"Yo estaba en el país de Guinea Ecuatorial hace unas semanas cuando estaba leyendo en 2 de Samuel. Fue durante este tiempo de lectura y meditación que este verso de la Escritura captó mi atención: “Y tenía ella sobre sí una ropa de colores, traje que las hijas vírgenes de los reyes vestían. Echóla pues fuera su criado, y cerró la puerta tras ella” (2 Samuel 13:18). Mientras meditaba en estas palabras, fui bendecido con diferentes pensamientos que vinieron a mi mente. Cuando llegué a casa, mientras mi familia y yo viajamos a nuestra ciudad, compartí con ellos los pensamientos surgidos por este pasaje de la Escritura. Les dije que yo había leído algo en la Biblia que hablaba de un rey quien gobernaba sobre un reino. En su reino había muchos súbditos, soldados, y nobles. En ese reino vivían niños, madres, y padres; gente de todas las edades–niños, adolescentes, y adultos. Los propios hijos del rey, sus hijos e hijas, estaban allí y según la Biblia ellos llevaban unas vestiduras especiales y túnicas que eran bellamente adornadas indicando que ellos eran los hijos del rey. Había algo aún más interesante que solo ser reconocido como el hijo del rey. Por esas vestiduras y colores que adornaban las túnicas, ¡ellos también eran identificados como puros!

"Porque la palabra de la cruz es locura á los que se pierden; mas á los que se salvan, es á saber, á nosotros, es potencia de Dios” (1 Co. 1:18).

Todo verdadero cristiano seguramente recuerda cuando llegó al conocimiento de que él era un pecador perdido, destinado a una eternidad de miseria en el lago de fuego. Confrontados con la realidad de que el Hijo de Dios murió sobre la cruz para pagar la penalidad por nuestros pecados, nosotros humildemente y sinceramente nos arrepentimos de nuestros pecados y aceptamos la sangre expiatoria de Cristo como el precio que “pagó en su totalidad” nuestras ofensas contra Dios.

"Los malos serán trasladados al infierno, todas las gentes que se olvidan de Dios" (Sal. 9:17).

Cuando comenzamos el año nuevo, yo sentía una urgencia para escribir sobre el tema del castigo eterno. No es un tema agradable. Es algo que más bien pasaríamos por alto a favor de los temas más celestiales y faustos. Pero este tema se debe mantener ante el ministerio y la membresía de La Iglesia de Dios, porque juega los roles importantes de amonestarnos contra el descarriarse, y conmovernos con ansiedad y compasión por aquellos que están perdidos. Jesús habló sobre este tema con demasiada frecuencia y les advirtió a aquellos que Él les predicaba de los peligros de ser echado " ... en el infierno, al fuego que no puede ser apagado; donde su gusano no muere, y su fuego nunca se apaga" (Mr. 9:45, 46). Tal vez una razón por la que no vemos más almas ser salvas es que no predicamos sobre este tema con demasiada frecuencia. Somos inducidos a predicar el "sentir bueno" de los mensajes que presenta el amor y la bondad de Dios y eso no ofenderá, más bien que vivir en la justicia de Dios, el juicio y la ira que finalmente deben caer en toda alma que no es salva. Pero esto no es todo. No debemos permitirnos fallar de predicar/enseñar/testificar a otros acerca del juicio divino y el infierno. "Conociendo pues el temor del Señor, persuadimos a /os hombres" (2 Co. 5:11).

"Vivimos en un mundo deseoso por el poder. Algunos líderes políticos quieren poder libre para gobernar sobre los ciudadanos de su país. Los dictadores a menudo buscan el otro lado de la frontera en el bienestar de otro país y utilizarán el poder militar para hacer lo posible por destruir a su vecino y obtener sus bienes. Unos cuántos desean el poder de armas nucleares con las cuales ellos pueden aniquilar a sus enemigos. Hay sindicatos obreros que quieren ejercer poder para promover el beneficio de aquellos que están en el sindicato. Grupos con interés especial están constantemente presionando para ejercer gran poder e influencia en la sociedad. Grupos ambientalistas, mujeres e hijos con derechos activistas, homosexuales, y un sinnúmero de otros son rivales de poder para poner sus causas particulares en paralelo. Muchos de éstos creen que si ellos pueden obtener suficiente poderío de dinero, prestigio, respaldo político, u obtener suficiente "poderío de la gente" para apoyarlos, su causa puede ser ganada, y la sociedad estará en mejor posición que esa.

Los descendientes de Abraham ahora estaban viviendo en Egipto. Por casi 400 años ellos fueron afligidos. Faraón había mandado que los hijos varones fueran ahogados en el río. El pueblo de Dios era esclavo, trabajando debajo de crueles comisarios y una esclavitud difícil. Sus vidas eran amargas y fueron forzados a servir con crueldad. Todo parecía sin esperanza. ¿Dónde estaba Dios? ¿Por qué no había liberación? ¿Acaso Dios desamparó y olvidó a Su pueblo? ¡Seguramente Dios abandonó a Su Pueblo!

Contactenos