti mismo? 54 Respondió Jesús: Si yo me glorifico á mí mismo, mi gloria es nada: mi Padre es el que me glorifica; el que vosotros decís que es vuestro Dios; 55 Y no le conocéis: más yo le conozco; y si dijere que no le conozco, seré como vosotros mentiroso: más le conozco, y guardo su palabra. 56 Abraham vuestro padre se gozó por ver mi día; y lo vió, y se gozó. 57 Dijéronle entonces los Judíos: Aun no tienes cincuenta años, ¿y has visto á Abraham? 58 Díjoles Jesús: De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham fuese, yo soy. 59 Tomaron entonces piedras para tirarle: más Jesús se encubrió, y salió del templo; y atravesando por medio de ellos, se fué.”

Hay que notar que en la escritura, Jesús uso el titulo Divino y se lo aplico a él mismo. Vea la reacción instante en el versículo 59 causo tanto furor en los judíos. Ellos entendieron el lenguaje, ellos entendieron lo que él quería decir.

Hay que ver Juan 10:30-33 “Yo y el Padre una cosa somos. 31 Entonces volvieron á tomar piedras los Judíos para apedrearle. 32 Respondióles Jesús: Muchas buenas obras os he mostrado de mi Padre, ¿por cuál obra de esas me apedreáis? 33 Respondiéronle los Judíos, diciendo: Por buena obra no te apedreamos, sino por la blasfemia; y porque tú, siendo hombre, te haces Dios.” Note en el versículo 33 ellos saben exactamente lo que Jesús quería decir, y por eso tomaron piedras para apedrear a Jesús. Con estos dos versículos podemos comprobar que Jesús se llamó Dios.

Ahora vamos a comprobar más claramente que Dios es el Padre, Dios es el Hijo y Dios es el Espíritu Santo. Recuerde, antes que use todos los versos que usted conoce sobre la trinidad los Testigos de Jehová ya tienen respuestas. Quiero usar versos que los Testigos de Jehová no tienen respuestas pero que existen en la Biblia.

2 Pedro 1:17 “Porque él había recibido de Dios Padre honra y gloria, cuando una tal voz fué á él enviada de la magnífica gloria: Este es el amado Hijo mío, en el cual yo me he agradado.” En este versículo comprobamos que Dios es llamado el Padre, y Jesús es el Hijo, los Testigos de Jehová consideran a eso.

Testigos de Jehová aman el libro de Apocalipsis, entonces hay que usar el libro de Apocalipsis para que nos muestre en Apocalipsis 1:8 “Yo soy el Alpha y la Omega, principio y fin, dice el Señor, que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso.” El Alpha y el Omega es el Todopoderoso. Los Testigos de Jehová le dirán que el todopoderoso es Jehová Dios. Marque este versículo ya que los Testigos de Jehová declararán que Jehová es el Alfa y el Omega. Alfa y Omega quiere decir Primero y Postrero.

Apocalipsis 22:7, 12, 13 “Y he aquí, vengo presto. Bienaventurado el que guarda las palabras de la profecía de este libro. 12 Y he aquí, yo vengo presto, y mi galardón conmigo, para recompensar á cada uno según fuere su obra. 13 Yo soy Alpha y Omega, principio y fin, el primero y el postrero.” Los Testigos de Jehová dirán que Jehová Dios va a venir.

Continuaremos leyendo para saber quién es Alfa y Omega y quien va a venir, Apocalipsis 22:16, 20 “Yo Jesús he enviado mi ángel para daros testimonio de estas cosas en las iglesias. Yo soy la raíz y el linaje de David, la estrella resplandeciente, y de la mañana. 20 El que da testimonio de estas cosas, dice: Ciertamente, vengo en breve. Amén, sea así. Ven: Señor Jesús.” Ahora Jesús mismo está declarando que Él es el Alfa y la Omega, el Primero y El Postrero y Él es quien viene.

Apocalipsis 1:12-18 “12Y me volví á ver la voz que hablaba conmigo: y vuelto, vi siete candeleros de oro; 13 Y en medio de los siete candeleros, uno semejante al Hijo del hombre, vestido de una ropa que llegaba hasta los pies, y ceñido por los pechos con una cinta de oro. 14 Y su cabeza y sus cabellos eran blancos como la lana blanca, como la nieve; y sus ojos como llama de fuego; 15 Y sus pies semejantes al latón fino, ardientes como en un horno; y su voz como ruido de muchas aguas. 16 Y tenía en su diestra siete estrellas: y de su boca salía una espada aguda de dos filos. Y su rostro era como el sol cuando resplandece en su fuerza. 17 Y fue cuando yo le vi, caí como muerto á sus pies. Y él puso su diestra sobre mí, diciéndome: No temas: yo soy el primero y el último; 18 Y el que vivo, y he sido muerto; y he aquí que vivo por siglos de siglos, Amén. Y tengo las llaves del infierno y de la muerte.” A este punto recuerde que los Testigos de Jehová declararon que Jehová era el Alfa y la Omega, pero la escritura nos dice que Jesús es el Alfa y Omega. ¿Ahora la pregunta es, hay dos Alfa y Omegas? ¿Hay dos Primeros y Postreros? O es la misma persona Dios el Padre y Dios el Hijo.

Si los Testigos de Jehová son honestos, entonces admitirían que Dios es el Padre y Dios es el Hijo entonces es lo mismo sobre el Alfa y Omega. Si los Testigos de Jehová son deshonestos contenderán que hay dos Primeros y Postreros. A este punto podemos voltear a Isaías 44:6 “Así dice Jehová, Rey de Israel, y su Redentor, Jehová de los ejércitos: Yo el primero, y yo el postrero, y fuera de mí no hay Dios.”

Hemos comprobado que el Hijo es Jehová.

Ahora hay que ver si hay una tercera persona llamada Dios o Jehová.

Los Testigos de Jehová declaran que el Espíritu Santo es una fuerza activa. ¿Qué es una fuerza activa? El diccionario define “en un estado de acción; moviendo, trabajando, o haciendo algo” tal como energía, electricidad, etc. Hay que leer la escritura Hechos 5:34 “Y dijo Pedro: Ananías, ¿por qué ha llenado Satanás tu corazón á que mintieses al Espíritu Santo, y defraudases del precio de la heredad? 4 Reteniéndola, ¿no se te quedaba á ti? y vendida, ¿no estaba en tu potestad? ¿Por qué pusiste esto en tu corazón? No has mentido á los hombres, sino á Dios.” No puedes mentirle a una electricidad, no puedes engañar a una energía, solamente a una personalidad común. Pedro el cual reconoció al Padre como Dios, ahora está reconociendo al Espíritu Santo como Dios.

Hechos 13:2 “Ministrando pues éstos al Señor, y ayunando, dijo el Espíritu Santo: Apartadme á Bernabé y á Saulo para la obra para la cual los he llamado.” Usted no puede citar creaturas impersonales, solamente puede citar personalidades. El Espíritu Santo llamo a Bernabé y a Saulo, Energía o Electricidad no pueden llamar a nadie.

Con esta escritura hemos comprobado que hay tres personas llamados Dios. No hay tres Dioses, la Iglesia no es una politeísta (cree un varios dioses), la iglesia es monoteísta (cree en un Dios). Cuando los Testigos de Jehová esta atrapados y no tiene respuesta, cambiaran el tema a algo diferente. Trataran de decir que Jesús es un dios, pero no el Dios Todopoderoso, significando que hay dos dioses. A este punto podemos recordarles que Isaías 43:10 “Vosotros sois mis testigos, dice Jehová, y mi siervo que yo escogí; para que me conozcáis y creáis, y entendáis que yo mismo soy; antes de mí no fué formado Dios, ni lo será después de mí. “ E Isaías 45:22 “Mirad á mí, y sed salvos, todos los términos de la tierra: porque yo soy Dios, y no hay más.”

Juan 20:28 “!Entonces Tomás respondió, y díjole: ­Señor mío, y Dios mío!” Los Apóstoles reconocieron a Jesús como Dios.

En este punto podemos usar los versículos que hablan sobre la trinidad, ya que hemos comprobado que hay tres personas llamadas Dios y son de la misma Deidad.

La Trinidad en la Encarnación

Lucas 1:35 “Y respondiendo el ángel le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la virtud del Altísimo te hará sombra; por lo cual también lo Santo que nacerá, será llamado Hijo de Dios.”

La Trinidad en el bautismo

Mateo 3:16-17 “Y Jesús, después que fué bautizado, subió luego del agua; y he aquí los cielos le fueron abiertos, y vió al Espíritu de Dios que descendía como paloma, y venía sobre él. 17 Y he aquí una voz de los cielos que decía: Este es mi Hijo amado, en el cual tengo contentamiento.”

La Trinidad en la Resurrección

Hechos 3:26 “A vosotros primeramente, Dios, habiendo levantado á su Hijo, le envió para que os bendijese, á fin de que cada uno se convierta de su maldad.” Y 1 Tesalonicenses 1:10 “Y esperar á su Hijo de los cielos, al cual resucitó de los muertos; á Jesús, el cual nos libró de la ira que ha de venir” declara que el Padre resucitó a Jesús. Juan 2:19-21 “Respondió Jesús, y díjoles: Destruid este templo, y en tres días lo levantaré. 20 Dijeron luego los Judíos: En cuarenta y seis años fue este templo edificado, ¿y tú en tres días lo levantarás? 21 Mas él hablaba del templo de su cuerpo” declara que Jesús se resucito a él mismo.

Romanos 8:11 “Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos á Jesús mora en vosotros, el que levantó á Cristo Jesús de los muertos, vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros.” El Espíritu Santo resucito a Jesús.

En los saludos

2 Corintios 13:14 “La gracia del Señor Jesucristo, y el amor de Dios, y la participación del Espíritu Santo sea con vosotros todos. Amén. Epístola á los Corintios fué enviada de Filipos de Macedonia con Tito y Lucas.” Pablo despide su carta usando la Trinidad.

Lucas 4:8 “Y respondiendo Jesús, le dijo: Vete de mí, Satanás, porque escrito está: A tu Señor Dios adorarás, y á él solo servirás.” Jesús declaro que no podemos adorar a nadie o a nada que no sea Dios. Pero en Hebreos 1:6 “Y otra vez, cuando introduce al Primogénito en la tierra, dice: Y adórenle todos los ángeles de Dios.” Dios le dijo a todos los ángeles que adoraran al Hijo Unigénito. Y si continuamos leyendo en Hebreos 1:8 “Mas al hijo: Tu trono, oh Dios, por el siglo del siglo; Vara de equidad la vara de tu reino;” Dios llama al Hijo Dios.

Espero que esto ayude a aquellos que son valientes suficientes para hablar con los Testigos de Jehová, recuerde que la única manera para penetrar sus corazones es con Oración y la Espada del Espíritu que es la Palabra de Dios.

Por el Pastor y Ministro Noé A. Solís de Oxnard, CA

Contactenos